Dimite directivo Firma francosuiza pagó a grupos armados sirios

Eric Olsen dejará las riendas de LafargeHolcim el 15 de julio próximo.

Eric Olsen dejará las riendas de LafargeHolcim el 15 de julio próximo.

(Keystone)

El director general del gigante francosuizo del cemento LafargeHolcim dejará el puesto tras de que la empresa hubiera admitido haber pagado a grupos armados para mantener en funcionamiento una fábrica en la devastada Siria.

La mayor cementera del mundo informó este lunes que su junta directiva aceptó la renuncia de Eric Olsen, quien cesará sus funciones el 15 de julio. El directivo de la firma había asumido las riendas hacía dos años y supervisó la fusión de la empresa francesa Lafarge y la cementera suiza Holcim.

Olsen dijo que estaba orgulloso del “enorme éxito” de la fusión, que involucró a 90 000 empleados en todo el mundo, pero que sentía que su salida era necesaria para sofocar las tensiones en la compañía derivadas de la actuación en Siria.

“Mi decisión está impulsada por la convicción de que mi salida contribuirá a hacer frente a las fuertes tensiones que han surgido recientemente en torno al caso de Siria. Aunque yo no estuve involucrado, ni siquiera informado de ningún acto reprensible, creo que mi partida contribuirá a devolver la serenidad a una empresa que ha estado expuesta durante meses por este caso”, dijo en un comunicadoEnlace externo.

El presidente del consejo, Beat Hess, asumirá el cargo de CEO interino, mientras la compañía busca un sucesor de Olsen, cuya inocencia fue confirmada en el marco de las pesquisas.

Autoridades fiscales francesas investigan los pagos en Siria. Grupos de defensa de los derechos humanos presentaron denuncias en París en el sentido de que el dinero pudo haber ayudado a los militantes islámicos a cometer crímenes de guerra.

“Errores de juicio”

La empresa admitió en un comunicado a principios de marzo que su personal en Siria pagó a grupos armados a cambio de poder operar una de sus plantas de cemento (ahora cerrada) y garantizar la seguridad de sus empleados.

Una investigación independiente reveló que la sucursal siria de la entonces compañía Lafarge (antes de su fusión con Holcim) había tratado con grupos armados en 2013 antes de evacuar su fábrica en el norte de Siria, al noreste de Alepo en 2014.

Sin embargo, esa investigación solamente reveló que Lafarge Siria pagó a un intermediario para garantizar la seguridad de su planta. No logró identificar a los grupos armados que en última instancia recibieron dinero de LafargeHolcim.

La cementera afirmó que sus empleados actuaron en “interés superior”, pero agregó que las medidas eran “inaceptables” y mostraban “errores significativos en el juicio”.

×