Navigation

Berna festeja a la cebolla

Unas 60 toneladas de cebollas hacen su aparición este lunes en el "Zibelemärit". Keystone / Lukas Lehmann

Este lunes se celebra el mercado de la cebolla en Berna donde se lucen hermosos racimos de cebollas blancas y rojas, coronadas con flores, ornamentos naturales confeccionados en siglos pasados para conservar esta hortaliza hasta la cosecha siguiente.

Este contenido fue publicado el 27 noviembre 2000 - 16:02

Como cada año, el cuarto lunes de noviembre se presenta el tradicional mercado de la cebolla, el "Zibelemärit", en el que campesinos venidos de las regiones cercanas a la capital helvética muestran a miles de curiosos multitud de adornos, todos hechos con cebollas.

Con temperaturas bajo cero, a las primeras horas del día, emprenden su peregrinar hacia Berna los campesinos de las regiones que circundan la ciudad, nativos de la llamada región del "Seeland", ubicada en la planicie entre los tres lagos de Neuchatel, Murten y Bienne. Un recorrido que muchas familias realizan por más de tres décadas.

Y todo para festejar a la cebolla en un día en el que Berna se despierta más temprano que nunca. A las 5:00 de la mañana unos 700 puestos lucen ya decorados con unas 60 toneladas de cebollas, en espera de los visitantes madrugadores.

Los locales muestran hermosos "racimos" de cebollas blancas y rojas, coronadas con flores. Ornamentos naturales confeccionados en siglos pasados para conservar esta hortaliza en el sótano hasta la cosecha del año siguiente.

Una práctica que ahora es tradición y que transporta a la Berna medieval, intacta y única. Una Berna que, por cierto, es patrimonio cultural mundial.

Así, los berneses esta mañana tenían la cita más temprana de todo el año: su visita al mercado de la cebolla, que antes marcara los festejos de San Martín, anunciando la llegada del invierno.

La fiesta de la cebolla es para caminar por los puestos, comprar la provisión de cebolla invernal y, tras rondar algunos locales, probar una sopa, una tarta o un panecillo de cebolla, acompañado de tocino y queso, y un buen vino blanco de la región.

Pero sin más necesidad real de reservar provisiones en el sótano, la fiesta de la cebolla se ha transformado. Además de los tradicionales ramos, ahora los campesinos se dedican a vestir a las cebollas.

Bulbos unidos ataviados con tejidos a la usanza campesina representan a ancianas de la provincia, o cebollitas con caritas sonrientes se asemejan a esos niños que corrieron hace un siglo por estas mismas calles en uno de estos festejos.

Pero la protagonista de la fiesta también esta acompañada de ajos, apio y otras verduras, además de especias y tortas de mazapán en el mercado más famoso de Berna, que se extiende de la Plaza del Palacio Federal hacia las Plazas de los Osos y del Orfanato.

"La cebolla es un símbolo de nuestra raza. Jugosa, nutritiva y saludable, pero en una cáscara seca y dura" define la publicación "Ein Berner namens" editada en 1959, sobre la descripción de esta fiesta bernesa.

Lo cierto es que la fiesta de la cebolla recuerda que el consumo de esta hortaliza, venida de la India, sigue siendo importante entre los suizos, que este lunes la festejan comiendo y mostrándose con collares diminutos de sus bulbos, y con el tradicional confetti, que pinta de colores el suelo del centro bernés.

Patricia Islas Züttel

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.