Traducciones al inglés en el teatro de Zúrich

Una escena de 'El Jardín de los Cerezos', de Anton Chejov; en una puesta en escena de la directora letona-americana Yana Ross. La obra forma parte de la primera temporada de producciones del Schauspielhaus con sobretítulos en inglés. Zoé Aubry

Con la esperanza de satisfacer las necesidades del amplio público potencial de expatriados y expandir su alcance más allá de los espectadores de habla alemana, el teatro de Zúrich ha introducido para todas sus obras traducciones al inglés. 

swissinfo.ch

El Schauspielhaus Zürich es uno de los principales teatros del mundo de habla alemana, que ha puesto en escena producciones de algunos de los más grandes dramaturgos y directores, desde Bertolt Brecht hasta Christoph Marthaler.

“Sin embargo, estas grandes obras están limitadas por el idioma, ya que el alemán no es exactamente una lengua franca [lengua adoptada de forma tácita entre personas que no tienen la misma lengua materna]”, dice Barbara Higgs, directora de captación de fondos y desarrollo y responsable de la aplicación de los sobretítulos, que no están debajo del escenario sino encima y a los lados.

Antes de decidir adoptarlos como parte integral del programa a partir de septiembre de 2019 (con la interpretación de Nicolas Stemann del Fausto de Goethe - Parte I) el teatro ya había experimentado con los títulos en inglés hace unos años. 

Y es que no debe subestimarse el potencial del público expatriado: Zúrich alberga a 170 nacionalidades, y el 37% de los profesionales de la ciudad hablan inglés en el trabajo. Además, una parte considerable de estos expatriados son personas con un nivel de ingresos alto.  

Subtítulos frente a sobretítulos 

Poner los subtítulos en el cine resulta bastante fácil: se obtiene el guion, se traduce y se adjuntan al celuloide. O incluso más fácil hoy en día, se añaden al archivo digital de la película. En el teatro, en cambio, esta operación es larga y termina cuando la obra finaliza la temporada.

“Está, en primer lugar, la traducción del guion. Pero luego hay que tener mucho cuidado. Por ejemplo, recientemente hemos puesto en escena Las uvas de la ira de John Steinbeck. El guion nos llegó en alemán y tuvimos que compararlo con el libro [escrito en inglés] para utilizar tantas expresiones originales de la obra de Steinbeck como fuera posible”, aclara Sinikka Weber, quien dirige el sobretitulado en el teatro.

Una vez que el grupo de traductores realiza la versión en inglés, hay que solventar la cuestión técnica de insertar los sobretítulos en el escenario. Weber dirige a un equipo de siete profesionales que se turnan para encargarse en directo de las diapositivas de los títulos en cada sesión de teatro. En el escenario tienen que seguir cada respiración de los actores y estar pendientes de las improvisaciones o desviaciones repentinas del texto. 

+ Sinikka Weber debate con la directora letona-americana Yana Ross sobre los desafíos artísticos de los subtítulos 

El Schauspielhaus ha invertido unos 100 000 francos (102 000 dólares) en equipamiento: proyectores, pantallas de LED y hardware para sus cinco escenarios. Pero el coste de esta primera temporada (desde finales de septiembre hasta finales de 2019) ha superado los 200 000 francos, incluyendo, además del hardware, el coste de la traducción y el personal para cada espectáculo. 

Barbara Higgs explica que solo el sobretitulado de cada producción, con aproximadamente 25 funciones, cuesta alrededor de 16 000 francos. El Schauspielhaus solo puede permitírselo gracias a patrocinadores privados: la Fundación Hans Imholz y la Fundación Internacional de Música y Arte.

Llamada a la multitud

Tras estos pocos meses de funcionamiento, Barbara Higgs considera que la operación de sobretitulado en el Schauspielhaus es todo un éxito. 

“Muchos expatriados, estudiantes internacionales y turistas aprecian nuestro nuevo servicio”, dice. Pero en el Schauspielhaus los sobretítulos también han llenado un hueco interno: el teatro recibe en residencia a varios artistas distinguidos de todo el mundo: dramaturgos, directores, actores. Higgs añade que ahora pueden ver y entender lo que hacen sus colegas. 

“Al fin, en el Schauspielhaus he encontrado un nuevo hogar”, cuenta una estudiante de doctorado de China. Ella es parte del grupo de reuniones de amantes del Teatro Schauspielhaus de Zúrich que hasta la fecha contabiliza 148 miembros; un número que va creciendo. 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo