Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de una grúa de gas en la localidad rusa de Sabetta el mar de Kara, unos 2450 km de Moscú, el 16 de abril de 2015

(afp_tickers)

Alemania denunció este viernes un nuevo proyecto de sanciones estadounidenses contra Moscú que amenaza la construcción de un gasoducto ruso para abastecer a Europa, al considerar que perjudica sus intereses económicos.

"Es cuando menos extraño que un texto que pretende sancionar el comportamiento de Rusia, especialmente en lo referente a [la supuesta injerencia en] las elecciones estadounidenses, perjudique también a la economía europea. Eso no debe ocurrir", consideró este viernes Steffen Seibert, portavoz del Gobierno alemán.

El Senado estadounidense adoptó el jueves casi por unanimidad nuevas sanciones contra Rusia, que aún deberán ser votadas por la Cámara de Representantes y que podrían ser vetadas por el presidente Donald Trump.

Ese texto amenaza, entre otras cosas, con castigar a compañías europeas que participan en los proyectos de exportaciones rusas como el controvertido gasoducto Nord Stream 2, cuyo trazado debe unir Rusia a Alemania, a través del mar Báltico.

Seibert añadió que la canciller Angela Merkel compartía "la preocupación" expresada el jueves en un comunicado común por el ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, y el canciller austriaco, Christian Kern, a propósito de dichas sanciones.

"¡La cuestión del abastecimiento energético de Europa concierne a Europa, no a Estados Unidos!", declararon el jueves los dos responsables, miembros de la misma familia política, los socialdemócratas.

El proyecto Nord Stream 2 aspira a duplicar antes de finales de 2019 la capacidad de abastecimiento de su hermano mayor, el gasoducto Nord Stream 1, y permitir que una mayor cantidad de gas ruso llegue directamente a Alemania sin pasar por Ucrania.

Varios países de Europa del Este han criticado duramente el proyecto Nord Stream 2, en un contexto de tensiones geopolíticas entre la Unión Europea y Moscú, desde el conflicto ucraniano de 2014.

AFP