Navigation

Críticas a la política ambiental

Las zonas de velocidad reducida, un signo positivo, dicen ecologistas. Keystone

Las organizaciones ecologistas analizaron los aciertos y fracasos de los parlamentarios en esta 46º legislatura, en torno a la defensa del medio ambiente.

Este contenido fue publicado el 14 agosto 2003 - 20:38

El recuento se presenta justo antes del término de este periodo legislativo 1999-2003.

Diversas organizaciones ecologistas presentaron un balance sobre las tareas del gobierno federal en torno a la protección ecológica en los últimos 4 años.

La evaluación se realizó con motivo del término de este periodo administrativo de 4 años.

Sin embargo, los temas principales abordados en la exposición giraron en torno a los recientes daños a la agricultura ante el intenso calor que este verano se presenta, además de los temas del recalentamiento climático y los altos niveles de ozono.

Faltan hechos

El protocolo de Kyoto y la ley referente al CO² son sendos instrumentos útiles para realizar una política climática eficaz, estimó Adrian Stiefel, del Fondo Mundial para la Naturaleza, conocido bajo las siglas WWF.

Pero ambos instrumentos no son suficientes, advirtió al señalar que "ahora faltas los hechos para alcanzar los objetivos planteados" por las autoridades federales.

Inadmisible reducción de programa de ahorro de energía

Los ecologistas deploraron especialmente la reducción de 55 a 20 millones de francos del presupuesto anual de SuisseEnergie, el programa que tiene por objeto el ahorro de energía, del gobierno helvético.

En caso de que verdaderamente se realice esta reducción, los objetivos de Kyoto no serán alcanzados, sentenció, por su parte, Kaspar Schuler, director de la organización Greenpeace, en Suiza.

Un éxito entre muchas críticas



Entre los éxitos medioambientales en esta legislatura, la Asociación de transportes y medio ambiente citó la introducción, a principios del 2002, de límites de la velocidad vehicular a 30 km/hora en localidades.

Por otra parte, fue criticado el desarrollo de proyectos para agrandar los dominios en donde se práctica el esquí en los Alpes helvéticos.

A juicio del secretario de Pro Natura, Otto Sieber, el aceptar estas ampliaciones por parte de los gobiernos locales, cantonales y federales, significa poner en primer plano a la rentabilidad y a un lado la protección al medio ambiente.

El tema de la ampliación del paso del Gottardo, al sur helvético, también provocó críticas e hizo que los defensores del medio ambiente repitieran dos hechos claros que afectan al medio ambiente suizo: el tránsito vehicular provoca 30% de la concentración de CO² y el 77% de la generación de ozono en la atmósfera.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo