Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Día Mundial del Refugiado

Manifestación por el Día del Refugiado. En la pancarta: "Ningún humano es ilegal".

(Keystone)

Cerca de 30 millones de personas en el mundo han tenido que abandonar sus hogares en busca de una existencia mejor o, lisa y llanamente, para preservar su vida.

Pese a su tradición humanitaria, Berna endurece su política de asilo. Miles de personas ganan las calles para denunciar el cambio.

"La mayor parte de nosotros no ha tenido que enfrentar en su vida cotidiana el terror, el miedo, el conflicto o la persecución que lanzan al camino a millones de personas en el mundo entero", destacó el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en su mensaje de conmemoración del Día Mundial del Refugiado.

"Olvidamos fácilmente que la mayor parte de los refugiados son gentes como nosotros, que tienen una casa, una familia, un empleo y sueños y que deben abandonar todo en búsqueda de seguridad en un medio que les es ajeno. Frente a un futuro incierto, esas gentes ordinarias deben encontrar en sí mismas el extraordinario valor de sobrevivir y reconstruir sus vidas destrozadas", añadió.

En el 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el 20 de junio como el Día Mundial del Refugiado; sin embargo, desde hacía 20 años, Suiza lo celebraba el 18 de junio. Este 2005 no fue la excepción. Unas 200 ciudades y comunas de la Confederación ganaron las calles en demanda de "¡Solidaridad!"

"Nuestra concepción de la dignidad nos hace reivindicar para las personas desarraigadas por la guerra, para las personas que han hallado una perspectiva de vida autónoma y responsable en nuestro país, para las víctimas de las guerras étnicas que estarían obligadas a vivir entre aquellos que las expulsaron, el derecho de construir en Suiza una nueva existencia".

Las palabras de la ex ministra suiza del Interior, Ruth Dreifuss, fueron aclamadas por millares de personas (5.000, de acuerdo con la Policía, 8.000 según los organizadores) que acudieron el sábado (18.06), en Berna, a una magna concentración en el marco de los festejos en pro de los refugiados.

"La gente no piensa como Blocher"

"Protestamos contra el endurecimiento de la ley del asilo. Es positivo que tanta gente haya venido. A pesar de las decisiones, hay muchas personas que no piensan como nuestros políticos, como (Christoph) Blocher y toda su banda", comenta Marie, de la publicación 'Voces de Exilio’, presente en la parada.

Su rechazo a la política del Ministro suizo de Justicia y Policía fue leit motif de la parada. "¡No a la Blocherización de Suiza!", "¡No al desprecio de la vida de los seres humanos!", "¡Blocher, súbito abdanken (renuncia)!", se leía en las pancartas enarboladas por los manifestantes que también se pronunciaron "Por una Suiza abierta y solidaria" y "Por la legalización de los extranjeros".

Sin papeles, sin derechos

Entre los denominados 'sin papeles’; es decir, inmigrantes que carecen de los documentos pertinentes para residir y trabajar en Suiza, Paulina (ecuatoriana), asistió a la concentración del sábado "para pedir que nos den el permiso para trabajar, porque nos quieren votar de aquí".

Madre de dos niños y con cinco años de vivir en Suiza, la joven sudamericana considera que "no puedo volver allá porque la situación está cada vez peor y no tengo posibilidad de darles el estudio a mis hijos".

En la situación de Paulina se encuentran varios cientos de latinoamericanos, obligados a dejar sus países ya no por razones políticas -como ocurrió en los años de las dictaduras de los años 70 y 80-, sino por motivos económicos.

"Somos personas que hemos venido a trabajar a Suiza porque no encontramos empleo en nuestro país. Trabajamos, servimos, no hacemos nada malo, pero no tenemos ningún derecho", observa Jesús, también de ese país andino.

Menos refugiados, más desplazados

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en el 2004 había nueve millones 200 mil refugiados en el mundo, lo que representa la cifra más baja en casi un cuarto de siglo. Empero, el total de retornados, apátridas y desplazados internos se incrementó de 17 millones en el 2003 a 19 millones 200 mil personas el año pasado.

"(...) una ínfima mayoría se encuentra en nuestro país (24.271/2004). Queremos que esta realidad, este dolor del exilio se imprima en el corazón de nuestra conciencia nacional, que nuestro Parlamento, nuestro Gobierno, recuerden sus responsabilidades", señaló Ruth Dreifuss.

"El asilo es un derecho fundamental que corre el gran riesgo de ser olvidado", advirtió.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

En el 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el 20 de junio como el Día Mundial del Refugiado.

Desde 1980 Suiza celebra el 18 de junio el Día Nacional del Refugiafo.

En este 2005 la reivinicación fue por la dignidad de los refugiados.

Fin del recuadro

Contexto

La Agencia de la ONU para los Refugiados señaló que el número global de refugiados en 2004 fue de 9,2 millones, la cifra más baja en casi un cuarto de siglo.

Sin embargo, el total personas de las que se ocupa el ACNUR -solicitantes de asilo, retornados, apátridas y una parte de los desplazados internos - se incrementó de 17 millones a 19,2 millones.

A finales del 2004 vivian en Suiza 24.271 refugiados reconocidos, 1.9% menos que en el año precedente.

Ese mismo año se procesaron 55.103 solicitudes de asilo, lo que significó un decremento de 14.6% respecto al 2003.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes