Navigation

Cómo ahorrar dinero en Suiza

Una paloma bebe frente al monumento a Guillermo Tell en Altdorf, cantón de Uri. El agua de las numerosas fuentes del país es potable, a menos que se indique lo contrario. Keystone

No puede negarse que Suiza es un país caro pero pueden conseguirse algunas ofertas, si se sabe dónde buscar. Recogemos los consejos de nuestra comunidad de Facebook.

Este contenido fue publicado el 08 julio 2019 - 11:00

Los lectores a menudo se quejan de lo caro que resulta Suiza, y hemos escrito muchas historias sobre este tema, como cuando comparamos el precio de la cesta de la compra en los supermercados suizos y franceses.  

Así que nos hemos preguntado, ¿existe la Suiza barata? A través de Facebook les hemos preguntado a los lectores cómo hacen para ahorrar. También añadimos algo de cosecha propia.    

Hemos dividido las partidas en ámbitos que afectan tanto a los visitantes como a los locales.

Viajes

El precio de los billetes de transporte público puede ser chocante, especialmente para las personas acostumbradas a conducir. Merece la pena consultar el Swiss Travel PassEnlace externo, tal y como recomienda Sherwin, un lector de swissinfo.ch.

El Swiss Travel Pass de segunda clase cuesta entre 225 y 485 francos (entre 228 y 491 dólares), y permite hacer un número ilimitado de viajes en transporte público por toda Suiza (incluyendo algunos barcos y un par de líneas de montaña) en un período que va de 3 a 15 días consecutivos. Lo que realmente no tiene precio es poder subir y bajar sin preocuparse de haber comprado el billete correcto.

Contenido externo

Para las excursiones, los Ferrocarriles Federales Suizos también ofrecen en trenes menos populares los billetes SupersaverEnlace externo, así como otros especiales de RailAwayEnlace externo que combinan la entrada a una atracción con el ticket para llegar hasta ella.   

Sin embargo, si usted se aloja en un hotel y no piensa realizar muchas excursiones, es posible que encuentre una tarjeta de la ciudad que se adapte mejor a sus necesidades, como señaló el lector Miguel.

Contenido externo

Los hoteles de lugares como BasileaEnlace externo, BernaEnlace externo, GinebraEnlace externo, InterlakenEnlace externo, LucernaEnlace externo, MontreuxEnlace externo, San GaloEnlace externo y TesinoEnlace externo ofrecen tarjetas de visitante que garantizan el tránsito local gratuito y descuentos en museos y otras atracciones.

Mientras tanto, la tarjeta Zürich CardEnlace externo, para uno o tres días de viajes locales sin límite así como entradas gratuitas o con descuento a numerosas atracciones, cuesta entre 27 y 53 francos.

Además, varios lugares de Suiza ofrecen, como parte de un proyecto para integrar a las personas en el lugar de trabajo, alquiler gratuito de bicicletas. Principalmente en la región francófona. También existe una sucursal de SchweizRolltEnlace externo en Zúrich.

Actividades

Nadar: Muchas comunidades ofrecen lugares gratuitos o muy baratos para refrescarse en verano. En Berna, por ejemplo, las zonas de baño de MarziliEnlace externo y LorraineEnlace externo, a orillas del río, son gratuitas. Estas zonas incluyen el uso de sus piscinas, baños y duchas. Por 2-5 francos pueden alquilarse taquillas y sombrillas. Puede llevarse su comida o utilizar los restaurantes de comida sencilla que hay allí.  

Vita ParcoursEnlace externo: ¿Quién necesita un abono de gimnasio cuando en los bosques existen infraestructuras para mantenerse en forma? Hay unos 500 de estos senderos (cada uno con 15 estaciones de ejercicio) esparcidos por toda Suiza y no se paga por usarlos.

Festivales de música: ¿Qué tal tres noches de conciertos al aire libre por 10 francos o nueve por 20 francos? Estas son las tarifas de los festivales de música Buskers BerneEnlace externo y Blue BallsEnlace externo de Lucerna. Los visitantes portan un brazalete o un pin para demostrar que han pagado. Sin embargo, muchos de los conciertos en interiores y exteriores del Festival de Jazz de MontreuxEnlace externo son gratuitos.

Lectura: Durante todo el año, cualquiera puede entrar a una biblioteca (donde a menudo hay grandes secciones en inglés) y explorar gratis. En verano, muchas bibliotecas mantienen pequeñas sucursales en los parques.

Abierto para todo el mundo: una minibiblioteca en un parque en Davos swissinfo.ch

Algunas bibliotecas animan a los lectores a intercambiar libros entre sí (tomar un libro, dejar un libro, en cualquier idioma). Algo que también ocurre en los quioscos de prensa y librosEnlace externo que habitualmente hay en las estaciones de tren suizas.

Comida y bebida  

Probar la cocina local suele ser uno de los placeres al viajar, pero ¿qué hacer cuando los precios son mucho más altos de lo que uno está acostumbrado?  

En Suiza el almuerzo suele ser mucho más barato que la cena gracias a las promociones diarias que ofrecen muchos restaurantes. No es raro que los días laborables a mediodía los restaurantes sirvan una ensalada o sopa junto con el plato principal, muchas veces por un precio más bajo que el que tendrían ambos si se compraran más tarde en el día.

Meridiano en Berna, por ejemplo, con estrella Michelin, para el almuerzo sirve un menú de dos platos por 36 francos y de tres platos por 43 francos, en el mismo ambiente en el que una cena de cuatro platos cuesta 120 francos.   

Como una forma de comer por menos en Suiza, varios lectores sugieren el picnic. Natalie, por ejemplo, dice que su primera parada es la cadena de supermercados suiza MigrosEnlace externo.

Contenido externo

Y Ainon señala que el picnic también es una buena manera de disfrutar al aire libre.

Contenido externo

Para ese picnic usted puede conseguir algunas gangas que también ayudan a contrarrestar el desperdicio de comida. La aplicación internacional Too Good To GoEnlace externo (normalmente a última hora del día o en horas de menor consumo para las comidas) permite recoger de los restaurantes participantes porciones que no se han vendido, de pasta, sushi o pastelitos, por ejemplo.     

Y durante todo el día, los ÄssBarEnlace externo (juego de palabras en alemán suizo para denominar “bar con comestibles”) sirven los sándwiches de la víspera, ensaladas, postres y otros caprichos. Sus diez sucursales en la Suiza alemana y francesa venden lo que sobra en varias panaderías y cafés, y por lo general hay espacio para sentarse y comer en el lugar.  

Los supermercados suizos suelen ofrecer ofertas de última hora en los artículos cercanos a la fecha de caducidad. Generalmente en las horas antes de cerrar, especialmente los sábados, ya que la mayoría de las tiendas no abren los domingos.

Recargas gratis

Acompáñelo todo con agua de cualquiera de las numerosas fuentes o grifos del país. Es gratis. Eso sí, no olvide llevar su propia botella. Si el agua no es apta para el consumo (como la de los baños de los trenes) estará indicado.

Si está en un restaurante, pida agua del grifo. Puede que le cobren algo por el personal que sirve y lava los vasos, pero aún así será más barato que el agua embotellada que se ha transportado en camión.

¿Necesita una botella o un termo para el agua gratis o las bebidas calientes que se venden con descuento si usted aporta el vaso? Los minoristas suizos realizan importantes ventas de liquidación en los meses de enero y julio. Encontrará con descuentos desde artículos para el hogar y electrónica hasta cosméticos y ropa de temporada.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.