Ahora es la economía lo que inquieta más a los suizos

Muchos suizos desearían la reapertura de las tiendas, según una encuesta de opinión. Keystone/Georgios Kefalas

La preocupación por una crisis del sistema de salud suizo debido a la pandemia de coronavirus empieza a ceder el paso a la inquietud sobre la economía, según una encuesta de opinión a nivel nacional.

swissinfo.ch/urs

El más reciente sondeo efectuado por encargo por la Sociedad Suiza de Radio y Televisión (SRG SSR) muestra también que la gran mayoría de los suizos siguen las medidas adoptadas por el Gobierno, pero parecen ser cada vez más impacientes.

“Los encuestados dijeron que toman en serio las regulaciones sobre el distanciamiento social”, señala Michael Hermann, director del instituto de investigación Sotomo, que llevó a cabo el estudio. “Pero al desaparecer la amenaza inmediata para la salud, las personas comienzan a sentir picazón en los pies e incluso a aburrirse”.

La encuesta, publicada el martes, revela que más de nueve de cada diez personas salieron de sus hogares desafiando regularmente las recomendaciones del Gobierno, pero esa cifra es algo engañosa, advierte Hermann.

Una mirada más cercana revela que los encuestados mayores se abstuvieron de ir de compras y redujeron drásticamente el contacto personal con amigos y familiares. Además, se ha producido una caída dramática en el uso del transporte público en Suiza.

Cambio de humor

La evaluación del peligro personal presentada por el virus se ha mantenido prácticamente sin cambios en comparación con una encuesta anterior publicada hace dos semanas.

Pero las preocupaciones sobre un colapso del sistema de salud del país parecen haber disminuido. Casi el 70% de las personas encuestadas se muestran optimistas respecto a que los hospitales suizos pueden hacer frente a la cantidad de pacientes. Esa cifra era del 25% en marzo.

Tres semanas después de que se adoptaran medidas que dejaron en suspenso la vida pública, incluidas restricciones de libertades personales y un bloqueo parcial de la economía, un número creciente de personas señala que les gustaría ver una flexibilización en las reglas.

La reapertura de las tiendas con productos no esenciales es lo primero de la lista, antes de las llamadas a reanudar clases presenciales en las escuelas.

Sin embargo, la exhaustiva encuesta encuentra diferencias significativas entre los suizos de habla alemana (mayoría) y aquellos de expresión francesa e italiana.

“En general, la brecha virtual entre las regiones se ha reducido notablemente en lo que se refiere a la confianza en el Gobierno suizo, pero se avecinan conflictos sobre la reapertura de las escuelas y tiendas”, dice Hermann.

En la primera encuesta, realizada en línea el mes pasado, las personas interrogadas de las regiones de habla francesa e italiana fueron mucho más críticos con el Gobierno por su supuesta respuesta lenta e inadecuada a la epidemia.

Más del 40% de los encuestados, especialmente en la parte de habla alemana del país, quiere que el Gobierno alivie las restricciones después del 19 de abril, cinco semanas después de que se decretaran como parte de los poderes especiales del Gobierno federal.

Solamente el 13% se pronuncia a favor de endurecer las medidas y el 37% dice que las restricciones actuales deberían mantenerse tal cual.

Las regiones más afectadas por la epidemia (el Tesino, limítrofe conItalia, y el oeste de Suiza, con lazos culturales con la vecina Francia) favorecen una política más dura, que limite notablemente el acceso a ciertos puntos turísticos durante las vacaciones de Pascua.

Lo más sorprendente es el hecho de que los encuestados más jóvenes también están de acuerdo con un enfoque de mano dura del Gobierno, mientras que la generación anterior espera regulaciones más liberales.

“Parece que las personas mayores comienzan a perder la calma y el aplomo”, subraya Hermann. “Quieren recuperar su libertad, lo que añadirá presión al Gobierno”.

Se pueden encontrar diferencias similares sobre una propuesta para que el uso de mascarillas protectoras sea obligatorio en las tiendas.

El tema de las mascarillas protectoras ha sido controvertido desde que la pandemia de Covid-19 llegó a Suiza a finales de febrero. Mientras las autoridades de salud mantienen su duda sobre los efectos prácticos de su empleo, los científicos están divididos en medio de persistentes rumores de escasez de material médico.

Por otra parte, dos de cada tres encuestados dicen estar dispuestos a usar una aplicación de seguimiento de contactos para ayudar a detener la propagación del COVID-19.

El resultado es alentador, dice Hermann, pero admite que el Gobierno tendrá aún un largo camino por recorrer para convencer a un número suficientemente grande de ciudadanos de que participen en un proyecto voluntario.

Detalles de la encuesta

La encuesta en línea se basa en las respuestas de 29 891 encuestados mayores de 15 años en todo el país.

Se efectuó entre el 3 y el 6 de abril.

El margen de error es de +/- 1,2%.

Es la segunda de una serie de encuestas en torno a la pandemia de coronavirus realizadas por el instituto de investigación Sotomo por encargo de la SSR/SRG, empresa matriz de swissinfo.ch.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo