Navigation

Drogas: un dolor de cabeza del ejército

Temen que las drogas en el ejécito representen un problema de seguridad. swissinfo.ch

El consumo de drogas plantea un real problema al ejército suizo. El año pasado se aplicaron 600 medidas disciplinarias.

Este contenido fue publicado el 18 mayo 2002 - 15:07

La semana pasada, seis jóvenes aspirantes se vieron obligados a dejar la escuela de oficiales. Admitieron haber consumido unos 20 gramos de cocaína durante el servicio.

Ese consumo de drogas duras a gran escala es una novedad, lo que no es el caso en el consumo de drogas dulces.

El año pasado, la jerarquía militar debió pronunciar 600 medidas disciplinarias por uso de 'cannabis'. El castigo puede implicar hasta 10 días de reclusión.

Representación de la sociedad

Suiza aplica el sistema de milicias puesto que no cuenta con ejército de oficio. Cada año, 25.000 jóvenes suizos y suizas ingresan en la escuela de reclutas.

Según los sondeos efectuados entre esos jóvenes, alrededor de 30% admiten consumir productos a base de cannabis en forma repetitiva. Una situación que no deja de alarmar al ejército.

En 1978, el segmento de fumadores era de 6,6%. Esa evolución inquieta a Gianpiero Lupi, médico en jefe del ejército: "Lo que pasa en nuestro ejército de milicias refleja lo que sucede en la sociedad civil".

Suiza no es la única en tener que afrontar esa situación: "mis colegas de otros ejércitos de milicias, como en Austria o en Noruega, confrontan los mismos problemas".

Búsquedas con perros

Los responsables del ejército suizo habían reaccionado ya a medados de los años 90 mediante campañas de sensibilización. "No somos una institución de desintoxicación, pero el ejército puede contribuir a detener el consumo de drogas", estima Gianpiero Lupi.

Solamente que: esa prevención llega tarde al ejército, puesto que los consumidores comienzan a probar la droga cada vez más jóvenes. Tras los nuevos casos de los últimos días, el comandante Jacques Dousse anunció mayores controles en los cuarteles.

Se incrementarán los patrullajes de policías con perros. Hasta ahora la policía efectuaba cada año una decena de "descensos" a las plazas de armas por motivos de drogas.

Tolerancia cero

El consumo de drogas dulces está aún prohibido en Suiza. Sin embargo, esa situación está por cambiar merced a que se han instrumentado los primeros pasos políticos para despenalizar ese consumo. Una medida que busca el gobierno.

Pero los militares no ven las cosas de la misma manera: "los reclutas que fuman (mariguana) plantean un problema de seguridad", subraya Peter Bolliger, jefe del servicio psicopedagógico del ejército suizo.

Y quizá mucho más de lo que se piensa: "la sustancia activa del 'cannabis', el THC, se deposita en las grasas del cuerpo humano y, según algunos estudios médicos, podría ser evacuado durante situaciones estresantes".

Justamente, en el ejército las situaciones de estrés son frecuentes. Para Peter Bolliger es evidente que en caso de liberalización del consumo de drogas dulces entre la sociedad civil, el ejército tendrá que aplicar reglas más estrictas.

"Ya tenemos esa situación con el alcohol para los conductores del ejército, precisa Peter Bolliger. Aplicamos la tolerancia cero, mientras que, en la vida civil, se autoriza una tasa de alcoholemia de 0,9 por mil".

Peter Salvisberg

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.