Navigation

Día Mundial contra la Desertificación

La mano del hombre y los climas han contribuido a la desertificación en el planeta. Keystone

Su celebración este martes es una llamada de alerta sobre ese grave proceso que avanza a una velocidad aterradora y que vuelve nada la fuente del sustento humano:

Este contenido fue publicado el 17 junio 2003 - 19:50

El 70% de los 5,2 billones de hectáreas secas que se utilizan para la agricultura en el mundo está empobrecido.

Cada año, los continentes pierden 24 mil millones de toneladas de capa cultivable. La desertificación cuesta al género humano 42 mil millones de dólares al año. Sólo para África, la factura es de 9 mil millones de dólares.

Las estadísticas de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) dan cuenta de ese acuciante problema que consiste en la degradación de tierras en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

“La desertificación tiene su origen en complejas interacciones de factores físicos, biológicos, políticos, sociales, culturales y económicos”, especifica el organismo, haciendo eco de la definición acuñada por la Cumbre de Río.

Las 'tierras flacas'

La pobreza, la inestabilidad política, la deforestación, el pastoreo excesivo y las prácticas deficientes de riego pueden socavar la productividad de la tierra.

Círculo vicioso: el hombre agosta las tierras, las 'tierras flacas' son incapaces de sujetar las raíces del hombre:

La sexta parte de las poblaciones de Burkina Faso y Malí han emigrado en busca de terrenos fértiles e incesantes oleadas de campesinos desamparados ensanchan los cinturones de miseria de las urbes.

Sombría perspectiva: más de 135 millones de seres humanos podrían verse obligados a abandonar su agro empobrecido.

Inestabilidad política

En la desertificación se encuentra el origen de 10 de los conflictos armados que tienen lugar en tierras áridas y el fenómeno contribuye a la inestabilidad política, el hambre y la desintegración social en países como Somalia.

También a su impacto responde la agravación de crisis ambientales que se ciernen sobre la humanidad como el recalentamiento del planeta y la pérdida de la biodiversidad.

Contra lo aparente, el proceso de desertificación no es imputable a la extensión de los desiertos actuales sino que obedece al hecho de que los ecosistemas de tierras secas, que cubren más de la tercera parte de las tierras firmes del mundo, son sumamente vulnerables a la sobreexplotación y el aprovechamiento inadecuado de la tierra.

Pero, sin importar cuáles sean sus causas, su combate es insoslayable, como advierte la UNCCD, para garantizar la productividad a largo plazo de las tierras secas habitadas.

swissinfo, Marcela Águila

Datos clave

Hechos clave:
La Convención de Naciones Unidas para Combatir la Desertificación (UNCCD) fue adoptada en Junio de 1994 pero fue concebida durante la Cumbre de Río de 1992.
Poco más de mil millones de hectáreas de África –el 73% de sus tierras secas- se hallan en proceso de desertificación moderada o grave.
Otros mil 400 millones de hectáreas están siendo afectados en Asia.

América del Norte es la región con una proporción grave de tierras secas o moderadamente desertificadas: 74%.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.