Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Científicos suizos emplean sapiencia popular paraguaya

La herbolaria, un legado medicinal centenario.

(Keystone Archive)

En Ginebra, un grupo de botánicos desarrolla un programa que se asienta en los conocimientos tradicionales de la biodiversidad en los países en desarrollo.

El primero proyecto instrumentado por el Conservatorio y Jardín Botánico de la Ciudad de Ginebra (CJB) involucra los centenarios remedios medicinales utilizados en esa nación sudamericana.

El titular del programa de cooperación del CJB, Didier Roguet, señaló a swissinfo la necesidad de esa institución de encontrar un "propósito" para la moderna jardinería botánica y explicó que la labor científica que efectúa su grupo aún es insuficiente.

El programa de etnobotánica paraguaya de Ginebra comenzó desde 1996 y esquemas similares se llevan a cabo en la capital senegalesa de Dakar y en La Paz, Bolivia. Los proyectos se inscriben en el marco de la Agenda 21 de Ginebra que desarrolla programas en la Ciudad de Calvino y países del Sur.

"Queremos conservar los conocimientos de los recursos botánicos de esos países", destacó Rodolphe Spichiger, director del Jardín Botánico.

"Advertimos que los paraguayos conocen muy bien su biodiversidad. Durante siglos han utilizado sus plantas con fines medicinales", añadió.

Sin embargo, como en muchas otras naciones en desarrollo, la población rural paraguaya emigra a las grandes ciudades y aunque lleva consigo sus conocimientos tradicionales, existe el riesgo de que las nuevas generaciones sean incapaces de adquirirlos en forma íntegra o correcta.

"Puede ser peligroso que esas plantas medicinales sean utilizadas de manera inadecuada", destacó Spichiger.

El equipo suizo-paraguayo ha trabajado en forma conjunta para clasificar las plantas de acuerdo con su toxicidad y ha hecho públicas sus conclusiones. Así, por ejemplo, las mujeres que venden plantas en el mercado de Asunción disponen ahora de información proporcionada por el CJB y, a través de la Cruz Roja se ha ampliado ese conocimiento a las áreas rurales.

"Esas personas no van a disfrutar de la globalización en forma inmediata. Por el momento, es importante para ellos hacer uso de su biodiversidad", subrayó Spichiger para agregar que "un remedio de plantas es más barato que un paquete de aspirinas".

Roy Probert (extracto)


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×