COVID-19: la Tierra siguió girando y los dibujantes, dibujando

“Espero que como yo, el lector apreciará reír, reflexionar, refunfuñar y llorar a causa de ese virus que acabó por reunirnos”, escribe Valott en la cobertura de “¡Terrícola, no eres nada!”, su más reciente libro de caricaturas. Murtaza Zeraati
Este contenido fue publicado el 19 julio 2020 - 11:00

Habrá muchos libros sobre el coronavirus en los próximos meses. Incluso en los próximos años. Mientras tanto, Valott, oriundo del cantón de Vaud, nos regala con sus dibujos. Pertinentes y deliciosos.

24 de marzo de 2020. “Los Juegos Olímpicos de Tokio fueron la primera víctima importante de la crisis. Siempre he admirado al grabador japonés Hokusai y no perdí la oportunidad de actualizar una de sus vistas del monte Fuji”. Valott

Es como el 11 de septiembre de 2001: todo el mundo recordará lo que estaba haciendo en la primavera de 2020. Además de nuestros recuerdos, la pandemia y el semiconfinamiento enriquecieron nuestro libro de imágenes colectivas. A mediados de enero, ¿quién habría visto en una pequeña bola roja con ventosas, una mascarilla quirúrgica o un rollo de papel higiénico símbolos de una época?

Captar los símbolos de una época es un poco el trabajo de un caricaturista de prensa. Y el confinamiento - con papel y lápices - es un poco su estado natural. Sin embargo, Jaques Vallotton, llamado Valott, no se despertó una mañana y se dijo “genial, una pandemia, voy a hacer un libro de ella”. “No tengo ese oportunismo”, nos confía por teléfono. Nadie sabía cuánto tiempo iba a durar, y surgía toda esa nueva iconografía. Así que hice algunos dibujos”.

“El título no es mío, lo tomé prestado del escritor belga Jacques Sternberg”, confiesa Valott. Siempre me ha gustado esa máxima, que debería estar grabada en el frontispicio de todos los sitios de poder”. Editions Favre

E incluso muchos dibujos. Porque hoy en día, el artista ya no tiene que esperar al día de la publicación en este o aquel periódico. Las redes sociales permiten publicar permanentemente. Pero de ahí a hacer un libro… Comenta el autor que fue un poco por azar: “Mi hermano Laurent, que es ornitólogo, está preparando una obra, que debería ser el gran libro sobre las aves en Suiza, para la editorial Favre. Él me dio los contactos, y para mi gran sorpresa, aceptaron de inmediato, incluso me dejaron una amplia libertad para hacer todo yo mismo: la elección de los dibujos, la composición, los textos...”

¿Los textos? “No era lo mío”, precisa aquel a quien sus amigos consideran un parlanchín incorregible. Y después de una hora de entrevista -que no sentí-, lo confirmo. ¡Incorregible! Pero apasionado, erudito y enamorado de la fórmula, desde las máximas de Sacha Guitry hasta los diálogos de Bertrand Blier, pasando por la poesía de Brel y de Brassens.

Pero el dibujante no se ve a sí mismo como un hombre de la pluma. La mayoría de las veces, sus dibujos hablan por él. Un caso bastante raro en ese medio. “En Francia, en particular, los dibujos de prensa suelen ser chistes en imágenes. Podrías decirlos de pie, delante de un público. Es tan cierto que cuando un periódico publica una caricatura sin texto porque el dibujante así lo quiso, piensa que tiene que añadir las palabras “sin pie de foto”.

27 de marzo de 2020. “Para mí, este dibujo era una evidencia absoluta. Cuando se me ocurrió la idea, me dije que alguien debía haberlo hecho antes que yo. Pero no. Prefiero mostrar los daños de esta manera, no me gusta ser sensiblero”. Valott Valott

Valott se inscribe en otra tradición, heredada de dos maestros de la Suiza francófona cuya influencia reivindica: su añorado colega del diario 24Heures Raymond Burki (“el Goya de los dibujos animados de prensa”) y el inmenso Martial Leiter, maestro de la tinta china y detractor en blanco y negro de la pequeñez humana. Ellos tampoco necesitaban un texto. “Tal vez sea porque en Suiza tenemos varios idiomas, y si se quiere que un dibujo sea comprensible para todo el mundo, es mejor que sea visualmente fuerte”.

Y visualmente Valott es bastante bueno. A lo largo de las páginas del libro, pero también a lo largo de su carrera, se advierte una vasta cultura de la imagen, nunca mostrada por sí misma, pero a menudo sugerida en un guiño.  Una cultura que se alimenta de todas las fuentes, desde los cómics de su infancia hasta las películas de Kubrick (al que dedica un culto absoluto), pasando por los maestros clásicos. A lo largo de las 110 páginas, nos encontramos con Monet, Van Gogh, Magritte, Dalí, da Vinci y Warhol.

19 de avril de 2020. Valott

Y de hecho también hay textos. “No quería que pareciera un libro para colorear. Al principio, había pensado en varios comediantes suizos, pero no lo hice así. Los escribí yo mismo”. Cortos e incisivos, son más bien pies de foto que largas historias y completan agradablemente el conjunto.

25 de marzo de 2020. Comienza la escasez de PQ (papel higiénico), y por una vez hay texto en el dibujo. (En francés entuber, significa estafar). Valott

¿Puede uno realmente reírse de una pandemia? Para Valott, la respuesta es obvia: “La risa es lo que el hombre ha inventado para consolarse de ser mortal. Y en esto advertí desde el principio que no era algo que iba a matar a todos los niños a partir de los 12 años. Entre comillas, no se presentaba de la manera más catastrófica. No olvidemos que 25 000 personas mueren de hambre cada día en el mundo y que una tercera parte son niños, aunque conocemos la vacuna contra el hambre. Pero aparentemente esta hambre no justifica los medios...”

Entonces, ¿humor negro? ¿Dibujos de mensajes? El autor no reivindica nada de eso. E incluso cuando es crítico y apunta con el dedo la codicia de los aprovechados o la arrogancia de los poderosos, Valott nunca es malvado. “Lo que me parece divertido es provocar un shock, ya sea visual o emocional. Y si encima puede ser intelectual, entonces he alcanzado el Santo Grial”.

4 de abril 2020. Cuando las mascarillas se vendían por fajos. Valott


Jaques Vallotton o Valott para sus millones de amigos

En la Suiza de habla francesa, e incluso en el mundo francófono, ya no es necesario hacer la presentación de Valott. Durante casi cuatro décadas, sus dibujos participan en la imaginería nacional. A los 18 años, su primer libro de dibujos animados Monstruos suizos fue el éxito de ventas de 1985. Su pequeña vaca Mumu Cow; nacida en 1999, se encuentra en más de 5 millones de objetos, y Valott es autor de “Nainconnu, el nanolibro más nanoimportante desde la nanoinvención de la nanoimprenta”.

También diseñó la mascota oficial del Museo Olímpico de Lausana, colaboró ​​con Franquin en la caricatura Les Tifous, coloreó varios álbumes de Cosey y creó, con Bertand Lehmann, la identidad corporativa de Titeuf a solicitud de su amigo Zep.

De Lausana a Yverdon, e incluso desde Sierre a Délémont, los lectores de periódicos también lo conocen por sus caricaturas en los diarios 24Heures y Le Matin, y recientemente por sus videos cortos de la serie Tableau Noir en el sitio web que sirve ahora como único soporte del cotidiano Le Matin.

End of insertion
8 de abril de 2020. Sin texto. Valott
Compartir este artículo