Con la UE, estamos de acuerdo en un punto: tenemos que salir de este callejón sin salida

ONG, periodistas y observadores somos testigos de esta crisis de solidaridad, que es el resultado de una deliberada política de obstrucción del derecho de asilo y de una negación de la dignidad humana.

Este contenido fue publicado el 30 septiembre 2020 - 09:44
Christine Jamet, directora de operaciones de Médicos Sin Fronteras, con sede en Ginebra

Los recientes incendios que han estallado en las últimas dos semanas en las islas de Lesbos y Samos han sido un terrible recordatorio de las consecuencias de políticas europeas inadecuadas, tanto desde el punto de vista logístico como humano. Incapaces de sacar conclusiones de un pasado reciente pero muy aleccionador, las autoridades griegas y europeas han continuado ciegamente en su empeño de criminalizar a los migrantes, presuntamente culpables de su propia supervivencia.

Del paraíso de Lesbos al infierno de Moria

A través de nuestras actividades médicas, estamos presentes en campos de refugiados en todo el mundo, a veces ubicados en áreas remotas y casi inaccesibles para la ayuda humanitaria. Por lo tanto, podemos testificar sin duda alguna que las condiciones de vida en estas islas griegas se encuentran entre las peores del mundo. Es una lástima que estos migrantes no sean los turistas a los que se les presentan los irresistibles encantos de las islas griegas y que desde hace cuatro años, el paraíso de las postales de Lesbos haya dado paso al infierno de Moria.

En 2016, el infame acuerdo entre la UE y Turquía institucionalizó el regreso de los refugiados a Turquía, mientras mantenía deliberadamente unas condiciones de vida degradantes e insalubres en los "puntos calientes" (hotspots) en islas griegas como Samos y Lesbos, con el objetivo de disuadir de buscar refugio en Europa a un mayor número de personas.

Hoy, con la UE, estamos fundamentalmente de acuerdo en un punto: esto debe terminar. El anuncio de un nuevo pacto europeo sobre migración el 23 de septiembre de 2020 es una rara oportunidad para lograrlo. Este "nuevo comienzo" prometido por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, podría ser una oportunidad para acabar con cinco años de sistemáticas medidas de contención y para planear una solución duradera y humana.

¿Cómo podría ser una nueva política migratoria?

Para empezar, el acto fundacional de este nuevo comienzo exige un pacto de solidaridad global que se extienda más allá de las fronteras de Europa, abarcando tanto a los países de destino como a los países de tránsito y origen. Concretamente, esto consistiría en desterrar las políticas de "disuasión", desarrollando vías seguras y legales para que las personas puedan buscar asilo.

En segundo lugar, mientras las personas esperan que se les conceda el estatuto de refugiado, se debería implementar un sistema que favorezca la acogida y no la detención. Esto significaría ver a los migrantes ante todo como víctimas, mientras que hoy se les considera más como delincuentes o criminales.

Por último, necesitamos un nuevo enfoque en la integración, que priorice el apoyo económico y social a los migrantes, independientemente de su situación. Tenemos que ofrecer una perspectiva mínima a las personas atrapadas entre un pasado destruido y un futuro incierto.

Hasta que esto no se haga a escala europea y más allá, seguiremos viendo, con incredulidad, cómo otros Aylans yacen en las playas, otros Óscares y Valerias [Óscar Alberto Martín Ramírez y su hija Valeria, de 23 meses, intentaron cruzar de México a Estados Unidos; sus cuerpos fueron encontrados en el Río Grande en junio de 2019] flotan en los ríos y cómo los Morias se envuelven en llamas.

Serie de opiniones

swissinfo. ch publica artículos de opinión escritos por colaboradores sobre una amplia gama de temas - temas suizos o que afectan a Suiza. La selección de artículos presenta una diversidad de opiniones para enriquecer el debate sobre los temas tratados.

End of insertion

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autora y no reflejan necesariamente la posición de swissinfo.ch. 

Christine Jamet

Christine Jamet es directora de operaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF), con sede en Ginebra.

End of insertion

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo