Navigation

Cómo desmantela Suiza su primera central nuclear

​​​​​​​

Pasarán otros quince años antes de que desaparezcan todos los rastros de la central nuclear de Mühleberg. sda-ats

Suiza inicia este viernes el desmantelamiento de su primera central nuclear, un proceso que tomará unos 15 años, de acuerdo con las estimaciones.

Este contenido fue publicado el 20 diciembre 2019 - 08:00

La desconexión permanente de la central eléctrica de Mühleberg no es realmente un quebradero de cabeza para la Berna Driving ForcesEnlace externo (BKW), la compañía eléctrica que la explota. De hecho, las instalaciones eran cerradas cada año durante los trabajos de revisión.

Contenido externo


​​​​​​​

El reto comienza en 2020

End of insertion

Cuando el reactor sea desconectado, la central nuclear estará en las mismas condiciones que durante la revisión anual. Sin embargo, la tapa del contenedor presurizado del reactor permanecerá cerrada durante otros tres meses. Durante ese período, la radiactividad será reducida mil veces en comparación con el régimen de operación.

Luego será extraído el núcleo del reactor: los elementos combustibles. Al igual que durante la revisión anual, estos serán transferidos a un tanque de enfriamiento separado y posteriormente almacenados durante varios años para que la radiación pueda reducirse.

98% menos de radiactividad

End of insertion

De aquí al 2024, todos los elementos combustibles serán transferidos al depósito intermedio de residuos de alta radiactividad en Würenlingen, cantón de Argovia. Según el operador, el 98% de la radiactividad saldrá de la central de Mühleberg.

Todo lo que quede en el edificio del reactor será controlado a distancia y luego desmantelado bajo el agua. Toda la parte nuclear de la central quedará desmantelada en 2030.

swissinfo.ch


6000 toneladas de residuos, a las profundidades

End of insertion

Miles de toneladas de material deberán ser sometidas a una prueba de radiactividad, trituradas y clasificadas. El material será dividido en tres partes: residuos radiactivos, material que debe ser descontaminado y limpiado, y material reciclable limpio.

En total, 6 000 toneladas (menos del 2% de todos los residuos) serán preparadas como residuos radiactivos para su almacenamiento en depósitos geológicos profundos. El 98% restante (200 000 toneladas) será reciclado o eliminado como residuos de la construcción.

Hasta que se demuestre que ya no existe una fuente radiactiva peligrosa en el emplazamiento, el desmantelamiento será supervisado por la Inspección Federal de Seguridad NuclearEnlace externo.

Retorno a la normalidad en 2034

End of insertion

De 2030 a 2034, los edificios que ya no se necesiten serán demolidos. A partir de 2034, la zona podrá utilizarse para otros fines y la situación volverá a la normalidad, como en 1967.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.