Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Clima y desastres naturales Prevenir inundaciones en Bolivia con aporte suizo

Dos hombres con enseres domésticos avanzan en medio de la inundación.

Inundaciones en Quillacollo, en la región de Cochabamba, febrero del 2011.

(Keystone)

Las inundaciones y los fenómenos climáticos extremos son cada vez más frecuentes en Bolivia. Para los municipios que cuentan con escasos recursos, la ayuda externa se convierte en un factor esencial para prevenir los desastres. El ejemplo de la Comuna de Vinto (Cochabamba) y de un proyecto financiado desde Suiza.

El color del agua no es para nada atractivo: negro antracita con manchas aceitosas blanquecinas. También el olor, fétido, denuncia el problema. En el río Rocha, que atraviesa la aglomeración de Cochabamba, en el centro de Bolivia, la contaminación es evidente.

Sin embargo, no es tanto la calidad del agua -utilizada para regar los campos- lo que preocupa a las autoridades locales. “Cada año, durante la estación de lluvia, nos confrontamos con el riesgo de inundaciones. Fui testigo de gente que perdió su casa así como el ganado”, nos cuenta  María Patricia Arce Guzmán, alcaldesa de Vinto, Enlace externo municipio de 50 mil habitantes en la periferia de Cochabamba.

Por suerte, complementa, durante la última gran inundación del río en 2012 no hubo víctimas. La mala noticia, sin embargo, es que tales hechos están destinados a aumentar en intensidad y frecuencia.

pasarela en cemente sobre un río

Los residuos industriales y urbanos de la zona de Cochabamba van a parar al río Rocha.

(swissinfo.ch)

Considerar los riesgos

Según el índice de riesgo climático elaborado por el Instituto de análisis político y económico Germanwatch Enlace externo, Bolivia se encuentra entre los diez países más vulnerables ante los efectos del calentamiento global.

En las naciones andinas, la temperatura creció más velozmente que la media terrestre y en lo que resta del siglo podría aumentar 6°C (respecto a la época preindustrial). Esta evolución, junto con la deforestación, incrementa el riesgo de catástrofes naturales como inundaciones, deslizamientos de tierra y sequías.

A partir del año 2015, una ley nacional obliga a los municipios bolivianos a integrar la gestión de riesgo en las políticas de desarrollo, afirma Wendy Rivera Pacheco, colaboradora en Bolivia de  HelvetasEnlace externo, organización no gubernamental suiza. “Las municipalidades no cuentan, sin embargo, con los recursos financieros y los conocimientos necesarios para elaborar este tipo de estrategia”.

Por ejemplo, sin tener en cuenta el riesgo de desastres naturales, se decide construir una escuela. "Sin embargo, un derrumbe o el desbordamiento del río podrían dañar la estructura o bloquear el camino de acceso, haciendo inutilizable el establecimiento escolar”, señala Rivera Pacheco.

Este reportaje fue realizado en el marco de eqda.ch, proyecto de intercambio entre periodistas suizos y de países en vía de desarrollo (EQDA)

(EQDA)

¿Asfaltar, depurar el agua o prevenir los desastres? 

El  proyecto de reducción de riesgos de desastresEnlace externo, promovido por la cooperación suiza e implementado por Helvetas, busca ofrecer a las comunas y ministerios los instrumentos para identificar los riesgos potenciales que pueden sufrir las infraestructuras debido al cambio climático.

“Se trata de mapas detallados que indican las áreas de riesgo. Otra herramienta utilizada son los formularios que permiten realizar un análisis exhaustivo de la situación. Es fundamental la contribución de los principales afectados, es decir, los residentes del lugar, ya que son ellos los que mejor conocen el territorio", explica Wendy Rivera Pacheco.

Corresponde luego a las autoridades definir si se invierte o no en la prevención. Una decisión nada fácil para los municipios que debe dar respuesta a muchas necesidades y cuentan con pocos recursos, destaca el alcalde de Vinto. "La gente pide que se pavimenten las carreteras, que se invierta en educación y en el suministro de agua. Ni siquiera tenemos una planta de tratamiento de aguas residuales", señala María Patricia Arce Guzmán, quien no oculta su sentimiento de impotencia. "Es difícil crear conciencia sobre la importancia de invertir en algo que no aporta resultados inmediatos.

La situación, sin embargo, está cambiando lentamente, agrega con alivio. Los habitantes de Vinto pudieron constatar con sus propios ojos que los trabajos a lo largo del río Rocha resultan eficaces.

Protección contra inundaciones y contaminación

Después de la inundación de 2012 se amplió el lecho del río y se limpió de sedimentos, explica Nery Aruquipa Huari, ingeniero del Municipio de Cochabamba. Como resultado de los análisis de riesgo, se identificaron cinco puntos críticos a lo largo de los terraplenes. Uno de ellos se encuentra cerca de la pasarela peatonal de techo azul que conecta las dos orillas del río Rocha. Para hacer frente a la crecida que se produce durante las estaciones de lluvia, se reforzó el terraplén con piedras y una malla de alambre.

Malla metálica de protección en la ribera del río Rocha.

Malla metálica de protección en la ribera del río Rocha.

(swissinfo.ch)

Construir un enmallado de seis metros de alto y noventa de largo no fue difícil para Nery Aruquipa Huari, responsable de las obras. El agua del río, por el contrario, constituye el principal problema a tener en cuenta.

"El agua está contaminada con metales pesados, residuos industriales y fertilizantes químicos. Puede dañar significativamente las estructuras metálicas", señala. Para evitar la corrosión, el ingeniero boliviano ha diseñado un nuevo tipo de gavión, que en lugar de los clásicos alambres de zinc, se construye sobre la base de un cable de zinc y aluminio, protegido por una cubierta de PVC (policloruro de vinilo).

un hombre muestra un alambre

El ingeniero municipal Nery Aruquipa Huari, diseñó un nuevo tipo de red metálica de protección resistente a la corrosión.

(swissinfo.ch)

Menos problemas para los residentes

Dos de las cinco mallas protectoras fueron financiadas por Helvetas. Los otros dos gaviones correrán a cuenta del municipio de Vinto. La alcaldesa María Patricia Arce Guzmán, que dispone de un presupuesto anual de 65 millones de bolivianos (en torno a 9 millones de francos suizos) deberá convencer al resto de los miembros de la Junta de invertir 2 millones en la prevención de las inundaciones.

Sin duda, el éxito logrado durante el último periodo de lluvias, podrá ser un importante apoyo.  El nivel del río Rocha creció peligrosamente algunos metros, llegando casi a la pasarela peatonal. Sin embargo, los terraplenes resistieron y no se produjeron inundaciones.

río con aguas color marrón

En febrero del 2018, durante el periodo de lluvias, el río Rocha no se inundó como habitualmente sucedía.

(Patricia Uria)

María Patricia Arce Guzmán, sin duda, podrá contar con el apoyo de la comunidad instalada en la proximidad del río. Gracias al nuevo sistema de protección, señala, la vida a lo largo del río Rocha puede ser más tranquila.


Traducido del italiano por Sergio Ferrari

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes