Navigation

Skiplink navigation

Caen 18% las utilidades del UBS entre enero y marzo

El UBS, con cifras negras y capitales frescos. AFP

El banco número uno de Suiza rindió cuentas positivas antes sus accionistas, los números son negros, pero más modestos que en 2010. La buena nueva: la llegada de capitales frescos por 11.000 millones de francos durante los primeros tres meses del 2011.

Este contenido fue publicado el 26 abril 2011 - 10:37
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

UBS externa sus temores sobre la  legislación Too big to fail que propone el gobierno helvético. La obligación de constituir reservas de capital tan altas podría dejar al banco fuera de la competencia internacional.

El ambiente financiero internacional es volátil. Hay problemas sociales en Oriente Medio, el Norte de África y no se han conjurado aún los temores de una crisis de deuda soberana en Europa.

Los capitales internacionales juegan pues a cumplir con la premisa de “el mayor rendimiento con menor riesgo”.

UBS informó este martes (26.04), que durante los primeros tres meses del año generó un beneficio neto de 1.800 millones de francos suizos. Un monto 18% inferior al registrado entre enero y marzo del 2010.

Para los accionistas, su desempeño implicará un premio de 47 centavos por título, en línea con lo previsto por los analistas privados.

“Los resultados del grupo durante el primer trimestre el año son satisfactorios,  pero quedaron ligeramente cortos con respecto a nuestras ambiciones. Aun así, son coherentes con un entorno que nos hizo enfrentar el impacto de eventos internacionales extraordinarios”, afirmó Oswald Grübel en conferencia.

A nivel de personal, UBS avanzó con respecto a los niveles post-crisis, ya que contrató 700 nuevos elementos durante los últimos tres meses, con lo que su plantilla laboral suma actualmente  65.396 empleados.

 

Capitales de regreso

El balance general de UBS al primer trimestre del 2011 es correcto, pero sin ornamentos.

Los ingresos totales del banco sumaron 8.344 millones de francos suizos entre enero y marzo, por debajo de los 9.010 millones de francos del mismo periodo del año previo. Mientras las utilidades pasaron de los 2.202 millones de francos de marzo del 2010, a 1.807 millones de francos el pasado 31 de marzo.

En el Primer Informe Trimestral de UBS del 2011, el grupo anuncia, no obstante, que el flujo neto de capitales barómetro de la confianza de los inversionistas, sumó 22.300 millones de francos suizos en ese lapso. Un dato tres veces superior al registrado durante el último trimestre del 2010.

La división más activa fue la de Wealth Management que “generó 11.100 millones de francos suizos luego de un dato igual a cero durante el último trimestre del 2010”.

La gestión internacional de fortuna registró flujos netos por 8.900 millones de francos suizos, imputables sobre todo a entradas de recursos llegadas de la región Asia-Pacífico y de los mercados emergentes, refiere  el informe.

 

Grübel habla al gobierno

En un discurso dirigido a los accionistas, pero con un mensaje claro hacia el gobierno suizo, Kaspar Villiger, presidente de UBS, y Oswald Grübel, consejero delegado y timón del banco, afirmaron que sus resultados son coherentes con un entorno en donde los riesgos internacionales siguen vigentes.

Grübel aprovechó la ocasión para hablar sobre las inquietudes del grupo con respecto a las reglas –de capitalización y reservas- que se avecinan para los grandes bancos helvéticos.

Concretamente, sobre la nueva legislación para evitar la quiebra de grandes bancos con importancia sistémical (ver TOO BIG TO FAIL), reiteró su desacuerdo.

 “Tras una larga consulta, el gobierno ha propuesto formalmente al Parlamento que analice una nueva legislación. Apoyamos la mayoría de las medidas, pero insistimos en la importancia de realizar ajustes coordinados con otros países y bajo calendarios de instrumentación razonables. De lo contrario, sería imposible preservar la estabilidad y competitividad de la plaza financiera suiza”, dijo el Consejero Delegado.

Por ello, añadió, seguiremos monitoreando el desarrollo de la regulación global y suiza, dispuestos a seguirla, pero evaluando siempre el efecto que tiene sobre la rentabilidad de nuestros negocios.

 

Perspectivas mesuradas

UBS celebrará su Asamblea Anual Ordinaria el próximo jueves (28.04), cita en la que revisará los resultados del 2010, y en donde los dueños del capital del banco –grandes y pequeños-podrán intercambiar opiniones sobre la gestión del grupo.

De acuerdo con Grübel los accionistas pueden aguardar un 2011 sin sorpresas, “esperamos que el segundo trimestre nos permita mantener un volumen de negocios al menos semejante al del primer trimestre”.

Sin embargo, estamos conscientes de que la volatilidad persistirá debido a que las inquietudes sobre la evolución de las deudas soberanas en Europa están aún ahí. Y la inestabilidad en el Norte de África y en Oriente Medio también se mantiene.

Serían previsibles alzas en las tasas de interés de los países de Occidente. En Suiza han sido particularmente bajas, lo que complica y restringe los márgenes del grupo en todo tipo de operaciones, refiere el banquero en su informe escrito.

Y añade que, aunque sujeto a las condiciones de mercado, UBS esperaría una mejora en todos sus negocios en los meses por venir.

Los mejores salarios

Los hombres clave de UBS se encuentran entre los mejor pagados del mundo financiero internacional. Casten Kengeter, Director de Banca de Inversión, cobró 9,3 millones de francos por su desempeño en 2010.

Oswald Grübel, consejero delegado, renunció a cobrar bonos porque le parece suficiente un salario de CHF 3 millones.

Kaspar Villiger, presidente del Consejo de Administración del UBS, recibió un salario base de 2,8 millones de francos y también renunció a cualquier tipo de bono en 2010.

Las utilidades de UBS sumaron 7.500 millones de francos suizos el año pasado.

End of insertion

UBS

UBS es resultado de una fusión  realizada entre la Sociedad de Bancos Suizos y la Unión de Bancos Suizos (UBS) en 1998. Instituciones que, a su vez, tenían más de un siglo de experiencia en el mercado financiero suizo.

 

El banco cuenta con una doble sede de operación, en Zúrich y Basilea, y su estructura operacional incluye cuatro divisiones: Wealth Management & Swiss Bank, Wealth Management-Americas, Global Asset Masnagement y Investment Bank.

En 2008, producto de la crisis de los “subprime”, UBS fue rescatado de la quiebra por el gobierno y el banco central suizo con un paquete de rescate de 68.500 millones de francos suizos.

End of insertion

TOO BIG TO FAIL

El gigante UBS es protagonista desde 2010 de un debate  sobre la necesidad que tiene Suiza de crear una nueva ley para limitar el riesgo de quiebra en grandes bancos.

Conocida a nivel internacional como Too big to fail, dicha legislación exigiría a UBS y Credit Suisse cumplir con requisitos de capital propio dos veces superiores a los que son solicitados a los grandes bancos de la Unión Europea (UE).

La explicación: UBS es tres veces más grande que la economía suiza como conjunto.

Por lo tanto, una quiebra eventual de esta institución pone el riesgo de colapso a la economía completa.

El gobierno está por la reforma, y el  Parlamento debe emitir su fallo al respecto antes del otoño. 

No se descarta la necesidad de un referéndum.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo