Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

A la vanguardia del arte Zúrich, meca del arte contemporáneo

La capital económica de Suiza se confirma como gran centro nacional de la creación de nuestro tiempo. El renovado centro Löwenbräukunst se transforma en una verdadera vitrina para galerías, museos, editores y librerías.

La desaparición de miles de puestos de trabajo en la industria durante los años 70 y 80 tuvo graves consecuencias en muchas ciudades occidentales. Y Zúrich no fue una excepción. En la localidad de Oerlikon, en el norte de la ciudad, se cerraron fábricas de todo tipo.

Hoy, esos barrios se llaman Neu-Oerlikon o Züri-West y están plagados de edificios hípermodernos. Según la consejera municipal (miembro del Ejecutivo) ecologista Ruth Genner, se trata de algo similar a “mariposas tras la metamorfosis”.

Esas fueron sus palabras en junio pasado en el marco del festival Art and the City y de la primera presentación del Löwenbräukunst: el centro de arte contemporáneo que reabría sus puertas tras dos años de obras dirigidas por los arquitectos Gigon/Guyer. La inauguración oficial tuvo lugar el pasado mes de agosto.

Pero el arte invadió Züri West a mediados de los años 80. Las primeras galerías aprovecharon los interesantes espacios ofrecidos por las fábricas vacías y su ambiente algo decadente, aunque tan adecuado a las instalaciones y creaciones del momento.

En las antiguas destilerías del Löwenbrau se instalaron la Kunsthalle, donde brilla con luz propia la obra del gran artista mexicano Gabriel Orozco, el Museo Migros para el arte contemporáneo (donde destaca obra del igualmente mexicano Carlos Amorales) y numerosas galerías a partir de 1996.

Desde el inicio, la fama de este barrio de las artes (y de Zúrich) no ha cesado de crecer. Hoy, se reconoce a la ciudad a orillas del río Limmat como la gran capital del arte contemporáneo de Suiza. Aunque Basilea dispone de la feria de arte contemporáneo Art Basel, la cantidad de galerías en la ciudad a orillas del Rin es bastante limitada. Mientras que Ginebra “se ha centrado más en las joyerías”, explica un galerista retirado que prefiere no desvelar su identidad.

Tradición de Zúrich y “modelo de Basilea”

“A partir de los años 90, la cantidad de galerías de arte aumenta en todas partes. No solo en Zúrich”, precisa Claudia Jolles, redactora jefa de la revista suiza Kunstbulletin. Pero Zúrich podía apoyarse en una tradición.

“Durante la Segunda Guerra Mundial, numerosos comerciantes de arte se refugiaron a orillas del Limmat, lo que implica que el actual dinamismo de la escena artística no es un fenómeno nuevo”.

Según la especialista, el centro Löwenbräukunst tiene un papel pionero en el mercado del arte de hoy. “El hecho de tener las galerías y los museos en el mismo barrio es algo único y representa una ventaja decisiva para los compradores y coleccionistas internacionales. Sobre todo si tomamos en cuenta que el aeropuerto está a un tiro de piedra”, explica.

Si bien fue la iniciativa privada la que lanzó este movimiento, la municipalidad rojiverde (alianza de socialistas y ecologistas) de Zúrich es la que, en una segunda fase, ha activado el proyecto. Todo ello en nombre de “una economía artística y creativa”, que representa nada menos que el 7,7 % del PIB de la ciudad. Algo notable si se tiene en cuenta que la media suiza es del 4,2 %.

“Queremos dar un nuevo equilibrio a la ciudad, no solo garantizar las infraestructuras, sino también dotarla de una vida artística visible”, explica Ruth Genner.

El dúo galería - museo

En el centro de arte contemporáneo Löwenbräukunst, el compromiso de Maja Hoffmann, de Basilea, y su fundación, Luma, se han revelado igualmente determinantes. Este organismo, que pone espacios a disposición de los artistas, ofrece también becas a curadores.

