Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Comida rápida, eficiente y limpia

Utensilio expuesto en la muestra "Take away", en el Museo del Diseño, Zúrich. (Foto:www.museum-gestaltung.ch)

Frente a la agitación y rapidez de la vida moderna, comer en media hora, sobre el escritorio al lado del ordenador, parece ser la cosa más natural del mundo.

"Take away" es la muestra que en el Museo del Diseño de Zúrich aborda el tema.

En la era de la gran industrialización el estilo de vivir ha cambiado radicalmente para la inmensa mayoría. La movilidad se ha acentuado más, y almorzar a mediodía con cierta tranquilidad se ha convertido en un lujo.

Las nuevas tendencias de comer en una sociedad cuyo ritmo de vida general es acelerado es la problemática que aborda el Museo del Diseño de Zúrich, en la exhibición llamada ni más ni menos, "Take away".

En una sociedad de consumo como la nuestra, comer no representa ningún problema. Del sándwich a la hamburguesa, del 'kebab' al pedazo de pizza, todos llevan algo en una bolsa de papel o plástico para engañar el hambre.

De la gran urbe al campo

En esta exposición se tocan varios temas referentes al modo de alimentarse en la actualidad. Se presentan el conocido día de campo (picnic) y también el estilo de los japoneses, así como los utensilios que regresan con el consumidor cuando termina de comer (take back) y, por último, los objetos que se desechan (one way)

Sí, nada como el inglés con su capacidad de síntesis para expresar una actividad, una actitud, o simplemente para referirse a una comida rápida y práctica (fast food) y llevársela consigo (take away)

En la parte dedicada al famoso 'picnic' encontramos una gama impresionante de artículos para almorzar fuera de las grandes aglomeraciones, y pasarla bien.

Por ejemplo, están las mesas plegables y portátiles de diseños ingleses y alemanes de los años 50, muy prácticas para hacer un día de campo frente al lago, en el bosque o en las montañas. No faltan los cofres o maletines adaptados para llevar cómodamente dentro la vajilla bien ordenada, compuesta de platos de cerámica o de plástico, con vasos, cubiertos y tazas

Las botellas-termo para conservar el té caliente, en el caso de los ingleses, o el café, fueron una verdadera novedad para aquella época de la posguerra, en la que los hombres deseaban atrapar el tiempo perdido y disfrutar mejor la vida, comiendo en medio de la naturaleza.

Al modo de los japoneses

Entre los orientales las viejas tradiciones culinarias se conjugan con la forma de vida moderna, cada vez más acelerada en su loca carrera con el tiempo. En Japón, el 'sushi' es un plato tan popular que ha logrado imponerse hoy día en el menú de los restaurantes de Suiza y de Europa.

El llamado 'Bento' es otro buen ejemplo japonés. Se trata de una caja de madera ligera, con un diseño muy práctico, para transportar arroz, pescado y verduras.

El 'Bento' se compone de diferentes compartimientos en los que se guardan ordenadamente las distintas partes del almuerzo. En general, y siguiendo las normas de la tradición, son las madres las que preparan por las mañanas con productos frescos el 'Bento' para la familia.

No obstante, en los últimos años han empezado a aparecer en Japón tiendas donde se puede adquirir esta caja con alimentos ya preparados, listos para llevar. Digamos que el 'Bento' es la versión japonesa del Take away norteamericano.

Las culturas se mezclan, no existe una sola y única manera de alimentarse, sin embargo, todas no parecen dirigirse a lo que se come, sino a dónde y cómo.

En Suiza se han abierto una serie de restaurantes de autoservicio, como los de la cadena Migros y Silberkugel, cuyos objetivos inmediatos han sido ofrecer comida buena, rápida, limpia y a un precio módico. Otros son sólo lugares de contacto y encuentro para que los jóvenes se reúnan, como el McDonald's.

Listo para llevar

En el deporte, en el servicio militar, en las grandes excursiones, o en una buena parrillada en el jardín, el diseño de ciertos objetos para beber y comer de una manera más práctica y limpia se ha hecho indispensable.

En esta exhibición se presentan diseños especiales como las botellas de agua para los ciclistas, muy útiles si se participa en una competencia, las cantimploras para los alpinistas, las navajas para cortar, o los vasos y los cubiertos portátiles para los que aman las caminatas y van comiendo durante la marcha.

Estos utensilios indican cada vez más que los alimentos se hacen en movimiento, sea corriendo o volando por el aire, como las grandes cajas de metal que abundan en los aviones en cuyo interior se guardan los platos ya preparados para ser distribuidos entre los pasajeros.

Listo para desecharse

Estamos en la era del "úsese y tírese". Los vasos y tazas de plástico, las cucharillas para el helado, las servilletas, el envoltorio de las papas fritas, las bolsas de celofán, los platos de cartón, la bolsita de azúcar para el café. Una infinidad de cosas desechables que han dado lugar a otro gran problema, el de la basura.

En todas las ciudades suizas se han diseñados depósitos de metal muy grandes para la basura. Éstos están distribuidos en puntos estratégicos donde persisten aglomeraciones humanas y poder así controlar esta dura dificultad.

No obstante, el problema sigue latente. Cada día se recogen toneladas de desperdicios, que revelan una sociedad en la que todo se usa y se desecha.

La exhibición "Take away" en el Museo del Diseño de Zúrich estará abierta al público hasta el día 19 de marzo de 2006.

swissinfo, Araceli Rico, Zúrich.

Contexto

¿Sabía usted que la palabra picnic viene del francés? Pero, fue la burguesía inglesa la que desarrolló durante el siglo XVlll esta forma de pasear y comer en el campo.

Deseaban en cierta forma emular las fiestas que la aristocracia organizaba fuera y hacer este tipo de almuerzo en la naturaleza, pero prescindiendo de la servidumbre.

El cofre para el día de campo con su vajilla bien ordenada y distribuida en el pequeño espacio de una maleta, fue el regalo de bodas favorito durante los años 50 y 60 en Europa

Fin del recuadro

Datos clave

En Zúrich Niederdorf, barrio muy popular de esta ciudad, se han registrado de la Estación Central a la Catedral Grossmünster más de 21 puestos para adquirir comida de toda clase, lista para llevar.

La oferta es muy variada, desde las salchichas suizas, las hamburguesas norteamericanas, los rollos de primavera asiáticos, hasta las pizzas italianas, incluyendo las ensaladas biológicas para los que vigilan la buena salud y la línea.

Fin del recuadro


Enlaces

×