Cuando los políticos llegan a las palabras

En Suiza ha cambiado el tono de las campañas políticas. Keystone

La violencia del fin de semana amargó aún más la campaña política con vistas a las elecciones federales. Paralelamente, el tono de las declaraciones se endurece.

Este contenido fue publicado el 09 octubre 2007 - 09:47

Para el politólogo Oscar Mazzoleni, la lógica de confrontación que caracteriza a los países vecinos alcanzó a Suiza porque la política también se globaliza. Entrevista.

¿Ministros que a través de los medios de prensa se intercambian términos como 'Duce', 'complot', 'putch', no son irresponsables?

Oscar Mazzoleni: Las campañas se vuelven más agresivas y la fuerza de las palabras difundidas públicamente refleja esta polarización creciente de la política. Estábamos acostumbrados a una cierta "normalidad" y lo que pasa ahora nos pone en problemas en Suiza, porque no estamos acostumbrados a este nivel de enfrentamiento.

Antes negociábamos mediante el diálogo y, de repente, ya no se quiere jugar según las reglas establecidas. Estamos en plena rotura del acuerdo de no agresión - un acuerdo implícito - que caracterizaba la "fórmula mágica". No debíamos desacreditar al adversario durante las campañas.

Así como nos instalamos hoy en una lógica de confrontación, los términos fuertes se difunden cada vez más para construir - o más bien desconstruir - la imagen del adversario. Lo presentamos como poco respetable, inepto para gobernar, con el objetivo de deslegitimarlo, de ponerlo fuera de competencia.

swissinfo: Paralelamente, esto plantea la cuestión de la responsabilidad de los medios de comunicación en esta escalada, porque reflejan, incluso amplifican términos muy fuertes. ¿Demasiado fuertes?

O. M.: Las formas de acciones desarrolladas por partidos que rozan la provocación pueden ser comprendidas sólo a través de un lenguaje muy pasional y emocional; uno va con otro.

Por otra parte, los medios de comunicación se inscriben cada vez más en una lógica comercial. Frente al endurecimiento de la competencia, hacen falta títulos que impacten, palabras que hagan vender. Exagerar, provocar forma parte de la intención de hacer de la política un espectáculo. En cierto modo, la transformación de las campañas de los partidos está en la misma onda de esta nueva lógica popular.

swissinfo: ¿Entonces Micheline Calmy-Rey (presidenta de Suiza) se equivoca cuando dice que no se es enemigo por ser adversario?

O. M.: Yo diría que utilizar términos duros es construir la imagen del adversario como el enemigo, es un modo de decir que el competidor no es apto para jugar al juego de la democracia, incluso de la manera en la que concebimos el ejercicio democrático.

Encontramos esta lógica de confrontación, con campañas altamente agresivos y medios de comunicación fuertemente competitivos, por todas partes en los países vecinos. La globalización, como difusión de las reglas de la competencia, también toca la manera de hacer campaña. En ruptura con una larga tradición nacional, fundada en principios de negociación y de pragmatismo, Suiza tiende hoy a parecerse más a sus vecinos.

Esto no es completamente nuevo y la Unión Democrática del Centro (UDC/ derecha nacionalista) ya practicaba la mercadotecnia política a finales de los años 70 en Zúrich. Eran precursores que se convirtieron en profesionales en materia de construcción de acontecimientos, frente a adversarios que, todavía hoy, penan para hacer frente a este desafío.

Entrevista swissinfo: Isabel Eichenberger
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Oscar Mazzoleni

Oscar Mazzoleni es politólogo y encargado del curso de Ciencias Políticas en las Universidades de Ginebra y de Lausana.

Es también responsable del Observatorio de la vida política del cantón del Tesino.

Sus investigaciones atañen el comportamiento electoral, la relación de los ciudadanos con la política y los partidos políticos en Suiza. Dirigió, con Philippe Gottraux y Cécile Péchu, la obra 'La Unión Democrática del Centro: un partido, su acción, sus apoyos, Lausana, Antípodas, 2007'.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo