Navigation

Skiplink navigation

Científicos quieren dar más seguridad a la metadona

El descubrimiento parece abrir la puerta a una prescripción segura. Keystone

Científicos suizos señalan que cientos de miles de pacientes y drogadictos deberían renunciar a la forma actual de la metadona para evitar probables riesgos cardiacos.

Este contenido fue publicado el 06 marzo 2007 - 14:09

Un estudio presentado el lunes (05.03) revela que uno de los dos componentes de la droga sintética es cardiotóxico, y que debe ser suprimido.

La metadona es empleada como analgésico y también para desintoxicar a las personas adictas a los opiáceos como la heroína y la morfina. Recientemente fue añadida a la lista principal de estupefacientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque no ha sido relacionada con cierto número de muertes ocurridas sobre todo en Estados Unidos.

En noviembre del año pasado, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos emitió una advertencia pública a los médicos y pacientes de la metadona, poniendo énfasis en que "puede causar alteraciones cardíacas capaces de conducir incluso a la muerte".

Ahora bien, los especialistas en farmacología y farmacología genética en la Universidad de Lausana y en el Hospital Universitario de Lausana afirman haber descubierto cómo se puede dar mayor seguridad a la droga sintética.

La droga actualmente usada en la mayoría de los países es una combinación de 50% de metadona activa (Metadona R) y 50% de metadona inactiva (Metdona S). Más de medio millón de pacientes reciben esta versión en el mundo.

Latidos del corazón irregulares

De acuerdo al estudio Lausana, realizado en 179 pacientes, la metadona S es responsable de las arritmias cardiacas o de los latidos del corazón irregulares, aún siendo farmacológicamente inactiva.

Más aún, en al menos 6% de los pacientes con antecedentes genéticos específicos este riesgo es mayor, porque el daño de la metadona S es mucho más lento.

"Si se quiere evitar esos efectos cardiotóxicos hay que prescribir metadona R", declaró a swissinfo Hugues Abriel, del Departamento de Farmacología y Toxicología de la universidad.

Este ya es el caso en Alemania, donde la metadona fue inicialmente usada como analgésico (calmante de dolor) durante la Segunda Guerra Mundial. Abriel precisó que ahora hacen falta pruebas más amplias para confirmar las averigucaciones del estudio.

"Ello no debe exigir mucho tiempo. Tal vez un año o menos, esperamos", dijo. "Si se confirma, esperaríamos que muchas, miles de personas cambien y usen sólo la (metadona) R".

Efectos secundarios peligrosos

El catedrático añadió que ese cambio daría lugar a un leve aumento en los costos, porque es más barato producir la mezcla de metadona; pero disminuiría considerablemente el riesgo de efectos secundarios dañinos.

"El factor costo no es muy importante. La metadona es una droga muy barata. Sólo cuesta alrededor de 80 céntimos de franco (0,65 de dólar) diario por paciente y subiría a unos 2,5 francos si sólo se usa la metadona R", sostuvo.

Suzanne Hill, secretaria de la comisión de expertos encargados de la selección y uso de medicamentos esenciales de la OMS, afirmó que los riesgos cardiacos asociados con la metadona eran conocidos desde hace algún tiempo.

La funcionaria añadió que se los tomaron en cuenta cuando la droga fue añadida a la lista de medicinas esencials y que no considera necesario revisar la situación en vista de las averiguaciones recientes.

No obstante, declaró a swissinfo que si la investigación es comprobada abriría "interesantes posibilidades de acortar el camino".

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra

Contexto

El estudio suizo fue hecho por equipos conjuntos de la Universidad de Lausana y del Hospital Universitario de Lausana.

Se calcula que más de medio millón de pacientes en todo el mundo usan una mezcla de metadona de las versiones R y S.

Los resultados del estudio suizo aparecen en la última edición semanal de la revista especializada Clinical Pharmacology & Therapeutics.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo