Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cultivos de soja amenazan a bosques sudamericanos

Campos de soja en Paraná, Brasil.

(WWF Suiza/Michel Gunther)

El WWF suizo y la Coop unirán sus esfuerzos para combatir la deforestación de los bosques sudamericanos destinados a la producción de forraje para animales.

La cadena de alimentación helvética privilegiará la producción durable compatible con la naturaleza y la sociedad.

La sección Suiza del Fondo Mundial de Protección de la Naturaleza (WWF) y la segunda cadena helvética de alimentación (Coop), establecerán criterios ecológicos para la compra de soja proveniente de América del Sur.

El objetivo es llamar la atención sobre la tala abusiva de grandes extensiones de bosques en Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, cuyos terrenos son destinados a la producción de soja, utilizada en Europa esencialmente en la alimentación de animales.

La organización de protección de la naturaleza estima escandaloso que en los mencionados países se derriben bosques y se quemen sabanas, destruyendo con ello miles de especies que son necesarias para mantener el ecosistema.

Las sabanas brasileñas

Es el caso de la sabana de Cerrado, en Brasil, cuya superficie destinada a la producción de soja aumenta anualmente de 1,7 millones de hectáreas, según el WWF suizo. “En Sudamérica la superficie destinada a los cultivos de soja sobrepasa en algunos casos la dimensión del cantón de Friburgo, que posee 1.670 kilómetros cuadrados”, agrega el WWF.

Jennifer Zimmerman, responsable del sector alimentación del WWF suizo, explicó a swissinfo que el próximo mes de enero tendrá lugar en Brasil una mesa redonda que reunirá a los productores de soja, autoridades y representantes de la Coop suiza para tratar el tema.

“Por el momento, tanto el WWF como la Coop están trabajando en la elaboración de una serie de directivas, con criterios precisos que los agricultores deberán respetar para beneficiar del ‘label Coop’, (sello de calidad) es decir de los productos que la firma garantiza a los consumidores suizos como biológicos, sanos, y respetuosos de la naturalaza”, precisa Jennifer Zimmerman.

Informar y negociar

La responsable del WFF está consciente sin embargo de la magnitud de la tarea, dado que la producción de soja se ha transformado en una importante fuente de divisas para los países productores, debido a la demanda europea y de China.

Según las previsiones de los expertos, el consumo mundial de soja aumentará de 40% de aquí al 2020, lo que supone para el WWF que nuevas extensiones de bosques serán sacrificados para liberar terrenos para este tipo de cultivos.

Es de esperar en consecuencia, que esta campaña de sensibilización encuentre resistencia en los medios económicos de los países que estarían sacrificando bosques para liberar tierras para la plantación de soya.

“Contamos con el trabajo de nuestras representaciones locales y con algunos contactos con miembros gubernamentales y empresarios agrícolas de los países concernidos. Es decir, debemos efectuar un trabajo previo de información, expone la responsable del WWF suizo.

Precedente de la Coop

En cuanto a la Coop, Dieter Egli, director del proyecto de ‘Fondo Coop Naturaplan’, indicó que el compromiso del gigante alimentario helvético corresponde a la política de ‘producción durable’ y de apoyo a productores respetuosos de la calidad y del medio ambiente.

Para la Coop no es nuevo este compromiso, pues el ‘Fondo Coop Naturaplan’ apoya en ese sentido a cafeteros mexicanos, nicaragüenses y costarricenses. También en España, donde da preferencia a hortalizas y frutas cultivadas con un mínimo de ingredientes químicos.

Otro fondo, el Max-Havelaar, promueve un comercio más justo con los países en desarrollo, en particular cultivos bananeros que deben respetar normas biológicas.

El Fondo fue creado en mayo del 2003 y acordó al WWF una contribución financiera de 500.000 francos anuales hasta el 2006.

En cuanto a la soja, explica Dieter Egli, el Fondo va a publicar un estudio para demostrar que es posible utilizar en forma gradual y programada este producto en el engorde de animales que lleven el ‘el sello de garantía Coop’.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

En Sudamérica las extensiones de tierra para cultivar soja superan la densidad del cantón de Friburgo.

Fin del recuadro

Contexto

Según el WWF Suiza, en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay se destruyen bosques para incrementar los cultivos de soja.

La soja es utilizada esencialmente en Europa y China para el engorde de animales.

280 metros cuadrados de superficie son consumidos por habitante en la producción de soja.

La segunda cadena helvética alimentaria, Coop, apoya al WWF Suiza en su campaña para reglamentar la producción de soja conforme a criterios de desarrollo sostenible.

En enero del próximo año tendrá lugar en Brasil un coloquio organizado por el WWF para sensibilizar sobre la destrucción de los bosques en detrimento de los cultivos de soja.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes