Cuando el Teatro de Zúrich combatió al fascismo

Teatro de Zúrich (1939) presentación de 'El gran teatro del mundo', del dramaturgo español Pedro Calderón de la Barca, con actores alemanes en el exilio. Richard Schweizer/Stadtarchiv Zürich, VII.200

En los años previos a la Segunda Guerra Mundial, el Teatro de Zúrich se convirtió en el último escenario libre de habla alemana. Desde 1933, emigrantes que ya no podían actuar libremente en Alemania se presentaron en este foro suizo que se transformó en una isla de protección antifascista.

David Eugster, edición fotográfica de Ester Unterfinger

10 de mayo de 1940 - Fausto, en guerra

Zúrich, primavera de 1940 - la población quería ponerse a salvo en los Alpes. En otoño había estallado la Segunda Guerra Mundial y corrían rumores de que el ejército alemán estaba a punto de invadir Suiza. El Rin, la frontera con Alemania estaba a solamente 25 kilómetros de distancia.

A pesar de la atmósfera de guerra, el Teatro de Zúrich abrió sus puertas y presentó una obra. El público se agolpaba. Los propios actores se encargaban de los decorados y la utilería. El 10 de mayo de 1940 la Confederación Helvética había movilizado a otros 700 000 soldados, entre los que se encontraban muchos tramoyistas y técnicos de iluminación del teatro.

Se presentó el Fausto de Goethe. Los nazis amaban a Fausto: en la historia del hombre sediento de conocimiento y vida, que fue tentado por el diablo para hacer un pacto, vieron la "tragedia del hombre nórdico", el "esfuerzo gótico-germánico por el infinito". Pero en Zúrich fue interpretado por exiliados de Alemania que huían del terror de los nazis, muchos de ellos comunistas y judíos.

A la izquierda, Mefisto, interpretado por Ernst Ginsberg; y a la derecha, Fausto, interpretado por Wolfgang Langhoff, 1939-1940. Richard Schweizer/Stadtarchiv Zürich, VII.200

El actor que interpretaba a Fausto, Wolfgang Langhoff, había sido encarcelado como comunista en un campo de concentración y huyó de allí a Suiza. El diabólico Mefisto fue interpretado por Ernst Ginsberg que fue amenazado de muerte por ser judío en Alemania. "Conocimos a Hitler y sentimos lo que nos esperaba", recordó más tarde el dramaturgo Kurt Hirschfeld.

El público estaba eufórico. "Cada referencia a la tensa situación fue acompañada de frenéticos aplausos", dijo Hirschfeld. "La poesía de Goethe se había convertido en una obra contemporánea. Creo que desde ese día, en ese viejo edificio, entre las paredes de cartón pintado y el público conmocionado, nació el centro europeo de resistencia intelectual".

Durante los años de la dictadura nazi, este escenario suizo de lengua germana se convirtió en el último libre en pie.

El Teatro de Zúrich alrededor del 1935. Ludwig Macher/Baugeschichtliches Archiv

1933 a 1939: palco de exiliados

Hirschfeld ya había trabajado aquí durante un año en 1933. El director de entonces, Ferdinand Rieser, lo contrató después de que el dramaturgo fuera despedido por los nazis por ser judío. Rieser era director del teatro desde los años 20, responsable del programa y de la administración. A partir de 1933, principalmente los emigrantes alemanes actuaron en este escenario.

Rieser y su grupo tomaron una posición clara poco después de que los nacionalsocialistas llegaran al poder. La obra de teatro "Las razas", por ejemplo, trataba sobre el odio racial de los nazis. Las actuaciones eran regularmente por los simpatizantes suizos del nazismo. Muchos gritaban afuera del teatro: "Judíos fuera, Judíos fuera", un ataque directo también al director.

Rieser ignoraba las protestas. Pero también fuerzas más moderadas lanzaron las críticas. El diario local ‘Neue Zürcher Zeitung’ exigía que los ataques fueran interrumpidos. Sus editorialistas argumentaban que era necesario evitar provocaciones al abordar la cuestión judía. Los escritores y dramaturgos suizos también protestaron contra Rieser y pidieron un teatro popular más comprometido con el espíritu local.

