Zúrich explota 8 aeropuertos en Sudamérica

El aeropuerto de Zúrich se expande en América del Sur. Keystone

El aeropuerto de Zúrich adquirió los derechos de explotación de ocho aeropuertos de América Latina y tiene proyectos similares en otras partes del mundo, de acuerdo con la televisión suiza de expresión francesa RTS.

Philippe Lugassy/lan/RTS

La política de expansión de la terminal aérea zuriquesa comenzó hace 6 años. Actualmente, ha adquirido los derechos de operación de cuatro aeropuertos en Brasil, dos en Chile, uno en Colombia y del aeropuerto de Curazao, según la información divulgada el lunes (13.05.) por la RTS en su noticiero de las 19:30.

El aeropuerto de Zúrich gastó 115 millones de dólares en los dos últimos aeropuertos adquiridos en marzo pasado en Brasil. “Al término de 5 años, tendremos que pagar regalías, y nos vamos a refinanciar con una concesión que hemos obtenido durante 30 años”, explicó Lukas Brosi, director financiero de la terminal aérea.

Esta última “genera suficiente dinero para invertir fuera de Suiza, acelerar aún más el crecimiento del grupo y tratar de diversificar sus ingresos geográficamente, así como para no depender solamente de las actividades en Suiza”, señaló Jérôme Schupp, analista de la consultoría Prime Partners.

Retirada de los Estados

De hecho, Brasil, al igual que otros Estados, se retira de los aeropuertos porque ese tipo de estructura requiere grandes inversiones. Los créditos son políticamente difíciles de obtener mientras que los tiempos de reacción son cada vez más cortos.

De acuerdo con la misma fuente, en comparación con el consorcio francés Vinci, con inversiones de 50 000 millones de dólares y la posesión de los aeropuertos de Lisboa, Belgrado y la mitad de Gatwick, Zúrich es aún “un enano” con un volumen de negocios de 1 000 millones de dólares.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo