Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Couchepin aboga por una Suiza más abierta

Pascal Couchepin responde a los periodistas de swissinfo.

(swissinfo C Helmle)

El nuevo presidente de Suiza está convencido de que el país debe sumarse a la Unión Europea, pero con un proceso de pasos cortos.

Pascal Couchepin expresó tal concepto en una entrevista exclusiva con Imogen Foulkes y Olivier Pauchard, de swissinfo.

El ministro del Interior, Pascal Couchepin, asume por primera vez la presidencia (rotativa en la Confederación Helvética), tras un año de relaciones incómodas entre la Unión Europea y Suiza a raíz del secreto bancario.

A pesar de las amenazas con sanciones, Berna mantuvo con firmeza su negativa a entregar informaciones de cuentas abiertas por ciudadanos comunitarios en bancos helvéticos. En cambio propuso aplicar y retener en la fuente 35% de tasa tributaria a los intereses obtenidos por ese tipo de ahorros.

Al no ponerse de acuerdo sobre una forma de lucha contra la evasión fiscal - en el plazo que se habían fijado-, los ministros de finanzas de la UE decidieron, a principios de diciembre, llevar el asunto a la mesa de debate del 2003.

Por otra parte, Couchepin toma el timón del Ejecutivo poco después de una votación nacional que por estrecho margen se opuso a endurecer la ley del asilo. No obstante, casi uno de dos electores respaldó el referendo promovido por la derechista Unión Democrática de Centro,(UDC). He aquí el contenido de la conversación con el presidente de Suiza:

swissinfo: ¿Qué importancia asigna a la presidencia de Suiza, considerando que rota anualmente entre los siete miembros del Gabinete?

Pascal Couchepin: Es importante, porque el presidente de la Confederación dirige las sesiones del Gobierno y se encarga de mantener la atmósfera favorable entre sus integrantes. Cumple asimismo más papeles representativos que los otros miembros del Gobierno. En esa condición visitaré países amigos y recibiré a los huéspedes extranjeros, junto con mis colegas, pero asumiendo el rol encomendado al presidente de la Confederación.

swissinfo: ¿Cuáles son sus objetivos para el 2003?

P.C.: El objetivo esencial, compartido con quienes fueron presidentes de Suiza, es fortalecer la cohesión nacional, la comprensión entre las regiones lingüísticas, evitar que los conflictos sociales degeneren sin razón y, como dije en reiteradas ocasiones, hacerlo de tal manera que los suizos conserven la mirada condescendiente recíproca. Que un suizo difiera de opinión no lo convierte en enemigo del otro, cuanto más en un adversario político, pero un suizo nunca puede ser enemigo de otro suizo.

swissinfo: A propósito de diferencias lingüísticas, en el extranjero sorprende a veces que aquí se hablen tres y hasta cuatro idiomas. ¿Qué opinión tiene Usted de la enseñaza de ellas y de la prioridad dada al inglés?

P.C.: Es erróneo pensar que los suizos hablan dos o tres idiomas. Muchos hablan sólo uno. Suiza no es un país donde todos hablan varias lenguas. Es un país donde coexisten varias lenguas. Eso es muy diferente. Algunas veces, el nivel de los conocimientos lingüísticos en Suiza no es más elevado que en otros países con un solo idioma.
En cuanto al aprendizaje del inglés, es mejor aprender inglés con entusiasmo que una lengua nacional sin ganas. No obstante, deseo firmemente que si el inglés es la primera lengua enseñada, la segunda sea una nacional.

swissinfo: Cuando otros países miran a Suiza advierten que estando en el centro de Europa no es miembro de la Unión Europea. A diez años del rechazo al Espacio Económico Europeo, ¿cómo ve esa relación y el avance a la adhesión?

P.C.: Bueno, en los numerosos viajes que hice en los últimos años a países del mundo, varios presidentes y ministros me preguntaron por qué no somos miembros de la Unión Europea. Tras escuchar las razones, algunos las comprendían y juzgaban adecuada nuestra posición con respecto a la UE; pero a otros les sorprendía (la actitud). La mirada exterior a Suiza no siempre es negativa porque no pertenezca a la UE. Creo que seremos, tendremos que ser miembros de la UE, pero dando pasos pequeños, conforme a nuestro sistema político de democracia directa. Es decir que las decisiones sobre la adhesión o la ausencia de la UE serán consultadas al electorado nacional. Para ganar hay que solucionar varios problemas y resolviendo algunos inconvenientes parciales será posible formular la pregunta central: ¿Quiere ingresar (en la UE)?

swissinfo: ¿Qué hay en torno al secreto bancario, la retención impositiva, la evasión fiscal, etc? Usted también abordó discusiones difíciles en Bruselas.

