Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'En busca de Oriente. De Bellini a Klee'

Paul Klee (sobre la mula) y August Macke (centro) frente a la mezquita de Cairuán, abril 1914.

El Centro Paul Klee de Berna consagra una exhibición a las relaciones artísticas, históricas y culturales que se han establecido desde tiempos inmemoriales entre Occidente y Oriente.

Se trata de un viaje -o mejor dicho, de una peregrinación- que realizaron artistas europeos de todas las épocas para descubrir la magia y el misterio del mundo oriental. Entre ellos no podía faltar un pintor inconfundible como Paul Klee.

Desde antes de las cruzadas emprendidas para liberar Jerusalén, Tierra Santa y Egipto del yugo islámico, Venecia fue un puente entre dos mundos, un punto privilegiado de libre comercio entre Europa y Oriente.

Centro de arte y cultura altamente desarrollado, la ciudad no dejó de estrechar lazos con el mundo musulmán. Prueba de ello fue la presencia de varios pintores venecianos en la corte otomana, entre ellos Gentile Bellini (1429-1507), quien pintó el retrato del 'Sultán Mehmet ll' (1480), obra maestra del arte renacentista italiano.

Pero no es sino siglos más tarde que los pueblos del Levante van a transformarse en una tierra imaginaria en la cual se proyectan los deseos y fantasmas de los mismos creadores europeos. Incluso Oriente será una noción que va a permitir cuestionarse sobre los valores y las estructuras de la sociedad occidental.

La campaña de Napoleón Bonaparte en Egipto (1790), si bien fue un fracaso militar, dio paso a una victoria cultural que inició la moda egipcia en Francia. Cuadros como 'La batalla de las pirámides' (1798–1799), de François Louis Joseph Watteau, constituyen un buen ejemplo.

El XIX un siglo histórico

Durante el siglo XlX se hacen más frecuentes los viajes de escritores, pintores y fotógrafos al norte de África. Todo esto gracias al desarrollo del transporte y a la presencia cada vez mayor del arte islámico a través de exposiciones en museos de París o Londres.

El artista se convierte así en un verdadero documentalista que trae todo tipo de novedades sobre la topografía, las costumbres, los tipos humanos y el modo de vida oriental. Éste será a su vez una especie de refugio para el europeo que ve la era industrial como una amenaza llena de brutales cambios sociales.

El pintor Eugène Delacroix parte en 1832 con una delegación francesa a Marruecos en busca de una nueva inspiración y, sobre todo, hacia el descubrimiento portentoso de la luz.

En 1849 Maxime du Camp es enviado por el gobierno francés en una expedición al Valle del Nilo para hacer reproducciones fotográficas de los principales centros históricos. Du Camp publica poco después 125 imágenes acompañadas de un comentario científico.

Otros notables pintores maravillados por el norte de África fueron Henri Matisse, quien realiza su primer viaje a Marruecos en 1905 y en una estancia posterior (entre 1911 y 1913) se encuentra con su colega Charles Camoin. También Wassily Kandinsky y Gabriele Münter pasan en 1905 una temporada en Túnez.

Paul Klee, la liberación por la abstracción

El interés de Paul Klee por Oriente se revela desde muy pronto a través de pequeñas composiciones abstractas. En ellas incluye rectángulos de vivos colores y diversos motivos decorativos, que ya denotan cierta tendencia a seguir el arte árabe y musulmán.

El viaje a Túnez que el artista suizo emprende en abril de 1914, junto con Auguste Macke y Louis Moillet, ha pasado a ser uno de los acontecimientos clave en la historia de la pintura moderna del siglo XX.

Los tres pintores se embarcan en el puerto de Marsella rumbo a Túnez donde visitan algunas ciudades como Cartago. El viaje es una revelación para cada uno de ellos.

Tras esa estancia, que dura escasas dos semanas, Klee regresa a Suiza con 20 acuarelas y 12 dibujos bajo el brazo, en los cuales logra escapar de la estructura gráfica –que, según él, era indispensable en la realización de un cuadro– para pasar a una nueva concepción. Es decir, la liberación del color que va a desembocar en la abstracción de la naturaleza.

A partir de ese momento Klee va a ganar seguridad y adquirir otro modo de expresión que lo llevará a decir: "El color me posee. No tengo necesidad de seguirlo, yo lo sé. Ese es el camino en este momento afortunado: el color y yo no somos más que uno solo. Soy pintor".

El descubrimiento de Egipto

Quince años después, Paul Klee regresa a África haciendo un breve recorrido por Egipto entre 1928 y 1929. La huella que deja este país en su trabajo es profunda, aunque no supera el impacto de su experiencia tunecina.

El reconocimiento del paisaje fértil del Nilo y las costumbres de la vida en Cairo, Luxor y Asuán van a aparecer en las creaciones del suizo junto con motivos como las pirámides, la esfinge, y su gran interés por los pictogramas y el signo gráfico.

La exhibición en el Centro Paul Klee de Berna 'En Busca de Oriente. De Bellini a Klee', cerrará sus puertas al público el próximo 24 de mayo.

Araceli Rico, Zúrich, swissinfo.ch

Paul Klee

Nació el 18 de diciembre de 1879 en Münchenbuchsee (cerca de Berna) y murió el 29 de junio de 1940 en Locarno-Muralto, cantón del Tesino.

Aunque pasó a los anales de la historia como artista suizo, Klee conservó la nacionalidad alemana hasta su muerte. La nacionalidad helvética le fue concedida sólo 6 días después de su fallecimiento.

El artista pasó más de 30 años de su vida en Suiza.

El Centro Paul Klee, de Berna, inaugurado en junio de 2005, es obra del arquitecto italiano Renzo Piano. Alberga la más vasta colección monográfica que existe en el mundo sobre el artista.

No se concibe como un simple museo, sino como un centro internacional volcado en la investigación y divulgación de la obra y la vida de Paul Klee.

Fin del recuadro

Datos clave

El Centro Paul Klee de Berna presenta un ciclo de tres exhibiciones que resucitan la imagen incomparable que tuvo la cultura oriental durante el siglo XlX en Europa e ilustran la estrecha y rica relación con la obra del pintor suizo Paul Klee;

- 'En busca de Oriente. De Bellini a Klee' (hasta el 24 de mayo);

- 'Sueño y realidad. Arte contemporáneo de Oriente Medio' (hasta el 16 de agosto)

- y 'Paul Klee. Tapiz del recuerdo' (30 de mayo a 30 de agosto).

La muestra presenta al público obras provenientes de Suiza, Berlín, Budapest, París, Viena y Venecia.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×