Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Canal suizo para liberar a rehenes colombianos

Las informaciones halladas en la computadora de Raúl Reyes despertaron dudas sobre el rol de Ecuador y Vanezuela.

(AFP)

Tras una mediación de nueve años en Colombia, la diplomacia suiza se ha convertido en actor clave para favorecer un acuerdo humanitario entre las FARC y Bogotá. Entrevista con el diplomático Rémy Friedmann.

Desde la más reciente misión humanitaria conducida por Francia a principios de abril, el caso de los rehenes en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) – incluida la franco-colombiana Ingrid Betancourt - permanece en punto muerto.

Un bloqueo fortalecido por las explosivas informaciones halladas en la computadora de Raúl Reyes, el número dos de la guerrilla marxista, muerto el pasado 1 de marzo durante una incursión del ejército colombiano en Ecuador.

Según esos documentos, recién autentificados por Interpol, Caracas y Quito aportan una ayuda sustancial a las FARC.

Una postura sostenida por el presidente colombiano, Álvaro Uribe y rechazada con vehemencia por el venezolano Hugo Chávez, y el ecuatoriano Rafael Correa, dos presidentes implicados -o que buscan serlo- en la liberación de los rehenes colombianos.

Dificultades para París

En cuanto a Francia, uno de los tres países -con España y Suiza- reconocidos como mediadores por el gobierno colombiano y las FARC, sigue en su intento de reestablecer contacto con las FARC.

"Francia no desdeñará ninguna pista para intentar retomar el hilo del diálogo con las FARC sobre el asunto de la liberación de Ingrid Betancourt. ¡Ninguna pista!", declaró el primer ministro François Fillion a la prensa al margen de la cumbre Unión Europea - América Latina realizada el pasado fin de semana en Lima.

Entonces, una de esas pistas pasa por Suiza, un país que siempre ha mantenido contacto con las FARC. "Suiza, como facilitador en el marco del grupo de los tres países, con Francia y España, mantiene canales discretos de comunicación con el fin de alcanzar una solución humanitaria a la situación de los rehenes", confirma desde Colombia Rémy Friedmann, el diplomático suizo responsable del asunto.

Miembro de la misión humanitaria de abril pasado, Rémy Friedmann añade: "actualmente, además de Suiza, Francia y España, también está activa la Iglesia así como dos facilitadores colombianos a los que el gobierno de Bogotá encomendó establecer contacto con las FARC".

Una vía real y Suiza

Para Juan Gabriel Uribe, la pista suiza es incluso una vía real. "Suiza es el único de los mediadores hacia el cual las FARC no han mostrado prevención", escribe el director del diario 'El nuevo siglo' en un editorial publicado el pasado 02.05 bajo el título 'Acuerdo humanitario: todos los caminos conducen a Suiza'.

Negociador entre las FARC y el gobierno colombiano bajo la presidencia de Andrés Pastrana, el editorialista añade que el gobierno colombiano sabe que la intervención de Suiza implica que las negociaciones se centrarán en los rehenes.

Siempre según Juan Gabriel Uribe, Bogotá sabe que con los suizos, un eventual acuerdo humanitario no llevará al retiro de las FARC de la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea. Una opción propuesta en abril pasado por Francia en la perspectiva de su próxima presidencia de la Unión Europea.

Los mediadores suizos también pueden aprovechar su gran experiencia de 9 años y las relaciones de confianza tejidas tanto con las FARC como con la presidencia colombiana.

"Suiza respeta los puntos de vista de los diferentes países concernidos y actúa con transparencia, informando a la vez a las FARC y al presidente Uribe de sus gestiones", subraya el periodista Juan Gasparini, corresponsal en Ginebra de diversos medios latinoamericanos.

Definir una zona de negociación

Falta ahora lo más difícil: acercar las posiciones de ambas partes colombianas con vistas a un acuerdo humanitario.

Al subrayar que los secuestradores tienen la obligación de liberar a los rehenes, si quieren respetar el derecho internacional humanitario, Rémy Friedmann subraya el principal obstáculo que se mantiene: "Las FARC exigen la desmilitarización del territorio de dos municipios colombianos (Florida y Pradera) con el fin de negociar allí los términos del acuerdo. El gobierno colombiano hizo contrapropuestas que concernía un lugar de encuentro pero no acepta el principio de la desmilitarización".

"En diciembre de 2005, explica el diplomático suizo, los tres países mediadores habían elaborado una propuesta que preveía el establecimiento de un sistema de seguridad con observadores internacionales. Ese mecanismo había sido aceptado por el gobierno pero no por las FARC".

Rémy Friedmann asegura: "Vamos a seguir trabajando con vistas a una solución". La que implicaría intercambiar a 39 rehenes 'políticos', entre los cuales Ingrid Betancourt, contra 500 guerrilleros encarcelados.

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra

Suiza, país facilitador

Colombia es uno de los países prioritarios de la política de paz y de derechos humanos de Suiza, con un presupuesto anual de cerca de 2 millones de francos, al que se suman cerca de 4 millones de francos al año de la ayuda humanitaria de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

Desde el 2002 Suiza se esfuerza por facilitar la implementación de un mecanismo de diálogo entre la guerrilla y el gobierno colombiano para alcanzar un acuerdo humanitario para liberar a los rehenes detenidos por las FARC.

Desde finales de 2005, Suiza formó parte del grupo de países que acompañaban- junto con Noruega y España, las conversaciones para la paz entre el gobierno colombiano y la segunda guerrilla del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Suiza sostiene, en colaboración con Centro Internacional de Justicia Transnacional de Nueva York, los esfuerzos del Estado colombiano y de las organizaciones de víctimas del conflicto para establecer mecanismos que favorezcan el reconocimiento pleno de los crímenes y hacer justicia a favor de las víctimas.

En colaboración con un grupo de organizaciones civiles helvéticas, Berna sostiene desde finales de 2001 un programa llamado SUIPPCOL (Suiza por la paz en Colombia), que tiene por objeto reforzar las iniciativas de la sociedad civil a favor de la paz.

Fin del recuadro


Enlaces

×