Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Mestizas que bailan, llenas de alborozo…"

Veracruz también formó parte del recorrido mexicano a través de sus danzas.

Veracruz también formó parte del recorrido mexicano a través de sus danzas.

(swissinfo.ch)

Así, a la letra de la canción yucateca ‘Aires del Mayab’, y otras melodías del mosaico cultural mexicano, se presentó el Ballet folclórico Aztlán en Ginebra, por invitación de la comuna de Vernier.

“Amo a México”, indica entusiasta Nicolas Stettler, responsable cultural de esa comuna, quien al saber de la gira francesa de la compañía de Silvia Lozano, no dudo en traerlos a tierra helvética “para transmitir esa cultura de gran vivacidad, riqueza, colores y tan generosa, es la vida misma”.

Quince músicos acompañaron en el escenario a las 10 parejas de mexicanos que destacaron por la coreografía de esta tropa de larga trayectoria en la difusión de la danza popular de todos los Estados que conforman la República Mexicana.

La maestra Silvia Lozano, bailarina desde 1965 del Ballet Folclórico de México de Amalia Hernández, fundó su compañía en 1968 y fue acuñando renombre por su interés en la transmisión de las danzas originarias, tal como ‘Boda Tarasca’.

De Pátzcuaro a Jalisco

De Michoacán, justamente, en Ginebra se mostraron danzas con el vestuario tarasco o purépecha de los nativos del lago de Pátzcuaro, de bordados azules en algodón para el calzón y la camisa masculina, y la mujer, con sombrero de palma y flores coloridas con el rebozo tendido a la espalda.

Pero la coreógrafa Silvia Lozano, que fundó especialmente una tropa para giras internacionales en 1970, esta vez permaneció en Xcaret (en la Riviera maya) y en su representación viajó a Ginebra Esther Lozano, quien conversó con swissinfo.ch sobre la dedicación otorgada al origen del vestuario del ballet:

“Tratamos de mantener la autenticidad de las vestimentas, todos los materiales y bordados son hechos por la gente originaria de cada región presentada”, describe al tiempo de mostrar los bordados floridos mixtecos para el ramillete de danzas de Guerrero, de donde se conocen especialmente las coplas de La Sanmarqueña”, de ese humor candoroso sabor a mar, un tanto infantil, hasta la picardía del doble sentido del ingenio popular, que hizo muy buen eco en Ginebra.

Subvención para el gran público

Vernier, segunda entidad en importancia del cantón suizo de Ginebra, es foco periférico de la ciudad de Calvino, con más de 130 nacionalidades entre su población, por lo que el público fue tan diverso como el repertorio presentado de los Estados de Chiapas, Michoacán, Veracruz y Jalisco, entre otros.

“Me encantó. Soy búlgara. Siempre me ha gustado la cultura latinoamericana y conozco la música mexicana, también los bailes, y me gustó mucho, en espacial la cantante solista”, indicó una mujer del público.

Pese a ser el municipio ginebrino de menos recursos por la situación modesta de la mayoría de sus 33 mil habitantes, Vernier subvencionó los costos de esta presentación para dar acceso a las familias, puesto que el objetivo “es ofrecer un espectáculo de calidad”, subrayó Nicolas Stettler, organizador de Vernier.

Y el público agradeció en mucho el gesto: “Estupendo, fue muy bueno. Yo he viajado un poco en el extranjero y este espectáculo me ha traído recuerdos de mi viaje en México. La música es en vivo, las damas, graciosas y con un excelente vestuario. Adoro la cultura de cada país, ver esa diversidad. Aquí en Vernier hay mucha multiculturalidad, con gente de todo el mundo, creo que esto refleja ese diversidad”, atina un sexagenario con sonrisa plena al final de la presentación que cerró con mariachi.

Emotivo para la comunidad mexicana

Pastora, la voz femenina del grupo, que si bien antes hizo cantar al público ‘Cielito lindo’, dio en el clavo con el cierre dedicado especialmente a los expatriados mexicanos con ‘México lindo y querido’.

“Tengo un enorme orgullo, número uno, de ver la calidad, la entrega, el entusiasmo de este grupo. Número dos, que traigan el corazón y que compartan de esa manera como lo hicieron con el publico suizo, como mexicano es muy conmovedor, y como embajador de México, no me puedo sentir más que orgulloso”, comentó el representante de México en Ginebra, Juan José Gomez Camacho, presente en Vernier.

“Aprecio enormemente que las autoridades de Vernier traigan este tipo de espectáculos de esta calidad y que los quieran compartir en esta comunidad, concluyó el representante permanente de México ante la Oficina de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales con sede en la ciudad suiza.

Y así, con la intensidad y ritmo del zapateado y la sonrisa de estos 50 hombres y mujeres de la compañía terminó el paso del Ballet Folclórico Nacional de México Aztlán para agregar un poco más de color a esa esquina de la bien llamada Ginebra Internacional.

Patricia Islas, swissinfo.ch

Vernier

Administrativamente, es una comuna vecina a la ciudad de Ginebra, en el cantón homónimo, a orillas del Lago Léman.

Forma parte de la aglomeración ginebrina con sus 33 mil habitantes, más de la mitad de ellos, extranjeros.

Entre las nacionalidades más frecuentes entre sus habitantes, además de un 50% de suizos, destacan la portugues,a la italiana y la española.

Fin del recuadro

Silvia Lozano

Originaria del Estado de Puebla, su empresa se ha dirigido particularmente al turismo para mostrar en sus presentaciones un conjunto de ejemplos folclóricos típicos de cada región y época del conjunto de la República Mexicana.

Fin del recuadro


Enlaces

×