Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bilaterales: libre circulación...¿del sexo?

A menudo se olvida que también la prostitución es uno de los sectores de actividad de la economía suiza.

(Keystone)

Los acuerdos bilaterales entre Berna y Bruselas facilitan la inmigración de los trabajadores extranjeros. No sólo de obreros o diplomáticos, sino también de profesionales del sexo.

Es difícil confirmar la influencia directa de la libre circulación en el número de prostitutas en Suiza. La "culpa" es de los cantones, con leyes y sensibilidades propias.

Con la entrada en vigor del acuerdo sobre libre circulación de personas entre Suiza y la Unión Europea (1 de junio de 2002), el mercado laboral helvético se abre progresivamente a los trabajadores provenientes del continente.

Nos referimos mucho a la mano de obra activa en sectores como la restauración, construcción o de servicios, pero poco o nada se dice de quienes practican el "oficio más viejo del mundo".

No obstante, los acuerdos bilaterales pueden también ofrecer una oportunidad a la prostituta extranjera reconocida como tal. Por lo menos en aquellos cantones donde esa actividad es autorizada.

Prostitutas inscritas

En el caso de Ginebra, el número de prostitutas registradas en 2005 -es decir, con permiso regular de trabajo-, casi se duplicó con respecto al año anterior: 1.200.

A juicio del portavoz de la policía cantonal, el aumento se debe "sobre todo a los Acuerdos bilaterales".

Eric Grandjean precisa que la población de las "bellas de noche" (especialmente de las provenientes de Francia) no ha crecido de un año a otro: "Muchas de ellas, que ya tenían permiso de residencia temporal B, han, simplemente, regularizado su situación".

Diferencias regionales

También en Zúrich -donde las prostitutas autorizadas son cerca de 4.100-, se observa una progresión numérica, aunque menos aguda (+10%).

Rolf Vieli, responsable del Proyecto Langstrasse PLUS (un programa creado para revalorizar el barrio de la calle Langstrasse, una zona céntrica marcada por su vida nocturna y el tráfico de droga), no cree que los acuerdos bilaterales con la Unión Europea sean la única explicación del fenómeno.

"Hay que considerar también otros aspectos. Por ejemplo, la situación económica reinante en el extranjero", señala al tiempo de recalcar que con las estadísticas disponibles actualmente es todavía prematuro hablar de influencia de los acuerdos bilaterales.

De la misma opinión, aunque por razones distintas, es Alfredo Bazzocco, teniente de la policía cantonal del Tesino. A juicio suyo, el fenómeno de la prostitución y su evolución en el plano regional no está tan vinculado con los acuerdos bilaterales internacionales como con las pecualiaridades cantonales. Entre estas, la legislación.

"A diferencia de otros cantones, en el nuestro está en vigor una ley que rige el ejercicio de la postitución. El aumento de las personas inscritas está ciertamente relacionado con la introducida obligación de anunciarse ante la autoridad", indica Bazzocco.

Extensión de la libre circulación

Si bien es complejo valorar globalmente la dinámica de la prostitución desde la óptica de los Acuerdos bilaterales -sea por la limitación de las cifras disponibles, sea por la diferencia entre los cantones-, no es prematuro imaginar las posibles consecuencias de la extensión de la libre circulación de personas a los 10 nuevos miembros de la Unión Europea.

En esa lista de nuevos miembros figuran países conocidos por su mercado de luz roja (Polonia, República Checa, Hungría,...). Y como sugiere Alfredo Bazzocco, las prostitutas son trabajadoras libres y, por tanto, comparables con el famoso "hidraúlico polaco" del que se habló tanto durante el debate sobre la ampliación.

"Es posible que presenciemos un aumento, pero debemos considerar que para las prostitutas la posibilidad de ganarse la vida en Suiza no es tan atrayente", explica Vieli.

En cambio, la Oficina Federal de Migración (OFM), estima que el extender la libre circulación no debe tener grandes consecuencias.

El acuerdo -que evoca el portavoz de la OFM, Dominique Boillat-, está sujeto a limitaciones federales y su aplicación es competencia de los cantones, los cuales otorgan los permisos con base en los contingentes fijados por la Confederación.

'Dumping' salarial

En el discurso de apertura a los países del Este no pudo faltar una referencia al tema 'dumping' salarial (nivelación a la baja de los sueldos tras el arribo de mano de obra más barata), que tanto preocupa a varios ámbitos de la economía.

Es difícil prever si el fenómeno incluirá también al mundo de la luz roja, donde la remuneración de la prostituta es determianda por varios parámetros (edad, nacionalidad, estado de salud, lugar de encuentro, ...) y no sólo por el precio fijado por la competencia.

De manera que para numerosas prostitutas en Suiza (una buena parte de las cuales tiene el pasaporte rojo con la cruz blanca), nadie ha previsto medidas de acompañamiento o inspectores de control para garantizar, aunque sea, las condiciones mínimas.

swissinfo, Luigi Jorio

Contexto

En Suiza, la prostitución tiene estatuto legal.

Su autorización y las condiciones que la rigen varían según el cantón y la comuna.

El cantón de Ginebra fue el primero en adoptar una ley en este sentido (1994).

El Código Penal helvético castiga en cambio la promoción de la prostitución (en particular la que incita a menores) y la explotación de los actos sexuales.

Fin del recuadro

Datos clave

Según los últimos datos de la Oficina Federal de Policía, el número de prostitutas en Suiza a fines del 2000 era de 11.500.

5.200 de ellas están inscritas regularmente y 6.300 ilegales.

Este fenómeno podría ser mayor en la actualidad si consideramos que en 2005 sólo en Zúrich se registraron 4.100 prostitutas; 1.200 en Ginebra, y un centenar en el Ticino.

Fin del recuadro


Enlaces

×