Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente chino Xi Jinping prometió el domingo 124.000 millones de dólares para su ambicioso nuevo plan de la Ruta de la Seda con el que quiere forjar un camino de paz, inclusividad y libre comercio mientras pidió el abandono de modelos antiguos basados ​​en juegos de rivalidad y poder diplomático. Imagen del presidente Xi Jinping hablando durante la ceremonia de apertura del Foro Belt and Road en el Centro de Convenciones Nacional de China CNCC) en Pekín el 14 de mayo de 2017. REUTERS/Mark Schiefelbein/Pool

(reuters_tickers)

Por Brenda Goh y Yawen Chen

PEKÍN (Reuters) - El presidente chino Xi Jinping prometió el domingo 124.000 millones de dólares para su ambicioso nuevo plan de la Ruta de la Seda con el que quiere forjar un camino de paz, inclusividad y libre comercio mientras pidió el abandono de modelos antiguos basados ​​en juegos de rivalidad y poder diplomático.

Xi utilizó una cumbre, a la que asistieron líderes y altos funcionarios de todo el mundo, para difundir la iniciativa y reforzar las ambiciones mundiales de liderazgo de China, mientras el presidente estadounidense Donald Trump promueve "America First" y cuestiona los acuerdos mundiales de libre comercio existentes.

"Debemos construir una plataforma abierta de cooperación y defender y hacer crecer una economía mundial abierta", dijo Xi a la apertura de la reunión de dos días en Beijing.

China ha promocionado lo que llama formalmente la iniciativa "Belt and Road" como una nueva forma de impulsar el desarrollo global desde que Xi dio a conocer el plan en 2013, con el objetivo de ampliar los vínculos entre Asia, África, Europa y más allá y se ha apoyado en miles de millones de dólares en inversión en infraestructuras.

Xi dijo que el mundo debe crear condiciones que promuevan el desarrollo abierto y fomenten la construcción de sistemas de "reglas de comercio e inversión mundiales justas, razonables y transparentes".

"El comercio es el motor del desarrollo económico", dijo Xi.

Dijo que el mundo debe promover el sistema multilateral de comercio, el establecimiento de regiones de libre comercio y la facilitación del libre comercio.

FINANCIACIÓN MASIVA

Xi prometió un importante aumento de la financiación de la nueva Ruta de la Seda, incluyendo 100.000 millones de yuanes adicionales (14.500 millones de dólares) para el actual Fondo de la Ruta de la Seda, 380.000 millones de yuanes en préstamos y 60.000 millones de yuanes en ayudas a países en desarrollo y organismos internacionales en las naciones de las nuevas rutas comerciales.

Además, Xi dijo que China alentaría a las instituciones financieras a expandir sus negocios de fondos de yuanes en el extranjero por 300.000 millones de yuanes.

Xi no dio plazos para los nuevos préstamos, la ayuda y la financiación que prometió el domingo.

Líderes de 29 países asisten al foro, así como a los jefes de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El ministro de Finanzas de Gran Bretaña dijo a la cumbre que su país era un "socio natural" en la nueva Ruta de la Seda, mientras que el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, un aliado chino cercano, elogió la "visión e ingenio" de China.

"Una mirada y escala tan amplia de asociaciones e inversiones económicas entrelazadas no tiene precedentes en la historia, estamos en la cúspide de una revolución geoeconómica", dijo Sharif.

India se negó a enviar una delegación oficial a Pekín, lo que refleja el descontento con China por desarrollar un corredor comercial de 57.000 millones de dólares a través de Pakistán que también cruza el disputado territorio de Cachemira.

"Ningún país puede aceptar un proyecto que ignore sus preocupaciones fundamentales sobre la soberanía y la integridad territorial", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de India, Gopal Baglay, y añadió que existe la preocupación de que los países anfitriones adopten una "deuda insostenible".

China planea importar 2 billones de dólares de productos de países que participan en su iniciativa Belt and Road durante los próximos cinco años, dijo el ministro de Comercio, Zhong Shan.

Pero algunos diplomáticos occidentales han expresado inquietud por la cumbre y el plan en su conjunto, viéndolo como un intento de promover la influencia china en todo el mundo. También les preocupa la transparencia y el acceso de las empresas extranjeras al régimen.

"China está dispuesta a compartir su experiencia de desarrollo con todos los países, no interferiremos en los asuntos internos de otros países, no exportaremos nuestro sistema de sociedad y modelo de desarrollo y no impondremos nuestras opiniones a los demás", dijo Xi .

"Al avanzar con "Belt and Road", no volveremos a pisar el viejo camino de los juegos entre enemigos, sino que crearemos un nuevo modelo de cooperación y beneficio mutuo".

INCLUSIVIDAD FINANCIERA

Xi dijo que la nueva Ruta de la Seda estaría abierta a todos, incluyendo África y las Américas, que no están situadas en la Ruta de la Seda tradicional.

"No importa si son de Asia y Europa, o de África o de las Américas, todos ellos son socios cooperativos en la construcción de "Belt and Road".

La idea de cooperación e inclusión se extiende a los proyectos de financiación y las inversiones a lo largo de las nuevas rutas comerciales, que se están desarrollando tanto en tierra como en el mar.

"Necesitamos un esfuerzo conjunto entre los países de "Belt and Road" para impulsar la cooperación financiera", dijo Zhou Xiaochuan, gobernador del banco central de China. "No podemos confiar en un único país para luchar solos".

Para sostener los proyectos, las naciones de "Belt and Road" deberían permitir que las empresas desempeñen un papel clave, ya que los recursos del gobierno son limitados, dijo Zhou.

El uso activo de las monedas locales también ayudará a movilizar el ahorro local, reducir los costes de remesas y de cambio, y salvaguardar la estabilidad financiera, dijo.

En el foro, los ministerios de finanzas de 27 países incluyendo China aprobaron un conjunto de principios que guiarán la financiación de proyectos a lo largo de la nueva Ruta de la Seda.

Alemania, que no estaba entre los países que aprobaron las directrices de financiación, dijo que sus empresas están dispuestas a apoyar la iniciativa "Belt and Road", pero se necesita más transparencia.

También debería haber mejoras en las prácticas no discriminatorias y en el cumplimiento de las normas internacionales, dijo la Ministra de Economía y Energía de Alemania, Brigitte Zypries.

China ha rechazado las críticas a la iniciativa y la cumbre, diciendo que el esquema está abierto a todos y sólo tiene como objetivo promover la prosperidad.

Algunos de los aliados y socios más confiables de China estuvieron presentes en el foro, entre ellos el presidente ruso Vladimir Putin, el primer ministro camboyano Hun Sen y el presidente kazajo Nursultan Nazarbayev.

También participan varios líderes europeos de España, Italia, Grecia y Hungría.

Reuters