Pymes suizas acceden a préstamos baratos

Los comercios de productos no esenciales han tenido que cerrar sus puertas. Keystone / Laurent Gillieron

Las pequeñas y medianas empresas pueden acceder desde este jueves a préstamos “baratos” para hacer frente a sus gastos de manera inmediata y enfrentar la crisis del coronavirus.

Este contenido fue publicado el 26 marzo 2020 - 10:45
swissinfo.ch

Suiza presentó el miércoles su programa de refinanciación Covid-19 (CRF), diseñado para proporcionar prestamos de emergencia a las empresas con problemas de efectivo. Los empréstitos de hasta 500 000 francos no tendrán intereses, aquellos por cantidades superiores (hasta 20 000 millones), una tasa de 0.5%.

Contenido externo

La medida permitirá a las empresas tener acceso a dinero barato para pagar sus facturas inmediatas. Como resultado de las medidas de protección contra la pandemia del COVID-19, comercios y servicios no esenciales han tenido que suspender sus labores, así como sectores de manufactura.

Los economistas advierten de una recesión inevitable como resultado de las medidas extraordinarias.

La semana pasada, el Gobierno aumentó su financiamiento de emergencia de 10 000 millones de francos a 42 000 millones. Alrededor de 14 000 millones serán destinados al pago de salarios de labores a tiempo parcial y 20 000 millones a préstamos garantizados (medida que entra en vigor este jueves 26.03) y más fondos para industrias específicas.

El Estado suizo garantizará a la totalidad de los préstamos de hasta 500 000 francos y al 85% de montos mayores. Los bancos comerciales asumirán el 15% restante del riesgo. El Banco Nacional Suizo (BNS) proporcionará el efectivo al que pueden acceder las empresas mediante un proceso de solicitud en línea.

“Las empresas afectadas pueden solicitar a sus bancos una línea de crédito que represente un máximo del 10% de su facturación anual y no más de 20 millones”, precisó el Gobierno. “Se deben cumplir ciertos criterios mínimos. En particular, la compañía debe declarar que está sufriendo reducciones sustanciales en la facturación debido a la pandemia del COVID-19”.

La federación suiza de empresas de negocios acogió con beneplácito el establecimiento de la línea de crédito y dijo que “evitaría una reacción negativa en cadena”.

El banco Credit Suisse emitió un comunicado en el que indica que no quiere obtener ingresos de este programa. “Sin embargo, si ese fuera el caso, donaremos cualquier ganancia neta generada a proyectos para apoyar a las empresas suizas que enfrentan dificultades”.

Cualquier abuso será castigado

El miércoles, el ministro de Finanzas, Ueli Maurer, dijo que confiaba en que los propietarios de las compañías no abusarían de la línea de crédito barata. Pero advirtió sobre posibles multas de 100 000 para cualquiera que se aprovechara injustamente de la oferta.

Maurer también dijo que se contemplará un mayor apoyo financiero para las empresas más grandes.

El BNS también recomendó una suspensión temporal del amortiguador de capital anticíclico que obliga a los bancos a reservar miles de millones de francos frente a posibles impagos de préstamos hipotecarios. Ello, para permitir que los bancos liberen más capital.

Credit Suisse emitió también este miércoles un informe que concluye que “la crisis del coronavirus no pondrá de rodillas al mercado inmobiliario suizo”. Esto se debe principalmente a que el Gobierno ha prometido cubrir una gran parte de los ingresos familiares perdidos por la crisis pandémica.

“Aunque ciertamente habrá algún daño, se limitará en gran medida a los segmentos de bienes raíces comerciales, especialmente el mercado de espacios comerciales y la industria hotelera”, indica el informe.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo