Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cruzando los Alpes bajo el rastro de los romanos

Sol, cielo azul y nieve, Suiza, excelente para el montañismo.

(swissinfo.ch)

No es necesario saber esquiar para disfrutar los Alpes en esta época en Suiza, con más de 1.000 kilómetros de caminos especialmente marcados para aquellos que gusten del sol, la nieve y el contacto con la naturaleza.

swissinfo recorre el camino que une Kandersteg, en el cantón de Berna, con el balneario termal de Leukerbad, en el Valais, uno de los caminos para cruzar los Alpes de los romanos.

Kandersteg es uno de los numerosos lugares que aparecen en las tarjetas postales de los paisajes típicos de Suiza. Cercado de montañas y situado a 1.2000 metros sobre el nivel del mar, es un reconocido punto para hacer el esquí durante el invierno o iniciar una caminata.

Centro de partida a través de teleféricos para hacer los deportes invernales, "Kandersteg tiene 19 hoteles con cerca de 1.000 camas y 800 departamentos vacacionales con 2.000 camas, un camping y 22 restaurantes, además de 100 km de pistas para el esquí de fondo", describe la Oficina de Turismo local.

Una de las principales atracciones, además de las pistas de esquí, es el lago de Oschinensee, a 1.580 m de altitud, uno de los destinos predilectos para caminatas cortas, por ejemplo, para aquellos que sienten el peso de la edad en las piernas o cargan a cuestas a un bebé. Kandersteg apuesta por el turismo familiar.

El acceso más rápido al lago, congelado y cubierto de nieve en invierno, es a través de un teleférico. En la cima, luego de un trayecto que ocupa un poco más de una hora en un terreno casi plano, aparece la bella vista panorámica de las cadenas montañosas cercanas a Kandersteg.

Pero en opinión de los moradores de la región, un camino aún más agradable inicia en Sünnbüel, punto de partida de una caminata de aproximadamente tres horas de duración hacia el desfiladero Gemmipass (Una palabra compuesta que quiere decir montañas gemelas, al hacer referencia del Rinderhorn y el Altels).

Silencio y aire puro

Cuando se desciende del teleférico de Sünnbüel (1.934 m) se observa un escenario deslumbrante: relucientes campos de nieve, adornados por raras coníferas y montañas por todos lados.

Después de dejar atrás el restaurante de montaña local, la sensación es de estar distante de la civilización. Algunas huellas de los zapatos de nieve denuncian la presencia del ser humano, pero el resto es silencio, sol, cielo azul y aire puro. Inicia un suave ascenso.

Un "reencuentro con la civilización" se produce apenas dos horas de andar, en el hotel restaurante alpino Schwarenbach (2.060 m). Instalado en una casa construida en piedra en 1742. Con espacio para que unas cien personas pernocten allí, sus precios oscilan entre 26 y 444 euros, incluido el café por la mañana.

Tránsito de especias y pista de 'kitesurf'

El cruce del Gemmipass tiene una tradición que remonta al inicio de la Edad Media. Los romanos ya utilizaban este camino entre la región central del cantón de Berna y el valle principal del cantón del Valais, que se convirtió en parte de una 'ruta de especias' entre Italia y Suiza.

Por allí, los alamanos (antiguo pueblo germánico) habrían inmigrado en el año 800 de la región alta del Rin, al norte alpino, hacia el centro del Valais. Esa senda también resulta ser un puente entre dos microcosmos lingüísticos. En la región de Kandersteg se habla el dialecto local, característico de los Alpes berneses, enriquecido con expresiones de dialectos hablados aún hoy día por cerca de 80.000 habitantes del Valais.

Para ascender al balneario de Leukerbad en el siglo XVIII, el gobierno bernés ordenó excavar la roca para trazar un camino en 1739. En la década de 1950 se discutió la construcción de una autopista sobre el desfiladero que fuese de Kandersteg a Leukerbad, proyecto que, felizmente, quedó sólo en papel.

Una autopista habría afectado el paisaje romántico del lugar, que se intensifica con el lago Daubensee (a 2.206 m de altitud). En invierno se congela y se convierte en una pista de esquí de fondo y es palco para la práctica del 'kitesurf', una deporte radical sobre esquís o la tabla de nieve combinado con el empleo del paracaídas.

Vacas y marmotas

Para llegar al Daubensee se requiere de media hora de camino para llegar desde el Gemmipass (2.322 m). Entre Navidad y Pascua, la nieve en esa altura está garantizada. En el verano, los rebaños de vacas pastan a orillas del lago y, con un poco de suerte, se pueden ver animales salvajes, como la cabra montés o la marmota, uno de los animales más conocidos de la fauna alpina.

En el punto más alto del sendero, desde la cual se observa una vista panorámica hacia los Alpes de Berna y del Valais, se encuentra el Berghotel Wildstrubel, construido hace diez años. Se puede pernoctar allí por precios de entre 20 y 44 euros con desayuno incluido, o se puede descender por teleférico a Leukerbad, donde no faltan opciones de hospedaje.

La "coronación" de la caminata –dicen los entendidos- es relajarse en las piscinas de Leukerbad, un pueblo de 1.500 habitantes cercado de montañas rocosos y conocido desde tiempo de los romanos por sus fuentes termales, a las que se les atribuyen cualidades curativas en contra de males de la piel, reumatismo y agotamiento mental. Y, con certeza, hacen milagros en el caso de piernas cansadas.

swissinfo, Geraldo Hoffmann
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Consejos prácticos

1. Informarse de las previsiones del tiempo y sólo emprender la excursión en caso de buen clima.

2. Siga los caminos marcados y respete las reglas de seguridad.

3. Informe a alguien (en la estación de partida o de llegada) sobre la ruta a realizar.

4. Use zapatos y ropa apropiada para la nieve, anteojos solares, protector solar y sobrero.

5. Con viento, la temperatura desciende entre 5 a 10 grados a la prevista.

6. Llevar algo para comer y beber.

7. Para caminatas largas, se recomienda cargar un estuche de primeros auxilios, un cobertor aislante y un teléfono celular.

8 Respete las pistas de esquí

9. No exagere: puede correr el riesgo de agotamiento.

Fuente: www.scheeschuhpfade.ch

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×