Según algunos observadores, esta poderosa mecenas ha exportado a Zúrich el modelo de Basilea, que se basa en el mecenazgo privado, discreto y dispuesto a asumir riesgos. En Zúrich, en cambio,  el mecenazgo suele implicar más a las empresas y apuesta por los valores seguros y las apariencias.

“La presencia simultánea de galerías y museos permite elaborar nuevas dinámicas”, anota Claudia Jolles. “Además, contribuye a afianzar la imagen de Zúrich como ciudad de cultura. Al mismo tiempo, esta mezcla contribuye a reducir la aprensión del público que se siente cómodo visitando un museo, pero no se atreve a entrar en una galería de arte”.

¿Competición?

La alianza de valores seguros como instituciones y grandes galerías internacionales (como Eva Presenhuber, Hauser & Wirth o Bob van Orsouw), junto a jóvenes galeristas provenientes de la escena alternativa de Zúrich (como el joven Jean-Claude Freymond-Guth), tiene un paralelo en la arquitectura. Aquí, lo antiguo y lo moderno se encuentran de manera armoniosa.

¿Acaso las otras galerías de Zúrich se ven afectadas por la atracción que ejerce este nuevo centro del arte? “Al contrario”, responde Claudia Jolles, “pues habrá más visitantes por todas partes. Zúrich está compuesta de numerosos microcosmos y a menudo su dinamismo surge en la escena off y alternativa. Esta escena no ha muerto, a pesar de que muchos de sus protagonistas se hayan convertido en valores establecidos. Zúrich se renueva constantemente”.

Mark Müller forma parte del grupo de salvajes que terminaron por instalarse en el éxito. Este galerista se ha establecido a apenas 5 minutos del nuevo centro, pero ha decidido no alquilar un espacio en el propio Löwenbräukunst.

“Aparte de lo caro que es el alquiler, algo disuasivo en mi opinión, me gusta mantener cierta distancia”, señala a swissinfo.ch. “Los visitantes que llegan hasta nuestra galería no lo hacen por casualidad, pero es verdad que aprovechamos también la popularidad del Löwenbräukunst”.

Desde Ginebra hasta Basilea se reconoce abiertamente el liderazgo de Zúrich en el mercado del arte contemporáneo. “El compromiso del sector privado, que no espera que los poderes públicos asuman todos los gastos, es sin duda un factor mayor para el desarrollo de Zúrich”, observa Katie Kennedy Perez, de la galería ginebrina Phillips de Pury & Company. “Pero las sinergias surgidas de las colaboraciones entre instituciones y sector privado, como las que conocemos en Ginebra con la Asociación Quartier des Bains, son sin duda alguna beneficiosas”.

Züri-West

1890-1986: En estos años, varias destilerías se instalan en la Limmatstrasse 270, en un barrio obrero al oeste de Zúrich. En 1984, la destilería Hürlimann retoma las instalaciones. Cierra la planta en 1986.

1996: La Kunsthalle, creada en 1985, se instala en los edificios de la antigua destilería, junto con el Museo Migros para el arte contemporáneo, la Colección Daros (creada por Thomas Ammann y Alexander Schmidheiny) y otras galerías.

2011: La ciudad de Zúrich, la Kunsthalle y una filial de los supermercados Migros crean la sociedad anónima Löwenbräu-Kunst AG. El capital total de 27 millones de francos suizos es dividido en tres partes iguales. Los tres accionistas compran el centro artístico, renovado y ampliado, al  grupo inmobiliario PSP por 65 millones de francos suizos.

2012: A fines de agosto se inaugura el nuevo centro de arte contemporáneo. Sus nuevos inquilinos son:

-Museo Migros para el arte contemporáneo

-Kunsthalle       

-Galería Hauser & Wirth   

-Luma Westba /POOL etc.    

-Galería Eva Presenhuber     

-Editor de arte JRP      

-Galería Freymond-Guth Fine Arts      

-Galería Bob van Orsouw

Fin del recuadro


(Traducción: Rodrigo Carrizo Couto), swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×