Navigation

Dos meses de riesgo para los consumidores

swissinfo.ch

Los suizos que viajen a la zona euro deben prestar atención a las transacciones que realicen. Consejos prácticos.

Este contenido fue publicado el 19 diciembre 2001 - 11:59

A partir del mes de marzo, la nueva moneda simplificará la vida de los turistas suizos que visiten uno de los doce países de la zona euro. Hasta ahora, bastaba con multiplicar la suma en euros por 1,5 para obtener el valor aproximativo en francos. Relativamente simple.

Precauciones

Pero durante los dos primeros meses de 2002, las antiguas divisas estarán en circulación paralelamente con el euro. En Francia, por ejemplo, los pagos se podrán efectuar en euros o en francos franceses. El resto, en cambio, se realizará en principio en moneda europea. No es fácil no embrollarse en las conversiones.

Para evitar malas sorpresas, se necesitan algunas precauciones básicas. Utilice preferentemente su tarjeta de crédito y evite así los problemas de cambio. Y dótese de una buena dosis de paciencia, porque se prevén colas en las cajas de los comercios.

Para las pequeñas compras, lo ideal sería cambiar las antiguas divisas en un banco y efectuar todos los pagos en euros. Pero las colas de espera podrían desanimarla.

Si opta por pagar con la antigua moneda, verifique antes que se aplique correctamente el tipo de cambio, con una precisión decimal. El tipo de cambio entre las antiguas divisas europeas y el euro es fijo. Un euro vale por ejemplo 6,55957 francos franceses o 1936,27 liras.

En los grandes almacenes no deberían producirse errores (o estafas), pero en los mercados o en las boutiques es recomendable utilizar la calculadora para verificar el precio antes de realizar una compra. Evite también pagar con dos monedas diferentes, deshágase de las antiguas divisas y acepte la vuelta sólo en euros.

Coleccionar las antiguas monedas

Es inútil, en cambio, coleccionar las antiguas monedas con la esperanza de que dentro de unos años tengan valor numismático. Sólo es caro lo que escasea. Millones de monedas quedarán inutilizadas en manos particulares. Habrá que esperar al menos 100 años hasta que ganen valor.

Luigino Canal

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.