Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Carla del Ponte defiende la imparcialidad del TPI

La suiza Carla del Ponte preside el Tribunal de La Haya desde 1999.

(Keystone Archive)

La fiscal del Tribunal Penal Internacional (TPI) fue este jueves la invitada del Club Suizo de la Prensa en Ginebra, donde defendió la labor de la instancia creada por la ONU para juzgar los crímenes de guerra cometidos en la antigua Yugoslavia y en Ruanda.

"Se sostiene que nosotros sólo acusamos a criminales de guerra serbios. Nada más alejado de la realidad. El primer condenado del Tribunal fue un croata, a quien los jueces le dieron 47 años de prisión. Este es un ejemplo de determinación sin distinguios de nacionalidad", aclaró la ex fiscal general de Suiza.

El Tribunal Penal Internacional (TPI) se creó "para remediar la imposibilidad" de que los estados pudieran castigar a los genocidas, dijo Carla del Ponte, puesto que "generalmente se captura a los instrumentadores de los crímenes, se les arresta, se les juzga y se les condena, pero a los autores intelectuales nunca se les toca. Ya era hora que la comunidad internacional pusiera fin a ese tipo de impunidad".

Sin embargo, reconoció que "existen muchos problemas para que este ideal sea llevado a la realidad" y para ilustrar que el TPI "no va a reemplazar" a las instituciones judiciales nacionales, la magistrada citó el ejemplo de Milosevic, arrestado por el nuevo régimen de Belgrado.

"Nosotros acusamos al ex presidente Milosevic de crímenes contra la humanidad cometidos en Kosovo, castigados por el derecho internacional. Belgrado lo acusa de delitos nacionales: corrupción, blanqueo de dinero, criminalidad económica", explicó.

"Para que los yugoslavos lo juzguen, son necesarios cuando menos tres años de investigaciones judiciales. Nosotros, por el contrario, lo podemos comenzar a juzgar mañana mismo. Por eso pedimos su extradición. En ese sentido, nos parece que su detención es solamente una pérdida de tiempo", prosiguió.

En estos momentos un equipo de médicos forenses y juristas trata de reunir las pruebas
necesarias para poder acusar a los culpables "en la Krajina, donde encontramos una fosa común con 90 cadáveres; y en Kosovo, donde operó la guerrilla de la UCK", dijo, "pero esto nos llevará tiempo y no sabemos cuando concluiremos precisamente."

Ruanda

El esclarecimiento de los crímenes de guerra también se topa con diferentes problemas en el continente africano donde, según Carla del Ponte, la preparación de los fiscales "es deficiente" comparada con el gran bagaje con el que cuentan los defensores de los verdugos.

"Aunado a eso, tenemos el problema de la capacidad de las salas de los juzgados para poder desarrollar los juicios. Con solo tres salas, tenemos que llevar adelante 6 juicios, con cinco horas de trabajo para cada uno de ellos. Esto, por supuesto, nos lleva tiempo y la justicia tarda en llegar", señaló.

Aún así la fiscal del TPI confía en que, con el paso del tiempo y con "un poco de paciencia por parte de la población", el genocidio ruandés, en el que perdieron la vida entre 800 mil y un millón de personas, "no sea un crimen contra la humanidad de segunda categoría".

Brillante carrera

Nacida en 1947, en Lugano, Carla del Ponte ocupó sucesivamente diferentes cargos en la magistratura del cantón Tesino. Su lucha en contra del crimen organizado, el blanqueo de dinero y el tráfico ilegal de armas, la catapultaron al Ministerio Público de la Confederación.

En calidad de fiscal general de Suiza (1994-1999) investigó, entre otros casos muy mediatizados, el origen de la fortuna de Raúl Salinas, hermano del ex presidente mexicano, y decretó la congelación de 130 millones de dólares que siguen depositados en bancos helvéticos. El caso se encuentra ahora en manos de la justicia del cantón Ginebra.

Carla del Ponte preside el Tribunal de La Haya desde el 15 de septiembre de 1999.

Enrique Dietiker, Ginebra


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×