Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Consejo Nacional debate este miércoles la iniciativa "Sí a Europa"

Entrega en 1996 de las más de 100.000 firmas de ciudadanos que respaldan la iniciativa "Sí a Europa".

(Keystone)

Muy pocas iniciativas populares han despertado tanto interés previo a su consideración en el Parlamento como la denominada "Sí a Europa". Los miembros de las dos cámaras deciden en la actual sesión estival el camino a seguir.

No es para menos, porque se trata de establecer hasta dónde puede ir el Gobierno federal en la aplicación de su política europea y de ver si conviene fijar un plazo al proceso de adhesión a la Unión Europea (UE).

La iniciativa "Sí a Europa", presentada en julio de 1996, pretende, en resumen, obligar al Gobierno a negociar inmediatamente con Bruselas sobre el eventual ingreso de Suiza a la Unión de los Quince.

Esta inquietud se remonta a 1992, año en el que el electorado helvético dijo "no" al Espacio Económico Europeo, considerado entonces como la antesala de la UE.

Ese resultado abrió una brecha entre la Suiza de expresión alemana, mayoritariamente opuesta al ingreso en el EEE, y la Suiza francófona, partidaria de una adhesión a la UE.

Esa brecha, el denominado "Röschtigraben" (en alusión a un plato típico de la Suiza alemana), tiende a cerrarse gradualmente como consecuencia de la nueva política de acercamiento a la Europa comunitaria.

En ese marco se inscribe el "sí" inequívoco a los siete acuerdos bilaterales entre Suiza y la UE, expresado en las urnas el 21 de mayo pasado. Desde entonces ha disminuido la euforia de los europeístas incondicionales.

Si damos crédito a los sondeos de opinión recientes, la mayoría de los 246 parlamentarios optará por la contrapropuesta indirecta que el gobierno federal presentó en 1999 en forma de decreto.

En ella el Ejecutivo retiene la adhesión de Suiza a la UE como objetivo estratégico sin fijar una fecha determinada.

Es cierto que la iniciativa "Sí a Europa" cuenta con el respaldo de la Comisión de Asuntos Exteriores del Consejo Nacional (cámara baja), pero parece condenada al fracaso en el pleno.

Igual suerte correría en el Consejo de los Estados (Senado).

No cabe duda que las intervenciones en ambas cámaras del Parlamento federal subirán de tono en más de una oportunidad.

Juan Espinoza


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×