Navigation

Skiplink navigation

¿Las aplicaciones de rastreo son válidas contra la pandemia?

Además de las medidas de higiene, las aplicaciones móviles de rastreo se consideran un instrumento importante para frenar que se propague la pandemia de COVID-19. Keystone / Laurent Gillieron

Con la llegada de la segunda ola de coronavirus, las autoridades suizas e internacionales insisten en la importancia que el rastreo digital de contactos tiene para limitar que el virus se propague.   

Este contenido fue publicado el 26 octubre 2020 - 11:00
Sara Ibrahim

“La situación es grave, muy grave”, según declaró el ministro de Sanidad Alain Berset en la reunión que el Gobierno y los dirigentes de los cantones celebraron en Berna el 15 de octubre para analizar la evolución de la crisis sanitaria. Desde el 5 de octubre el número de infecciones ha aumentado considerablemente en Suiza, llegando a más de 3 000 nuevos casos cada día.    

El coronavirus está llamando a nuestras puertas por segunda vez y exige que se cumplan las medidas sanitarias de manera meticulosa. En este contexto, la presidenta de la Confederación, Simonetta Sommaruga, y Alain Berset han vuelto a insistir en que el rastreo digital de los contactos es una herramienta esencial para frenar que el virus se propague. Y han invitado a la población a descargarse y utilizar la aplicación suiza SwissCovid. Esta solución, sin embargo, suscita controversias y –al igual que en otros países europeos– se teme que fracase.

Balance y novedades de la aplicación SwissCovid

Hasta la semana pasada, unos 2,5 millones de personas se habían descargado la aplicación. Lejos del 60% de usuarios que algunos académicos consideran necesario para garantizar la eficacia del rastreo. Sin embargo, según el jefe de la división de Transformación Digital de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP), Sang-il Kim, “tenemos pruebas de que la aplicación funciona”.

Desde junio, más de 100 personas han dado positivo tras una advertencia de la aplicación, cuenta. Últimamente, SwissCovid también ha visto un aumento exponencial en el número de notificaciones seguidas de llamadas a líneas de asistencia especializadas, que se han duplicado, en tan solo una semana.

“Según nuestros indicadores, sabemos que la semana pasada del 12 de octubre unas 300 personas fueron alertadas por la aplicación, mientras que la semana pasada ese número ha aumentado a más de 600 personas. El crecimiento del virus es exponencial y la situación se está volviendo dramática”, advierte Sang-il Kim, que añade que pronto se pondrá en marcha otra campaña para concienciar a la población sobre la importancia de utilizar este instrumento de vigilancia.

Además, la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) trabaja en una nueva aplicación que utiliza un código QR para rastrear la presencia de grupos de personas en lugares como restaurantes, bares, fiestas privadas y enviar notificaciones individuales a quienes hayan compartido espacio con una persona infectada. Al igual que SwissCovid, este sistema, denominado “CrowdNotifier” (notificador de multitud), se basa en un protocolo descentralizado y respetuoso con la privacidad. Sin embargo, permite que se envíen notificaciones anónimas a todas las personas que han estado en presencia de una persona enferma, y no solo a quienes hayan permanecido a menos de 1,5 metros de distancia durante al menos 15 minutos.   

“Con esta aplicación queremos proponer un protocolo criptográfico que permita una comunicación extremadamente eficaz con las autoridades públicas y todas las personas presentes en un determinado evento, garantizando al mismo tiempo el respeto de la privacidad de los usuarios”, explica Edouard Bugnion, vicepresidente de Sistemas de Información de la EPFL y miembro del grupo de trabajo científico nacional COVID-19. Una solución que pretende reforzar las estrategias para luchar contra la propagación del virus. “Pero la combinación de diferentes medidas sigue siendo el cóctel que ofrece los mejores resultados”, comenta Edouard Bugnion.

