Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Comenzó el debate en Porto Alegre

Ambiente de fiesta en la capital de Río Grande do Sul

(swissinfo.ch)

De la fiesta y la movilización callejera que marcaron la apertura, el Foro Social Mundial pasó al intercambio de ideas y contenidos.

Será una verdadera maratón de reuniones temáticas de cinco días. La aplicación de la Tasa Tobin a las transacciones financieras mundiales y el comercio mundial son dos de los tópicos centrales de este viernes.

No menos interesantes son las ponencias sobre el papel de las corporaciones multinacionales en la actual economía mundial, las experiencias sindicales que numerosos dirigentes compartirán en el Foro, o las perspectivas de una Economía Solidaria.

Considerando la ubicación geográfica de los centros de conferencias y de los talleres trabajo, los más de diez mil delegados en Porto Alegre librarán no sólo una carrera intelectual de largo aliento, sino también un ejercicio físico nada desdeñable.

Un verdadero ejercicio de reflexión y búsqueda, a decir del diputado nacional suizo Patrice Mugny, convencido de que «los movimientos sociales tienen propuestas alternativas que ofrecer, aunque es el poder de los Estados o de las instituciones financieras internacionales, el que, generalmente, no permite que esas propuestas se apliquen a la realidad».

Y una de esas 'utopías posibles', subyacentes como marco de todo el debate es, justamente, la iniciativa de presupuesto participativo aplicado en el Estado de Río Grande do Sul.

Se trata de un mecanismo de discusión-decisión democrática que permite a la ciudadanía, mediante un proceso de asambleas, decidir sobre el destino de una parte significativa de los recursos públicos.

«Este es un proceso (mecanismo) que está en sintonía con la promoción del desarrollo sostenible que buscamos realizar con nuestros proyectos» reconoce Mats Karlsson, vicepresidente de relaciones internacionales del Banco Interamericano de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD), primo regional del Banco Mundial.

Karlsson, al frente de una comitiva de su institución, participa como observador en el Foro Social Mundial, asistiendo este viernes a una conferencia-taller sobre «El Estado como inductor del desarrollo sostenible».

Su presencia, según analistas locales, indicaría un esfuerzo de los organizadores del FSM para abrir pasarelas de comunicación entre la sociedad civil y las instituciones financieras internacionales (...)

En un proceso nada fácil donde las desconfianzas de unos y otros son profundas, y donde la identidad entre Porto Alegre y el movimiento opuesto a la globalización neoliberal es evidente, la empresa no es sencilla, pero necesaria.

Américo Grundente, enviado especial a Porto Alegre

×