Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Derechos humanos: esperanza prudente de Suiza

Pese a la oposición de EE UU, la Asamblea General de la ONU aceptó la creación del Consejo.

(Keystone)

La Asamblea General de la ONU elige este martes en Nueva York a los 47 países miembros del nuevo Consejo de Derechos Humanos. Suiza es uno de los 63 candidatos.

La campaña electoral fue intensa, indica la ministra de Asuntos Exteriores de Suiza, Micheline Calmy-Rey, con un optimismo prudente sobre las posibilidades de la candidatura helvética.

"Nada está dicho, pero estoy relativamente optimista. Suiza tiene buenos argumentos que puede hacer valer ante los 191 miembros de la Asamblea General de Naciones Unidas, quienes eligirán a los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos", confía Ulrich Lehner, responsable de las organizaciones internacionales en el seno del Ministerio de Asuntos Extranjeros de Suiza.

Para hacer campaña, Suiza movilizó a sus diplomáticos en Nueva York y en Suiza (sede europea de la ONU), así como a su red de embajadores en el resto del mundo.

"Representamos la diversidad con relación a siete de las nueve candidaturas occidentales que forman parte, todas ellas de la Unión Europea", precisa Ulrich Lehner, a guisa de argumento electoral.

Y agrega: "Igualmente recordamos nuestro empeño de larga data para la defensa de los derechos humanos y para la creación del Consejo, sin olvidar nuestro papel de mediadores en la escena internacional.

Jurista en la sección suiza de Amnistía Internacional (AI), Alain Bovard subraya los progresos del proceso electoral.

"Se trata de una primicia: la mayoría de los países declararon su candidatura prontamente y emprendieron campañas para ser elegidos. También deben realizar esfuerzos a favor del Consejo y respetar los derechos humanos dentro y fuera de sus fronteras", detalla Alain Bovard.

Entrega de cuentas

Suiza anunció más de veinte promesas con respecto a su acción en el seno del futuro Consejo y en otros organismos de la ONU implicados en la defensa de los derechos humanos, sin olvidar la promoción de esos derechos en Suiza y en el mundo.

El gobierno helvético se compromete a aplicar aquellos tratados internacionales o algunos protocolos sobre derechos humanos que aún no han sido firmados o ratificados por Suiza.

"La mayoría de los países candidatos subrayan entre sus argumentos los puntos que han alcanzado hasta ahora en el ámbito de los derechos humanos. Pero una minoría -entre la que se encuentra Suiza- va más lejos al abordar también su acción futura", subraya Alain Bovard.

"Podremos pedirles que rindan cuentas de las promesas no cumplidas. Razón por la que lamentamos que el gobierno suizo no mencione la creación de una institución nacional de derechos humanos, un proyecto capital para la Confederación Helvética."

Los puntos negros de Suiza

Alain Bovard aprovecha para mencionar los puntos negros de Suiza en el marco del respeto a los derechos humanos.

"Amnistía Internacional ha realizado el balance del conjunto de los países candidatos al Consejo. En el caso de Suiza, las faltas se desprenden del endurecimiento de la legislación de cara a los extranjeros."

Las inquietudes de Amnistía se refieren concretamente a las nuevas leyes de extranjería y de asilo (dos textos que deberán ser objeto de un escrutinio popular).

Esto quiere decir que Suiza –si resulta elegida para formar parte del Consejo- deberá rendir cuentas al respecto, ya que cada miembro será objeto de un examen durante su mandato.

¿Malos y buenos alumnos?

Esta perspectiva ha hecho huir a algunos de los peores Estados violadores, opina Adrien-Claude Zoller, director de la organización civil Ginebra por los derechos humanos.

Esta ONG cita, por ejemplo, el caso de Libia, Sudán y Zimbabwe. La presencia y actitud de esos países dentro de la desaparecida Comisión de Derechos Humanos contribuyó en gran medida al descrédito de esta institución.

Por lo tanto, el futuro Consejo de los Derechos Humanos estará compuesto sólo por buenos alumnos.

UN Watch, una ONG de Ginebra, denuncia especialmente las candidaturas de Arabia Saudita, China, Cuba, Irán y Rusia. En su opinión, la elección de alguno de estos países minaría la credibilidad del nuevo organismo de la ONU.

Las otras ONG que actúan en defensa de los derechos humanos consideran que la participación de esos Estados en el Consejo podría ser una oportunidad para las víctimas de los derechos humanos en esos países. Esto debido a que sus gobiernos deberán rendir cuentas en el seno del nuevo Consejo.

swissinfo, Frédéric Burnand en Ginebra
(Traducido del francés por P.I.)

Contexto

Este 9 de mayo la Asamblea General de Naciones Unidas elige a los 47 Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos.

Suiza es uno de los 63 países candidatos.

Los elegidos deberán obtener la mayoría absoluta de los 191 países miembros de la Asamblea, es decir, 96 votos.

Suiza forma parte del grupo de países occidentales con derecho a siete escaños en el Consejo.

El Consejo de Derechos Humanos tendrá su primera sesión en Ginebra el 19 de junio próximo.

Este nuevo órgano de Naciones Unidas se reunirá al menos tres veces al año y podrá realizar encuentros de emergencia en caso de crisis.

El Consejo reemplaza a la desacreditada Comisión de Derechos Humanos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×