No hay fórmulas mágicas

No existe una fórmula mágica contra el virus, pero las autoridades (tanto en Suiza como en el extranjero) insisten en que hay que combinar los gestos de barrera, el rastreo de contactos y la cuarentena. El 14 de octubre, en una entrevista seguida por más de 20 millones de espectadores, el presidente francés Emmanuel Macron admitió públicamente que la aplicación StopCovid no funcionaba y que a partir del 22 de octubre sería sustituida por una nueva versión denominada “Tous anti-Covid”. Emmanuel Macron subrayó el fracaso de la aplicación francesa respecto a los sistemas desarrollados por sus vecinos británicos y alemanes. Asimismo, y refiriéndose al número de notificaciones que sigue siendo bajo en toda Europa, recalcó que “nadie ha podido convertirlo en un verdadero instrumento de alerta”.

Ante el aumento de la cantidad de casos, el primer ministro italiano Giuseppe Conte también recordó la importancia del rastreo digital como medida para combatir el virus. “La aplicación facilita la localización de contactos y, aunque es opcional, es una obligación moral contribuir a este programa”, dijo a principios de octubre, al lanzar una campaña para promover la difusión de la aplicación Inmuni.

“La aplicación no nos salva de la pandemia, pero a diferencia de la localización manual de contactos, proporciona un sistema de alerta y control más rápido, más económico y menos intrusivo. Descargarlo es, por lo tanto, un acto de responsabilidad y sentido cívico”, observa Ciro Cattuto, coordinador del subgrupo “Tecnologías para gestionar las emergencias” dentro del grupo de trabajo creado por el ministerio de Innovación italiano.

Cattuto también cita un estudio publicado por “colegas suizos” –entre los que se incluyen los ya conocidos nombres de Marcel Salathé y Carmela Troncoso– que muestra que la vigilancia digital está empezando a dar frutos con menos del 60% de uso y que su eficacia se aproxima a la del método manual. “Esto demuestra que las aplicaciones, si están bien integradas en los sistemas nacionales de salud como en el caso de Suiza, son más eficaces. El umbral del 60% fue una mala interpretación de un estudio publicado por la Universidad de Oxford”, afirma Ciro Cattuto.

Diálogo entre aplicaciones

En este conglomerado de sistemas, reglas, umbrales y recomendaciones, falta todavía un punto fundamental: la interoperabilidad entre las diferentes soluciones. Con la publicación en mayo de las directrices para las aplicaciones europeas de rastreo de contactos, la Comisión Europea, coordinada por una red de Estados miembros conocida como la “Red e-salud”, ha tomado esa dirección.

El 14 de septiembre se comenzó a probar la creación de un portal europeo que asegure el diálogo entre las distintas aplicaciones. Participaron países como la República Checa, Dinamarca, Alemania, Irlanda, Italia y Letonia. Italia anunció que, el 19 de octubre, su aplicación Immuni comenzaría a interactuar con las soluciones desarrolladas en Irlanda y Alemania a través del portal europeo. “Es un proceso muy interesante que nos ha traído hasta aquí”, comenta Paolo de Rosa, director de Tecnología del departamento italiano de Transformación Digital.

Paolo de Rosa elogia los méritos de este sistema, que permite una comparación constructiva entre las diferentes aplicaciones adoptadas en Europa. “Todo el mundo ha podido aprender de sus errores y resolver problemas comunes de una manera más estructurada, incluyendo los dos fabricantes de sistemas operativos, Google y Apple”, añade.

¿Y qué pasa con Suiza? “Estamos a pocas semanas de una solución”, declara Bugnion. Quien señala que la Confederación está trabajando activamente con 12 países europeos en una solución de interoperabilidad. Sin embargo, falta un acuerdo político bilateral o multilateral que aclare la cuestión del perímetro de las fronteras entre los países. Una cuestión que probablemente se inscriba en el contexto más amplio de la difícil negociación del acuerdo marco institucional entre Suiza y la Unión Europea. Francia, en cambio, ha optado por una solución centralizada incompatible con otros sistemas.

Traducción del francés: Lupe Calvo

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo