Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

De amor y desamor El triunfo peronista y la comunidad suiza en Argentina

Una muchedumbre exultante agita banderas argentinas.

Celebración en Buenos Aires de la victoria del candidato peronista Alberto Fernández en las elecciones presidenciales de Argentina. Domingo 27 de octubre de 2019.

(swissinfo.ch)

Sus reacciones a la victoria de Alberto Fernández en las presidenciales revelan que la comunidad helvética en Argentina no es ajena a la polarización de un país sumido en una severa crisis económica, con altos índices de pobreza e inflación. Para algunos suizos el triunfo del peronista es motivo de inquietud, para otros, de esperanza.

“Veo el futuro con tristeza”, señala el empresario Walter Steiner. “Estoy feliz de que se vaya este gobierno de hambre”, exulta la bióloga Silvina Valli.

Alberto Fernández, un abogado de 60 años y profesor universitario se impuso este domingo al liberal Mauricio Macri en la primera vuelta electoral con una ventaja de 48 contra 40 puntos. Al conocerse la decisión popular, el abanderado del Frente de Todos se comprometió a “construir una Argentina más igualitaria y solidaria”.

Funcionario en el Ministerio de Economía con el expresidente Raúl Alfonsín, legislador de Buenos Aires y jefe de gabinete de Néstor Kirchner, Alberto Fernández aceptó a mediados de mayo pasado una ‘particular’ invitación de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner:

La senadora y candidata que más votos obtenía según todos los sondeos -y que era muy consciente de los amores y odios que despertaba- le propuso armar una fórmula en la que él fuera el presidente y ella su vicepresidenta: “El país no necesita a alguien como yo, que divido, sino a alguien como vos, que suma”, le dijo entonces.

El triunfo de la fórmula “Fernández-Fernández” fue vaticinado en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de Agosto, donde el Frente de TodosEnlace externo se impuso por más de 17 puntos a la Alianza por el CambioEnlace externo de Mauricio Macri, tirando al piso todos los pronósticos de la prensa y los analistas.

Alberto Fernández deposita su voto durante los comicios presidenciales del 27 de octubre, en los que los argentinos lo eligieron al frente del país. 

(swissinfo.ch)

El flamante triunfo de los Fernández (48%) sobre Macri-Pichetto (40%), encuentra por ahora dudas, brechas, desconfianzas, amores y desamores. Situación a la que no son ajenos los suizos y suizo-argentinos que viven en el país.

swissinfo.chEnlace externo se comunicó con ellos desde el búnker de campaña de la oposición apenas difundidos los resultados -y cuando ya estaba el 97% de las mesas escrutadas- para conocer cómo estaban viviendo la novedad electoral.

Decepcionados y preocupados

Julio Constantin, director técnico del Club de Fútbol ‘Belgrano de Córdoba’, dijo no estar sorprendido por la gran diferencia que hubo en las PASO, aunque pensaba que Macri iba a acercarse un poco más al candidato ganador.

Con decepción, y probablemente cansado de la división que reina en la sociedad, confesó: “Honestamente, no creo en los políticos argentinos. Uno siempre tiene alguna esperanza, pero cada vez es menos”

En sintonía con el suizo cordobés, Verónica Miranda, una psicoanalista argentina-suiza, dijo estar con miedo y tristeza: “Tengo miedo a los totalitarismos. Y tristeza porque creo que varios de los que volvieron tendrían que estar presos (ndlr: en referencia a las causas en las que se implica a Cristina Fernández de Kirchner). “Y no soy Macrista ni estoy de acuerdo con muchas cosas del gobierno de Macri”, se apresuró a aclarar.

El empresario suizo Walter Steiner fue muy concreto: “Sí esperaba este resultado. Veo el futuro con tristeza”

Más analítico, el expresidente de la Cámara de Comercio Suiza Argentina, Alfredo Rodríguez, se manifestó muy preocupado.

“Debemos reconocer que el gobierno de Macri tuvo una performance dispareja, sobre todo en el campo económico, pero no justifica la magnitud de la diferencia en los votos”, sostuvo y agregó:

“También me preocupa la necesidad que tienen los Fernández de armonizar sus líneas internas, que son muy disímiles. Y me preocupa el manejo de la crisis que existe y que tiene una importante magnitud”.

La joven suiza Ann Leibundgut, contó que aunque esperaba este resultado y veía necesario un cambio, lo recibe con poca esperanza: “No creo que este gobierno logrará estabilizar el país largo plazo”, asegura resignada.

Un escenario económico difícil de reconstruir

La economía argentina está atada drásticamente a la moneda estadounidense  (actualmente la paridad es 1 dólar = 65 pesos argentinos), y desde las elecciones primarias hubo masivos retiros de depósitos en dólares (más de 12 000 millones); y el Banco Central viene destinando reservas para frenar la subida del dólar: el viernes, solamente, perdió 1 755 millones de dólares.

A este escenario hay que sumarle que a mitad del año pasado Argentina pidió un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI) de 57 000 millones de dólares a cambio de un ajuste fiscal que terminó de estancar la economía.

El Banco Central Argentino (BCRA) ya anunció que se pondrá un nuevo cepo al dólar. La última medida que determinó el gobierno después de las PASO fue limitar la compra de dólares a 10 000 mensuales. La nueva medida que se conocerá hoy determinará que solo se podrán comprar 200 dólares al mes.

Alivio, esperanza y felicidad

Muchos suizos también recibieron la noticia del cambio de gestión con esperanza y felicidad.

Así fue para la bióloga Silvina Valli, quien “luego de las PASO estaba segura de que ganaba el Frente de Todos”.

“Estoy feliz de que se vaya este gobierno de hambre, insensible y ‘gobernando’ para unos pocos. Me duele ver el crecimiento de desocupados y la cantidad de pymes que cerraron”.

Para el abogado en derechos humanos, el suizo argentino Inti Pérez Aznar, el cambio de gobierno es una buena noticia.

“Esperaba este resultado. Creo que esto es consecuencia de que en los últimos cuatro años esta gestión gobernó de espaldas a la gente y con una política que benefició la especulación financiera y destruyó la industria y el trabajo” sentenció, y concluyó:

“Además, en términos de derechos humanos, el gobierno de Macri claramente ha tenido una política que ha intentado destruir las conquistas sociales”.

De la misma forma lo vivió la gestora de turismo y cultura suiza Régula Nigg, oriunda de Basilea:

“Después de las PASO lo esperaba, y debo confesar que sentí un gran alivio. Lo vivo con mucha alegría, aunque pensando que esta vez dejan realmente una ‘pesada herencia’, y me preocupa. Levantar el desastre que dejaron en 4 años de neoliberalismo salvaje, no será fácil”

“¡Estoy feliz! ¡El gobierno está en manos de los argentinos!”, dice la suiza argentina Diana Mauhourat.

“Claro que esperábamos este resultado. El gobierno de Macri fue desastroso y muy elitista.  Desigual. No hay que olvidar lo que pasó en Chile. Este país no es de ricos. Y las pymes la pasamos muy mal. Este nuevo gobierno va a pensar en el trabajo, en la educación y en la producción. ¡Tengo más que esperanza!, concluyó, contagiando confianza.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes