Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, vitrina de la democracia (serie) 'Landsgemeinde' de Kloten - los límites de la democracia saltan por los aires

Un hombre mayor y jóvenes en la asamblea popular de Kloten

Los jóvenes de Kloten han conseguido que la asamblea popular (landsgemeinde) apobrara su propuesta para un festival de jóvenes.

(swissinfo.ch)

Con más de 31 millones de pasajeros el año pasado, el aeropuerto de Zúrich-Kloten es la principal puerta de Suiza al mundo. Políticamente, el municipio de Kloten ha recuperado la forma original de la democracia directa: la landsgemeinde (asamblea popular). Pero con una interpretación moderna.

Este artículo forma parte de #DearDemocracyEnlace externo, la plataforma de swissinfo.ch para la democracia directa. 

Fin del recuadro

Un avión de pasajeros sobrevuela la plaza central de Kloten este sábado de verano. A una altura tan baja que diríamos que se puede alcanzar con las manos. La plaza en la que se reúnen alrededor de 700 personas está pavimentada con losas naturales y circundada por edificios altos.

Se ha montado un escenario, donde una big band local toca swing. En un estand se venden dulces españoles, en otro, crepes. Los residentes llegan con sus hijos y perros – un ambiente de fiesta popular.

Madre, hijo y perro votan en urna en la asamblea popular de Kloten

Todos son bienvenidos en la asamblea popular de Kloten. La votación final tuvo lugar en urna.

(swissinfo.ch)

Kloten celebra su landsgemeinde, su asamblea popular. Aunque no tiene carácter político ni oficial, esto no impide que corresponda incluso mejor a la idea fundamental de la democracia directa. Su objetivo principal: dar la palabra a gente que, de no ser así, no tendría voz en Suiza.

“Todo el mundo puede participar en la landsgemeinde”, explica Daniel Neukom, el presidente de la Asociación Landsgemeinde KlotenEnlace externo. Es decir, no solo los ciudadanos y ciudadanas con derecho a voto mayores de 18 años, sino residentes de todas las nacionalidades y edades.

En sus orígenes, un evento rural

La landsgemeinde es la forma más arcaica de democracia y está en peligro de extinción en Suiza (ver recuadro abajo). Kloten quiere recuperarla – como una fiesta colorida de la sociedad global y diversa que es Suiza.

La landsgemeinde 2.0

Con su forma moderna de landsgemeinde, la ciudad de Kloten sirve de modelo. Su marco informal hace que los grupos que están excluidos o no sienten interés por la vida política formal puedan participar.

Esto se aplica regularmente a las mujeres, la gente con ingresos modestos, los jóvenes menores de 18 años y la población extranjera.

La democracia local es apta para nuevas formas de participación, para modernizar la democracia directa. Pues a escala nacional y cantonal, la reivindicación de extender los derechos políticos a los menores de 18 años y a los extranjeros es una batalla perdida de antemano.

Fin del recuadro

Hace 150 años la landsgemeinde se celebraba en varios cantones del país. Hoy, solo en dos: en Appenzell Rodas Interiores y Glarus.

En estos dos cantones, la landsgemeinde es, al igual que en sus orígenes, una manifestación rural en la que se respira el olor de la tierra y el campo y está impregnada del folclore campesino.

Después de la asamblea, los ciudadanos comparten un aguardiente o un puro en torno a las mesas de madera de las viejas tabernas, alguno se lanza a cantar yodel y otro le acompaña al acordeón.

En Appenzell, la plaza de la asamblea está rodeada de bonitos edificios antiguos donde la gente se reúne para tomar decisiones políticas que afectan a la vida pública.

Respuesta a la globalización

Hoy en Kloten se reinterpreta la landsgemeinde: La asamblea popular ha sido convocada para responder a una cuestión actual, el desarrollo municipal fuertemente marcado por la globalización.

Con esta asamblea informal, Kloten amplía también los derechos políticos. Especialmente los de los jóvenes y la población extranjera –grupos que no tienen voz ni voto, pero que aquí son bienvenidos. Aquí, la multiculturalidad forma parte de la vida diaria. Entre todos, los habitantes de la ciudad suman 120 nacionalidades.

“La mayoría están aquí por trabajo. Se quedan un par de años y luego se van”, dice Daniel Neukom. En esas condiciones es muy difícil crear un sentimiento de comunidad. La landsgemeinde es un intento para incrementar la cohesión social.

Aunque la landsgemeinde no es un instrumento formal del Estado, sí tiene el poder de repartir el dinero de las arcas públicas. En esta ocasión son 30 000 francos, o sea, 10 000 más que en los años precedentes.

Kloten, ciudad de los aviadores

31 millones de pasajeros, 19 647 habitantes, de los cuales alrededor de 11 000 con derecho a voto – son las cifras correspondientes a 2018 para la ciudad de Kloten, donde se encuentra el aeropuerto de Zúrich.

Población extranjera: 32,8% (media en Suiza: 25%). Más de 36 500 puestos de trabajo de los cuales cerca de 30 000 en el aeropuerto.

Fin del recuadro

Y a los fondos del municipio se suma el dinero del Premio de la DemocraciaEnlace externo, que concede la Nueva Sociedad HelvéticaEnlace externo y que en 2018 recibió la landsgemeinde de Kloten.

Los excluidos participan

Los participantes votan sobre múltiples ideas. Algunas de ellas no encontraron eco en el proceso político clásico, donde los grupos de interés que las defienden simplemente no están representados. Hoy, las propuestas encima de la mesa son un curso de alemán lúdico y un festival de jóvenes. El club de pimpón pide más mesas en el espacio público.

El alumno Salvador aboga por que haya más estaciones de bicicletas públicas en la ciudad. Un colectivo pide que se amplíe la plaza de juegos de aventura.

Gran Formato

Democracia Directa Asamblea comunal

Cinco municipios en el corazón de la democracia local en Suiza

“¡Esto mola!”

En la landsgemeinde de Kloten no se vota, como es costumbre, a mano alzada. A cada proyecto se le asigna un globo grande bajo el que se congregan los vecinos que apoyan la propuesta. A la vista de todos está cuáles son los cuatro proyectos que más respaldo tienen. ¿Cuál de ellos recibirá la partida de 10 000 francos? Sobre eso la asamblea votará con papeleta.

Al son de la big band los habitantes de Kloten depositan su voto en la urna. Incluso Jan, de 14 años, uno de los promotores del festival de jóvenes. “Esta es la primera vez que tengo contacto con la política, y mola”, dice el adolescente.

Y el festival de jóvenes gana. Los 10 000 francos son para el comité de alumnos organizador del que Jan forma parte.

Hoy estos jóvenes han vivido en primera persona que en una democracia directa todo voto cuenta.


Traducción del alemán: Belén Couceiro, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes