Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

A la caza de basura espacial El satélite 'CleanSpace One' despegará con S3

Por


Swiss Space Systems se encargará de poner en órbita el satélite CleanSpace One de aquí a 2018.

Swiss Space Systems se encargará de poner en órbita el satélite CleanSpace One de aquí a 2018.

El Politécnico de Lausana ha encontrado un socio dispuesto a transportar hasta la órbita terrestre el satélite que ha diseñado para limpiar el espacio de escombros.. Swiss Space Systems asumirá esta tarea y participará en la financiación del proyecto con 15 millones de francos.

El convenio entre la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y Swiss Space Systems (S3) fue anunciado el 10 de septiembre en Payerne, localidad de apenas 9.000 habitantes donde desde el año pasado tiene sede la firma dedicada a construir y lanzar vehículos suborbitales.

“Lo que era solo una idea se ha convertido en una realidad concreta tras la participación de S3”, afirma Volker Gass, director del Centro Suizo del Espacio en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL). Es más, la incursión de la empresa “debería garantizar el éxito de la misión”, añade. El CleanSpace One podría convertirse en el primer lanzamiento formal de S3 entre 2017 y 2018.

Los lanzamientos están previstos en tres etapas: un avión de pasajeros reformado para esta tarea llevará a cuestas un vehículo suborbital reutilizable que liberará a 10 km de altura. A partir de ahí, el transbordador en cuestión ascenderá de forma autónoma hasta alcanzar una altura de unos 80 km, donde liberará la estación que trasporta el satélite. En la tercera fase, el satélite –cuyo peso será inferior a 250 kilos– será propulsado por un cohete que lo pondrá en órbita a unos 700 km de altura.

Limpiar el espacio

El proyecto denominado space janitor (conserje espacial) fue anunciado en 2012. Su misión es recuperar decenas de miles de desechos que hay en el espacio, desde satélites que están fuera de operación hasta trozos satelitales, o fragmentos de pintura desconchada. Todo ello, basura que gira alrededor del planeta a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora poniendo en riesgo las naves espaciales de recibir un impacto o sufrir una avería catastrófica.

“Cualquier colisión con un desecho espacial puede ser altamente peligrosa”, afirma Claude Nicollier, ex astronauta suizo y profesor en la EPFL. Este tipo de accidentes suelen provocar “la pérdida de costosos satélites”, añade.

La primera prueba del CleanSpace One consistirá en capturar y retirar de órbita una parte de la basura espacial que genera Suiza. Concretamente, intentará recoger alguno de los pequeños satélites helvéticos conocidos como el SwissCube o el TIsat. La meta es capturarlos y traerlos de regreso a la atmósfera, donde se quemarán ambos: el satélite y conserje.

El diseño inicial del CleanSpace One ya está listo, revela Gass. Se trata de un prisma rectangular (de 30 cm de longitud x 10 cm de profundidad y 10 cm de altura), cuyo peso es inferior a los 30 kilos y que posee un mecanismo de ganchos para atrapar los desechos.

Originalmente, el presupuesto de este proyecto se situaba en 10 millones de francos suizos, pero se estima que será más costoso. Gass explica que la previsión era tan baja por el cálculo que se había realizado con respecto al lanzamiento.

“Los costos se calcularon considerando los lanzadores (de vehículos satelitales) disponibles y asumiendo que el satélite podría viajar gratis en el vuelo de alguien más. Ahora, la misión resultará más costosa, porque el lanzamiento será exclusivamente para nosotros, en lugar compartido”, apunta Gass.

No obstante, precisa, el costo del satélite como tal se mantendrá en 5 millones de francos suizos.

Ilustración de 'CleanSpace One' (inglés)

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.


Una inversión responsable

Para el director general de S3, Pascal Jaussi, invertir en el proyecto CleanSpace One es, ante todo, un acto de coherencia. Si elobjetivo es reducir el costo de los lanzamientos de satélites para volverlos más accesibles, no es razonable aceptar que aumente la basura espacial.

En su opinión, “se estaría comprometiendo el acceso al espacio para las futuras generaciones”, si no se atiende pronto el problema de los desechos que están en órita y la velocidad a la que se acumulan.

El director de S3 insiste en que la intención de su empresa no es entrar en el negocio de los satélites, sino seguir enfocada en el negocio del lanzamiento de los mismos.

Pero el convenio que acaban de anunciar, dice, “no es una relación comercial, sino la intención de demostrar que la limpieza del espacio es algo técnicamente posible”.


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×