Navigation

Daño pulmonar, secuela de COVID en algunos pacientes

Una enfermera atiende a un paciente de COVID-19 en un hospital de Zúrich. Keystone / Gaetan Bally

La COVID-19 severa puede causar una insuficiencia prolongada de oxígeno en los pulmones incluso cuatro meses después de la infección, según encontró un estudio nacional suizo.

Este contenido fue publicado el 08 enero 2021 - 14:49
Keystone-SDA/Bern University Hospital/ilj

“El seguimiento y el tratamiento a largo plazo de estos pacientes es urgente e importante”, concluyó.

La investigación, publicada en el European Respiratory JournalEnlace externo, se llevó a cabo como parte del estudio pulmonar COVID-19 realizado a escala nacional por el Hospital Universitario de Berna en colaboración con la Universidad de Berna.

En un comunicadoEnlace externo, el hospital indicó que desde el verano de 2020 varios estudios en todo el mundo habían informados sobre síntomas y efectos secundarios de lo que se conoce como Long-Covid (COVID prolongado). El estudio observacional suizo tiene como objetivo documentar la trayectoria a medio y largo plazo de la enfermedad con especial atención en los pulmones.

“El estudio proporciona datos de referencia importantes para la atención clínica de pacientes con COVID-19 a largo plazo en todo el mundo”, precisó.

Reducción de la absorción de oxígeno

Con el empleo de datos de nueve hospitales suizos, los investigadores analizaron 113 casos de COVID-19, de los cuales 66 correspondían a pacientes graves y 47 con niveles de leve a crítico. Descubrieron que mientras que el segundo grupo estaba casi completamente bien después de varios meses, el primero seguía afectado.

“Incluso cuatro meses después de la infección, la COVID-19 grave provoca una reducción de un quinto en la capacidad de absorción de oxígeno en comparación con una persona sana”, puntualizó el comunicado.

“Es importante que se tome en serio el sufrimiento de estas personas incluso después de que se hayan recuperado de la infección”, subrayó la neumóloga Manuela Funke-ChambourEnlace externo, iniciadora del estudio, a la agencia de noticias suiza Keystone SDA-ATS.

La mayoría de los pacientes más fuertemente afectados pertenecían a uno de los grupos de riesgo de COVID-19: personas mayores, personas con sobrepeso o personas con hipertensión arterial.

“Esto enfatiza la importancia de impulsar la prevención entre estos grupos, por ejemplo, mediante la vacunación”, agregó. Sin embargo, también ha habido casos graves que necesitan un tratamiento más prolongado entre los pacientes sin riesgo, explicó la investigadora.

En la actualidad, no se sabe si el daño pulmonar es permanente, y los investigadores continuarán el seguimiento de los pacientes con síntomas persistentes o lesiones pulmonares durante el próximo año.

COVID prolongado

En diciembre, médicos y epidemiólogos de Ginebra demostraron que algunos síntomas de la COVID-19 podían durar más de seis semanasEnlace externo, incluso en pacientes sin factores de riesgo subyacentes.

El estudio, realizado por la Universidad de Ginebra y los Hospitales Universitarios de Ginebra, siguió a casi 700 personas que habían dado positivo por COVID-19 pero que no habían necesitado ir al hospital. Seis semanas después del diagnóstico, el 33% informó que todavía sufría de fatiga, pérdida del olfato o del gusto, falta de aire o tos.

Los resultados de ese estudio se publicaron en Annals of Internal Medicine (Anales de Medicina Interna).

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo