Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Claudia Andújar Suiza que se revela fotógrafa en Brasil

Claudia Andújar nació en Neuchâtel y heredó el apellido de su marido español del que se separó justo antes de que este se enlistara para combatir en la Guerra de Corea. De 84 años, vive en São Paulo, ciudad a la que llegó en 1955 y en la que descubrió su vocación de fotógrafa.

“Vine a visitar a mi madre, que había venido enamorada de un novio húngaro que desposaría aquí… y me quedé. Me gustó mucho el país, mucho más que Estados Unidos”.

Su infancia y adolescencia estuvieron marcadas por los horrores de la Segunda Guerra Mundial en Hungría. “Siempre estábamos huyendo. Mis padres se separaron antes de la guerra. Mi padre y toda su familia eran judíos de Transilvania. En 1944 fueron llevados a un campo de concentración donde murieron todos”. Recuerda que ella logró escapar porque el novio de la madre era un policía y le advirtió de la llegada de los nazis a Hungría.

Autodidacta, comenzó su aprendizaje con la pintura. “Nunca estudié en escuelas de bellas artes o fotografía. En Nueva York, ciudad a la que fui invitada por un hermano de mi padre, visité museos y galerías. Cuando volví a casa, empecé a dibujar y pintar cuadros abstractos”, recuerda. Allá también trabajó como intérprete en las Naciones Unidas.

Su interés artístico por la fotografía fue instantáneo. “Empecé a sacar fotografías en Brasil. Estaba muy interesada en aprender sobre Brasil y el pueblo brasileño. Viajaba mucho por el litoral. Estaba vinculada con personas de São Paulo y allí comenzó mi interés por los indios, que también forman parte del pueblo”, enfatiza.

El principio fue difícil. Daba clases de inglés y comenzó a colaborar con revistas nacionales e internacionales, como ‘Look’, ‘Life’, ‘Aperture’, ‘Claudia’, ‘Quatro Rodas’ y ‘Setenta’.

No todos los proyectos funcionaban en las revistas. Entre1962 y 64, captó el cotidiano de cuatro familias de contextos diferentes con las que vivió durante semanas: una rica propietaria de una plantación de cacao en el sur de Bahía; una de clase media en la capital paulista; otra aislada de pescadores caiçaras (habitantes del sur y sudeste del país) de Ubatuba; por último, una religiosa, en Minas Gerais.

El encuentro con la revista ‘Realidade’, un hito en el periodismo gráfico nacional, se produciría solamente dos años más tarde. En ella trabajaría entre 1966 y 1971. Temas como las sesiones espiritistas del médium Zé Arigo, la vida de las prostitutas, el retorno en tren de los campesinos, la emancipación de las mujeres, así como estudios urbanos y desnudos artísticos figuraron en su agenda.

Estos trabajos condujeron a Claudia Andújar a explorar nuevos lenguajes y perspectivas en el campo de la fotografía, ubicándola a la vanguardia. “He experimentado mucho. Sacaba algunas fotos que luego sobreponía a otras, como en el caso de la serie de desnudos o de la serie Sueños, donde recreé la mitología de los yanomami”, explica acerca de las imágenes que tratan de la caída del cielo o el fin del mundo, según los indios.

Una edición especial de la revista ‘Realidade’, con el trabajo sobre los yanomami, fue publicada en 1970. Su colección de 10 000 imágenes será digitalizada este año.

En el Instituto Inhotim, en Brumadinho, Minas Gerais, dedicado a la cultura indígena, Claudia Andújar tiene una exposición permanente con 400 fotos en una superficie de 1 600 metros cuadrados.

La artista suiza publicó varios libros de fotografía, incluyendo una autobiografía, ‘La Vulnerabilidad del Ser’ y ‘Marcados’, sobre la atención médica a los yanomamis.

(Texto: William Aquino, swissinfo.ch)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes