Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Certificados de vida en común para parejas homosexuales

Nina y Florence, así como Yves de Matteis y Patrick Breguer se manifiestan su cariño tras firmar el documento que avala su relación.

(Keystone)

Por primera vez en Suiza, las personas que deseen que se reconozca oficialmente su vida en común y su estatuto civil de pareja pueden hacerlo sin casarse. La ley ginebrina sobre vida conyugal entre personas del mismo sexo les da esa posibilidad.

En la mañana de este martes, una primera pareja formada por Yves de Matteis y Patrick Berguer recibió el certificado de pareja conyugal, en una ceremonia muy simple, sin música ni confetis, en la Cancillería del Estado de Ginebra.

"No es un matrimonio; es simplemente un proceso administrativo", declaró Patrick Berguer, de 42 años de edad, después de la ceremonia y antes de regresar, por la tarde, a su puesto de trabajo como especialista en computadoras.

Su pareja, Yves de Matteis, expresó a swissinfo su satisfacción: "Ahora tenemos casi los mismos derechos que las parejas heterosexuales. Algo que es simbólicamente importante. Pero también demuestra que la sociedad ha reconsiderado su actitud frente a los homosexuales".

Según la nueva ley, aprobada la semana pasada por el Parlamento cantonal, todos las parejas que cohabiten -sean heterosexuales u homosexuales- serán tratadas de la misma manera ante la ley, menos en lo que respecta a impuestos y seguridad social.

La nueva ley no tiene pues impacto alguno sobre los impuestos de las parejas de homosexuales, los beneficios de seguros de salud o la adopción de niños. Pero les concede derechos de herencia y les facilitará otros procedimientos, por ejemplo, para poder alquilar juntos un apartamento y tener derecho a visita en los hospitales.

Los procedimientos para obtener una declaración oficial de vida conyugal son simples. Se debe realizar ante un notario que ejerza en el cantón de Ginebra o directamente ante la Cancillería del Estado ginebrino.

Para los suizos, es suficiente presentar un certificado el estado civil, una atestiguación de domicilio y un documento de identidad.

Para los extranjeros, la futura pareja debe aportar un acta de nacimiento, una atestiguación de celibato o, a falta de ello, la prueba de la disolución de un matrimonio anterior. Después de la instrucción de los expedientes, la Cancillería del Estado le entrega a cada miembro de la pareja un Certificado de vida conyugal.

Este certificado de vida en común, que no es igual que una declaración de matrimonio, sólo se puede establecer entre personas mayores de edad, capaces de discernimiento y que no estén ni casadas ni que tengan pactos anteriores en vigor. En fin, al menos una de las dos personas debe tener su domicilio en el cantón.

Ginebra, en este sentido, se muestra más liberal que el resto de Suiza. Los activistas gays esperan ahora que la experiencia ginebrina tenga un efecto positivo en el resto del país. De hecho, la ministra suiza de Justicia, Ruth Metzler, está estudiando un proyecto de ley federal para reconocer la vida en común entre personas del mismo sexo.

Juan Carlos Moreno


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×