P.C.: Hemos propuesto una solución muy generosa con la aplicación y la retención de un impuesto a los haberes de ciudadanos comunitarios en Suiza. Pero no estamos de acuerdo en suprimir el secreto bancario, porque integra nuestro modo de interpretar las relaciones entre el Estado y la persona privada. Estamos convencidos de que nuestra proposición es generosa y buena como para ser aceptada. Esperamos que sea así.

swissinfo: En el debate previo al referendo de noviembre sobre la revisión de la ley del asilo, se dijo que el gobierno restó prioridad al asunto. ¿Es necesario hacer más para desvirtuar lo señalado por la (derechista) Unión Democrática de Centro?

P.C.: En los últimos meses hemos realizado una campaña sobre la nueva ley del asilo, y es cierto que ganamos por un margen muy estrecho. Eso quiere decir que muchas personas en Suiza quieren aumentar los medios para resolver este problema. Pero no atañe sólo Suiza, sino a todos los países de Europa. En Suiza tenemos un problema específico porque ya tenemos un alto número de extranjeros - casi 20% de la población es extranjera -, y eso significa que un flujo suplementario de extranjeros en un país como el nuestro podría provocar más disturbios que en otros con poca población foránea. Por eso debemos ser muy cuidadosos y probablemente elevar las posibilidades de expatriar a los falsos refugiados que no vienen a Suiza por razones políticas, sino económicas.

swissinfo: Una de las razones de tan alta proporción de extranjeros es la rigidez de sus leyes de naturalización. El Parlamento tratará en 2003 una para facilitar la nacionalización. ¿Cree que será aprobada?

Sí. Estoy convencido de que esa ley no es extraordinaria ni revolucionaria. Queremos permitir a las personas de padres nacidos en Suiza, la adquisición automática de la ciudadanía suiza. Eso no es extraordinario, y es muy probable que lo consigamos, aunque no será fácil, porque se trata de una decisión simbólica.

swissinfo: Para concluir con la política interior, Usted será presidente de la Confederación en el 2003, y además cambia al recargado Ministerio del Interior, cuyo expediente más pesado es el del Seguro Médico. La tarea parece enorme.

P.C.: Espero tener salud para soportar esa carga, y contar con el apoyo de mis colegas. En el transcurso (del trabajo) veré si he prejuzgado mis fuerzas. Espero que no sea el caso.

swissinfo: El expediente del Seguro Médico ha sido motivo de crítica durante años, y a veces se han emitido juicios severos contra Ruth Dreifuss (Ministra del Interior saliente). ¿Cómo ve Usted las cosas, qué se debe hacer?

P.C.: Primera constatación: el sistema de salud suizo funciona bien en su conjunto. Algunos sistemas de salud extranjeros están al borde del colapso. Ese no es el caso en Suiza. Los seguros médicos no están en bancarrota y en general disponen de reservas. La calidad de la atención es remarcable, como lo es el acceso de todos al cuidado médico, sin estar en función de los ingresos,
sino las necesidades médicas y sanitarias (de la persona). Pero este sistema tiene un costo que crece rápidamente en los últimos años. De modo que el problema está en la capacidad para sufragar los costos del sistema de salud. Ahí es donde se impone la reflexión. Nadie pretende reducir las primas del seguro médico, pero yo aspiro -como la mayoría de los responsables políticos de este país-, a frenar el alza de los costos de la salud, y a lograr que el sistema siga estando al alcance de todos.

swissinfo: Finalmente, ¿tiene Usted alguna tarea u objetivo particular que desee realizar en el año 2003?

P.C.: Bueno, cuando los periodistas formulan esa pregunta suelo citar la respuesta empleada alguna vez por el ex primer ministro británico, Edward Heath. Si no me equivoco, decía: "hechos, hechos, hechos". Debemos estar en condiciones de responder a los hechos que en este momento son imprevisibles. Mi meta para el 2003 es estar a la altura de todos los acontecimientos que sin duda afrontaremos. Ese es mi mayor reto.

Swissinfo/Imogen Foulkes y Oliver Pauchard.

Contexto

La presidencia en la Confederación Helvética dura un solo año. Los siete miembros del Gabinete se alternan en la función rotativa.
El presidente de turno sigue al frente de su ministerio y no está investido con poderes especiales. Su papel es fundamentalmente honorífico y protocolar (Visitas de Estado, saludos de Año Nuevo, etc.)
Pascal Couchepin nació el 5 de abril en Martigny, cantón del Valais. Es miembro del Gobierno Federal desde marzo de 1998. Ocupa la cartera de Economía, pero a partir del 1 de enero se hará cargo de la del Interior.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×