Navigation

Oro y plata que se van por el albañal

Planta de tratamiento de agua en Zúrich. Keystone

Cada año desaparecen casi 1,5 millones de francos suizos en oro y 1,5 millones en plata mediante efluentes y plantas de tratamiento del agua en Suiza, según una investigación oficial divulgada este martes. Empero, el reciclado aún no es rentable y las concentraciones no son peligrosas para el medio ambiente.

Este contenido fue publicado el 10 octubre 2017 - 11:47
swissinfo.ch, swissinfo.ch

El estudio del Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuática (EAWAGEnlace externo) añadió que en los procesos de purificación del agua también se hallaron otros elementos de tierras raras como el gadolinio, y metales pesados como el niobio.

La industria de alta tecnología y la medicina moderna utilizan cada vez más oligoelementos como el tántalo, un metal de transición o el germanio, un semi-metal, en componentes electrónicos. El niobio y el titanio en aleaciones y revestimientos, el gadolinio en radiología o pinturas fosforescentes, etc.  Sin embargo, su destino una vez utilizados ha sido poco estudiado, indicó la dependencia en un comunicado.

Una buena parte, sino es que la totalidad de esos elementos se encuentra en las aguas residuales, precisó el EAWAG e informó que un equipo de investigación, encabezado por los químicos medioambientales Bas Vriens y Michael Berg, determinó sistemáticamente por primera vez qué elementos eran evacuados con el agua tratada y los lodos de depuración, y en qué cantidades.

El estudio se llevó a cabo en colaboración con 64 plantas depuradoras de aguas residuales por encargo de la Oficina Federal del Medio Ambiente (OFEV).

Los resultados arrojan un resultado interesante si las concentraciones se convierten en masa per cápita y por día para cada elemento. Los valores obtenidos van desde unos pocos microgramos (para el oro, el indio y el lutecio, por ejemplo) hasta varios gramos (para el fósforo, el hierro o el azufre, etc.) y algunos miligramos (zinc, escandio, itrio, niobio, gadolinio, etc.).

El comunicado subraya que las cantidades anuales calculadas por los científicos alcanzan 3000 kg de plata, 43 kg de oro, 1070 kg de gadolinio, 1500 kg de neodimio y 150 kg de iterbio.

Sin embargo, advierte que los promedios y tonelajes calculados no dicen mucho sobre las concentraciones realmente medidas, que varían enormemente de una planta de tratamiento a otra.

 En el Jura (posiblemente como resultado de la industria relojera) se encontraron altos niveles de rutenio, rodio y oro, mientras que en algunas regiones de los Grisones y el Valais se registraron concentraciones significativas de arsénico (probablemente de origen geológico). En algunas partes del Tesino, el contenido de oro de los lodos de depuradora es tan alto que el reciclaje podría ser incluso rentable. Esta particularidad podría deberse a la presencia de refinerías de oro en la región.

Sin embargo, y en general, los investigadores creen que por razones tanto financieras como cuantitativas, por el momento no valdría la pena recuperar elementos valiosos contenidos en efluentes o lodos de depuradora, ya que las cantidades medidas corresponden a una proporción muy pequeña de las importaciones anuales: apenas 0,2% para el aluminio y 4% para el cobre, por ejemplo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.