Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Día mundial del agua Suiza consume mucha agua en el extranjero

mano che riempie un bicchiere con l'acqua di una fontana

Agua potable al alcance de la mano: un "lujo" que dos mil millones de personas en el mundo no tienen.

(© Keystone / Eq Images / Manu Friederich)

El consumo de agua per cápita de Suiza está justo por encima de la media mundial. El problema es que gran parte de la huella hídrica helvética se encuentra en el extranjero, especialmente en países donde el agua es escasa.

Alrededor de 4 000 millones de personas, o casi dos tercios de la población mundial, se ven afectadas por la escasez de agua durante al menos un mes al año. Y en 2015, tres de cada diez personas en el mundo no tenían acceso al agua potable.

Estas cifras se indican en un informeEnlace externo de la ONU presentado el miércoles en Ginebra como preparación para el Día Mundial del AguaEnlace externo (hoy, 22 de marzo). Este año la tarea central de estudio ha sido explorar los síntomas de la exclusión e investigar formas de superar las desigualdades.

160 litros de agua para una taza de café

Suiza, también conocida como el "Castillo del Agua de EuropaEnlace externo", tiene abundantes recursos hídricos. Sin embargo, no es inmune a los problemas globales de gestión del agua.

Según datos de las Naciones Unidas, una persona en Suiza consume un promedio de 4 200 litros de agua al día. La huella hídrica tiene en cuenta tanto el uso directo del agua -por ejemplo, para cocinar, lavar y limpiar- como el uso indirecto, es decir, el agua "virtual" necesaria para la producción de bienes agrícolas e industriales.

En el caso del café, por ejemplo, se necesitan 160 litros de agua para producir una sola taza, explicaEnlace externo Emmanuel Reynard, profesor de geografía y sostenibilidad de la Universidad de Lausana.  

1

gráfico

El bienestar suizo gracias a los recursos hídricos de otros países

Aunque el consumo de agua per cápita en Suiza se ajusta a la media mundial, el análisis de la huella hídrica del país muestra una particularidad: una gran parte del agua consumida por los suizos se utiliza en el extranjero.

De hecho, el 82% de la huella hídrica de Suiza es atribuible a bienes y servicios importados. A modo de comparación, la cuota es del 20% para Estados Unidos y del 60% para Italia, según la Fundación Centro BarillaEnlace externo para la Alimentación y Nutrición. 

El hecho de que el porcentaje para Suiza sea tan alto es "problemático", comenta Sophie Nguyen Khoa ManEnlace externo, experta en seguridad hídrica de la organización de ayuda al desarrollo Helvetas, a swissinfo.ch. "La mayoría de los bienes y servicios importados provienen de países en desarrollo, donde los recursos hídricos no siempre son accesibles en cantidad y/o calidad suficientes para satisfacer las necesidades del país productor.

Un informeEnlace externo de 2012 del WWF, de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude) y de varias universidades señalaba también que "Suiza debe su prosperidad a los recursos hídricos de otros países (...), a menudo en zonas del mundo donde el agua es muy escasa". Entre ellos se encuentran Etiopía, Sudán, Kenia, India, Afganistán y Pakistán.

Agua "invisible" en la mesa

Un menú vegetariano reduce a la mitad la huella hídrica individual, sostiene la Fundación Centro Barilla para la Alimentación y la Nutrición, que con motivo del Día Mundial del Agua llama la atención sobre el agua "invisible" utilizada en la producción de alimentos.

Por ejemplo, se necesitan 19 525 litros de agua para producir un kilo de carne de vacuno, 7 485 litros de carne de cerdo y 4 805 litros de carne de ave. La cantidad baja a 1 710 litros para un kilo de pasta y 335 litros para las verduras de temporada.

 

Fin del recuadro

Reducir la huella hídrica

Según la especialista de Helvetas, Suiza puede desempeñar un papel "decisivo" en la reducción de la huella hídrica apoyando a los países productores, en particular mediante programas de gestión sostenible del agua.

Estos incluyen la adopción de métodos que reduzcan el consumo de agua en la producción de bienes agrícolas, la reducción de la contaminación del agua durante los procesos industriales y la promoción de plataformas de diálogo e intercambio para que la gestión del agua sea más eficiente y equitativa.

Emmanuel Reynard, por su parte, cree que se podría aumentar la concienciación de los consumidores. Por ejemplo, con marcas que indiquen productos con una menor huella de agua.

Campesinos bolivianos ¡Queremos agua!

El agua es un recurso cada vez más raro en Bolivia, uno de los países más afectados por el calentamiento global. La cooperación suiza, activa en ...



(Traducción del original en italiano: Patricia Islas)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes