Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

IMAGEN DE ARCHIVO: El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos. 18 de mayo 2017. Los vehículos blindados de Colombia estacionados en la frontera con Venezuela combaten el delito en base a acuerdos entre los dos países y continuarán ejerciendo control territorial, dijo el lunes el Gobierno de Bogotá en respuesta a un protesta de Caracas que calificó el hecho como una "provocación". REUTERS/Kevin Lamarque - RTX36HS2

(reuters_tickers)

BOGOTÁ, 22 mayo (Reuters) - Los vehículos blindados de Colombia estacionados en la frontera con Venezuela combaten el delito en base a acuerdos entre los dos países y continuarán ejerciendo control territorial, dijo el lunes el Gobierno de Bogotá en respuesta a un protesta de Caracas que calificó el hecho como una "provocación".

Las relaciones entre Colombia y Venezuela sufrieron un deterioro en las últimas semanas, después de que Bogotá se unió a un bloque de países de América Latina que han instado al presidente Nicolás Maduro a convocar elecciones para resolver una crisis interna que ha desembocado en protestas de la oposición en las que han muerto 46 personas en las últimas seis semanas.

"Las unidades militares colombianas que se encuentran en Paraguachón (La Guajira), cumplen una función de control del delito en la frontera", dijo un comunicado del Ministerio de Defensa que precisó que fueron desplegadas desde el 2015 con base en acuerdos entre autoridades militares de ambos países.

"Permanecerán haciendo ese control territorial de manera normal, de acuerdo con las funciones constitucionales de la Fuerza Pública", agregó el comunicado en respuesta al Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela que calificó la presencia de los blindados como una provocación "insólita e inadmisible".

El punto más álgido del reciente deterioro de las relaciones entre Bogotá y Caracas se produjo en abril cuando el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que la revolución bolivariana había fracasado.

En reacción, Maduro calificó a Colombia como "un Estado fallido", amenazó con revelar secretos del proceso de paz que firmó Santos con la guerrilla de las FARC y denunció un supuesto plan para asesinar a los dirigentes de ese grupo que está en proceso del abandono de las armas.

Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros en la que es frecuente el contrabando y el tráfico ilegal de drogas, armas y personas.

(Reporte de Luis Jaime Acosta. Editado por Luis Azuaje)

Reuters