Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Crisis financiera de 2008 El día que Suiza rescató a su principal banco

UBS negli USA

Tra il 2007 e il 2009 l'UBS ha dovuto cancellare oltre 50 miliardi di dollari dal suo bilancio, persi in seguito alla sua offensiva avventata sul mercato americano.

(Martin Ruetschi)

Hace diez años, tras estallar la crisis financiera mundial, el UBS caía en picado, víctima de su estrategia de alto riesgo en el mercado estadounidense. El Gobierno y el Banco Nacional de Suiza salieron al rescate del gigante bancario en dificultad. Mientras otros países se endeudaron para salvar a sus bancos, el Estado suizo se ha incluso beneficiado de ello.

“No nos sorprende la evolución de los mercados financieros en las últimas semanas. Pero sí nos sorprendió la rapidez con la que la crisis se agravó”, declaraba el entonces presidente de la Confederación, Pascal Couchepin, el 16 de octubre de 2008, al presentar a la prensa las medidasEnlace externo del Gobierno y del Banco Nacional SuizoEnlace externo (BNS) para salvar de la quiebra al número uno de los bancos helvéticos, mientras un vendaval arrasaba los mercados financieros.

La tensión en la rueda de prensa era palpable. Tras la quiebra de la compañía aérea Swissair en 2001 –un mito nacional–, Suiza corría el riesgo de perder otro emblema de su éxito empresarial en el mundo. Y en esta ocasión, las consecuencias habrían sido más sangrientas. Solo en Suiza, con el desplome del UBS estaban en riesgo los ahorros de 1 millón de clientes privados y las cuentas corrientes de 300 000 empresas. Junto con Credit Suisse, el gigante bancario representaba el 60% del mercado de los créditos destinados a las pymes.

Estrategia de alto riesgo

El banco UBS estaba pagando el precio de una década de expansión desenfrenada en Estados Unidos, especialmente en el sector de la banca de inversión. Una estrategia que aportó al banco beneficios récord en los años 2005 y 2006. El crecimiento parecía entonces irrefrenable, pero en los años sucesivos el banco pagaría los riesgos asumidos: al estallar la crisis de los créditos hipotecarios, el UBS era el banco extranjero más expuesto en el mercado estadounidenses de los fondos inmobiliarios y los instrumentos derivados.

(5)

Gráfico ganancias y pérdidas del banco UBS

La quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008 desató en pocos días un clima de desconfianza en el sector financiero que hizo que el mercado de los préstamos interbancarios quedara prácticamente congelado. El UBS, el banco que más patrimonios gestiona en el mundo, se vio sin liquidez y con una montaña de títulos ilíquidos, después de haber cancelado de su balance 40 000 millones de activos perdidos en la crisis de los crisis de los créditos hipotecarios de alto riesgo  o los ‘créditos basura’ (subprime).

El 16 de octubre, el Gobierno suizo y el BNS anunciaba un plan para salvar al UBS del naufragio: el Estado destinaba 6 000 millones de francos para restablecer los fondos del propio banco y el banco central, 54 000 millones de dólares para que el UBS pudiera transferir a un fondo especial los títulos ilíquidos, a la espera de tiempos mejores para poder revenderlos. Estos títulos se “aparcaron” en una “sociedad vehículo” que creó el BNS en las Islas Caimán.

(swissinfo.ch)

“El BNS tiene que contribuir a la estabilidad del sistema financiero suizo”. Así explicaba el entonces gobernador del banco central, Jean-Pierre Roth, a la prensa los motivos que habían llevado al BNS a hacerse con los activos “tóxicos” del principal banco helvético. “Nosotros del BNS tenemos tiempo. El UBS no lo tiene. Está constantemente bajo presión, cada trimestre tiene que presentar resultados. El BNS, en cambio, está aquí para la eternidad”.

Operación lograda

No se necesitó tanto tiempo para demostrar que Roth tenía razón. El BNS se deshizo en pocos años de los títulos ilíquidos del UBS y con esas transacciones ganó nada más y nada menos que 5 000 millones de francos. De hecho, el banco central había impuesto al UBS repartir los eventuales beneficios. Elaborado en pocos días y en un clima de gran nerviosismo –mientras el ministro de Finanzas Hans-Rudolf Merz estaba hospitalizado y se recuperaba de un infarto– el plan de rescate ha aportado 1 200 millones de francos a la Confederación, que aplicó un tipo de interés del 12,5% al préstamo que concedió al UBS..

Por su parte, el UBS cerró el ejercicio 2008 con un déficit de 20 000 millones de francos, la mayor pérdida que ha registrado una empresa suiza hasta hoy, pero pudo evitar lo peor. No obstante, los problemas del UBS en Estados Unidos no habían terminado: pocos meses después se le abrió una investigación por haber ayudado a miles de clientes estadounidenses a evadir al fisco. En 2009, el Gobierno suizo tuvo que intervenir una segunda vez para salvar el banco, aceptando entregar a la justicia estadounidense el nombre y los datos de miles de clientes sospechosos de evasión fiscal. Una intervención que marcó el inicio del fin del reputado secreto bancario suizo.


Traducción del italiano: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes