Navigation

Cruzada contra la ceguera

Los doctores Silva, Heuberger y Villalvazo, en, el 2001, en la Clínica de Guerrero. Doctor Alex Heuberger

Dos médicos, uno suizo y otro mexicano, se impusieron el desafío de evitar la ceguera en una comunidad con alto grado de pobreza.

Este contenido fue publicado el 24 junio 2002 - 15:51

Los doctores Alex Heuberger, del Spitalpark de Olten (Suiza), y Manuel Villalbazo, del Centro Estatal de Oftalmología de Guerrero (México), decidieron utilizar la tecnología helvética para efectuar operaciones de supresión de cataratas en la institución de la región meridional mexicana.

"El doctor Villalbazo me habló del estado de desolación en que se encontraban tantas personas por falta de recursos económicos. Dijimos entonces que había que hacer algo, buscamos un patrocinador y viajamos a Guerrero donde operamos a 50 personas en una semana", narra Heuberger.

Merced al patrocinio de Mediconsult, la empresa consultora en el área médica, los galenos obtuvieron lentes de contacto, material de sutura y, lo más importante, el préstamo de un aparato para efectuar las operaciones de cataratas mediante el sistema de facoemulsificación o ultrasonido.

Hasta ahora, la Clínica de Oftalmología de la entidad mexicana mantiene los métodos tradicionales para la extracción de las cataratas, lo que hace que el número de intervenciones se reduzca notablemente. La nueva tecnología permite no sólo incrementar el número de beneficiados sino agilizar los procesos de recuperación.

Un excelente grupo mexicano

El viaje a México tuvo lugar en noviembre del 2001 y dejó en el oftalmólogo suizo emociones encontradas. Reconoce el especialista la buena organización de la clínica guerrerense, el apoyo y la ayuda de todo el personal, encabezado por los doctores Leonardo Vargas, director de la Clínica, y Silva, médico en jefe.

Le impresionó también la "paciencia de los pacientes", su cordialidad a pesar de las largas esperas. "Nunca se mostraron desesperados o coléricos, pero sí tristes". Y ese sentimiento, aunado a la pobreza que observó, le conmovieron profundamente.

Recuerda el médico que durante el último día que pasó en México tres de sus pacientes no llegaban. Se trataba de tres de los seis niños que fueron operados, y que, residiendo en lugares lejanos, carecían de los recursos económicos para pagarse el transporte al nosocomio.

El personal del hospital reunió los fondos para hacerlos venir y los pequeños pudieron por fin incorporarse a esa primera etapa de una estrategia que benefició a un total de 50 personas y cuyos artífices pretenden ampliar a un mayor número de pacientes.

Sus propios recursos

El próximo gran paso en la agenda de los galenos es la adquisición de un aparato similar a aquel facilitado por la consultoría médica durante la primera visita a México, y que permitiría intervenir a un promedio de hasta cien pacientes por semana.

Por supuesto que un proyecto semejante requiere de una voluntad de hierro -que quienes lo impulsan poseen en abundancia-, pero también de importantes medios económicos que los galenos deben reunir con el concurso solidario de propios y extraños.

En ayuda de sus compatriotas

La Asociación de Mexicanos en Berna (Amex) se unió a la estrategia de colaboración y este domingo 24.06.02 organizó un evento especial.

"Cuando la Embajada nos habló de este programa decidimos que las ganancias de la 'kermesse' estarían destinadas a esa obra benéfica", explicó la presidenta de ese organismo, Susana Fankhauser.

Con la doble inquietud de mantener vivas las tradiciones mexicanas y latinoamericanas entre la población oriunda del sur del Río Bravo con asiento en la capital helvética, y de proporcionarle apoyo social y un nexo entre sí y con esa región del Nuevo Mundo, la Amex-Berna mantiene un intenso programa de actividades.

Este año, por primera vez, la asociación se decidió por una "kermesse", ese tradicional festejo mexicano en medio del cual se sirvieron platillos de la cocina nacional -flautas, tostadas, pozole-, diversas parejas tuvieron la oportunidad de contraer matrimonio ante un juez de ocasión -al módico costo de dos francos- y los niños se regalaron jugando a la lotería, pegándole a la piñata y midiendo fuerzas a cada lado de una soga...

... dos puntas ... dos países, un mismo esfuerzo en la lucha contra un padecimiento propio del paso del tiempo pero que no exime a los pequeños: las cataratas constituyen ese velo que nubla la mirada y que de no descorrerse a tiempo se instala en forma total y definitiva.

En la lucha para arrancar de esas tinieblas a los habitantes más pobres de la costa guerrerense, un gesto de ayuda es bienvenido en la cuenta 'Proyecto México 46-1306-5' del Raiffeisenbank Wangen.

Marcela Aguila Rubín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?