Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bortoluzzi, genial alumno de la Escuela Bauhaus

"Plantas del Sur", acrílico sobre tela (1973). Catálogo del Museo de Arte de Mendrisio.

(swissinfo.ch)

El Museo de Arte, de Mendrisio, cantón de Tesino, dedica una muestra retrospectiva al artista de origen veneciano, pero de formación alemana, Alfredo Bortoluzzi, ecléctico alumno de la celebérrima escuela surgida en Weimar a principios del siglo XX, la Bauhaus.

Comenzando con la experiencia que el pintor, gráfico, escenógrafo y también bailarín tuvo en la escuela Bauhaus, la exposición que estará abierta al público del 7 de abril al 10 de junio, presenta 40 trabajos (además de libros, revistas, documentos iconográficos, fotografías y música de la época) ilustrativos del período de formación.

Asimismmo reúne una serie de obras que Paul Klee regaló a Bortoluzzi durante los años de Bauhaus, algunas pinturas de Kandinsky, de Albers y de Schlemmer, sus maestros en varias disciplinas.

La segunda parte de la muestra consiste en un centenar de pinturas y trabajos en papel preparados en un conjunto expositivo por el arquitecto tesinés Mario Botta.

Por lo que respecta a la primera época del pintor, es digna de nota la acuarela sobre papel "Sueños", de 1930, año en el que termina su formación (de 3 años y medio) en la escuela Bauhaus, ya establecida por entonces en Dessau.

La fama de Bauhaus se debe a la aplicación teórica y práctica de la síntesis intentada entre las artes plásticas, la artesanía y la industria. Esta escuela no ve diferencias esenciales entre el artista y el artesano: la perfección del oficio debe ser obtenida en todas y cada una de las actividades creativas.

En Bauhaus, maestros y alumnos vivían en comunidad, trabajando, estudiando, haciendo proyectos y organizando actividades culturales, laboratorios experimentales e, incluso practicando deportes. Se buscaba una coherencia estilística. No derivada de la armonía de lo creado, o de una idea de belleza, sino de una economía; se perseguía una exactitud de expresión sin desperdicio mental, una esencialidad tal en la producción del arte que, según comenta a swissinfo el arquitecto Mario Botta, "cualquier ornamento hubiera sido un delito".

No es que Bauhaus enseñara un estilo, pero trazos de sus enseñanzas se encuentran en todos los artistas que pasaron por esa experiencia didáctica. La escuela proclamaba una unidad del arte, necesaria a una producción que respondiera a las necesidades de las masas, porque el arte no debía ser reservado sólo al goce de unos cuantos, sino que todos debían poder hacer uso de él.

Por ello mismo, muy pronto Bauhaus conoció la hostilidad de varios grupos: los artistas "académicos", la alta burocracia, el capitalismo, y hasta los mismos artesanos conservadores. En 1925 la escuela tuvo que mudarse, de Weimar a Dessau y, en 1933, fue clausurada por el régimen nazi.

Nunca renació, pero su influencia fue enorme en la historia del arte de la segunda mitad del siglo XX. Su ideal de una unidad de las artes, donde arquitectura, pintura y escultura estuvieran implicadas en un ejercicio de arte múltiple, es siempre válido. Las lecciones de los maestros de Bauhaus se transparentan en la obra de los innumerables alumnos.

La carrera artística de Alfredo Bortoluzzi continuó por otros caminos, después de Bauhaus, cuando el artista paró en Francia, en Alemania occidental y en Italia meridional.

Por muchos años se dedicó a la danza, a la escenografía, y también su estilo pictórico cambió con los años, incluso llegó a ser subyugado por los pintores metafísicos italianos, como De Chirico, durante los últimos años de su vida, ya establecido en la ciudad marítima italiana de Peschici.

Pero la huella que le dejó Bauhaus fue siempre visible y permanece incluso en pinturas de los años setenta, ochenta y noventa, como en "Peschici", pintura al temple de 1969, o en "Composición", un acrílico de 1977. Bortoluzzi llega a realizar el ideal de su maestro Klee, para el cual, la obra de arte "no está en relación visible con las cosas, sino que rinde visibles las cosas".

Lupita Avilés.


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×