A la izquierda, el director del teatro, Ferdinand Rieser. : A la derecha el dramaturgo Kurt Hirschfeld. Aus dem Buch "Curt Riess, das Schauspielhaus Zürich" zvg


1938 a 1945: Clásicos antifascistas

Pero Rieser sentó las bases para la posterior fama de la casa teatral con su coraje: "Se creó una isla, una fortaleza llena de explosivos espirituales. Desde allí los proyectiles volaron contra el enemigo". Así es como Oskar Wälterlin describió la casa que dirigía desde 1938. Rieser había vendido sus acciones y entregado la gestión - cansado del dinero, pero también de las hostilidades: emigró a los EE. UU. con su familia. El teatro se convirtió en el "Nuevo Teatro Municipal" - con una participación de la ciudad de Zúrich: el teatro privado se convirtió en una institución pública.

En 1938, Oskar Wälterlin asumió la dirección del Teatro de Zúrich, puesto que ocupó hasta su muerte, en 1961. Richard Schweizer/Stadtarchiv Zürich, VII.200

En un principio, la nueva dirección quería alejarse del carácter militante. Cuando la guerra estalló en 1939, lo primero que se persiguió realmente fueron las comedias mansas y excitantes de Nestroy y Shakespeare - pero también los clásicos de los siglos XVIII y XIX.

Pero en Zúrich estos clásicos se tocaban de manera diferente, menos anticuados y sobrios. El patetismo, que se había escuchado cada vez más en los escenarios controlados por los nazis en Alemania desde 1933, fue contrarrestado en Zúrich con humanidad. El actor Wolfgang Langhoff dijo: "Por ejemplo, la palabra libertad no se gritó, sino que se dijo de una manera apasionante, simple y tranquila, de acuerdo con la grandeza del término.

Al final de la guerra, Hirschfeld describió su objetivo de la siguiente manera: "Era necesario preservar la imagen del hombre en toda su diversidad y así crear una posición contra las fuerzas destructivas del fascismo.

Al mismo tiempo, las piezas más antiguas permitieron abordar el presente sin hacerlo directamente. Eso fue ciertamente una estrategia. Así, la actriz Therese Giehse, que había hecho cabaret político dijo en una entrevista posterior: "Examinamos cada obra por su contenido político, en nuestro caso nada era apolítico”.

Therese Giehse en la obra 'Madre Coraje y sus hijos' de Bertold Brecht. Imagen de 1940. Doris Gattiker/Stadtarchiv Zürich, VII.200

En este teatro también se interpretaron nuevas obras de teatro, por ejemplo, las de la expresionista Else Lasker-Schüler. Las obras de Bertolt Brecht también encontraron oportunidades de estreno aquí durante la guerra - en contraste con su exilio escandinavo. También se representaban regularmente obras de teatro inglesas y americanas.

Desmoronamiento de la unidad

Una de las últimas obras presentadas antes del final de la guerra fue la primera de un tal Max Frischs - "Nun singen sie wieder" (‘Ahora cantan de nuevo’). Frisch se desarrolló en interacción con el escenario zuriqués. La carrera de Friedrich Dürrenmatt también comenzó aquí. Sin este teatro radicalmente migratorio, los dos clásicos suizos nunca se habrían convertido en historias de éxito internacional y en clásicos suizos.

Presentación de la obra 'Ahora cantan de nuevo' de Max Frisch, en el invierno 1944/45. Stadtarchiv Zürich, VII.200

Hacia el final de la guerra muchos miembros del conjunto miraron al otro lado de la frontera de nuevo, de vuelta a sus países de origen. Desde la distancia ya estaban trabajando para reconstruir las organizaciones destruidas por los nazis. Los actores se unieron en el verano de 1945, volviendo de la bombardeada Alemania a los escenarios suizos: Ahora los fugitivos de Alemania actuaban en el escenario con actores que habían sido aclamados por los nazis durante años. Sin embargo, con el fin del Nacional Socialismo, la unidad también se desmoronó: los antifascistas se convirtieron en católicos liberales, izquierdistas sin partido y comunistas.

Compartir este artículo