Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Drogas: un enfoque que rechaza la criminalización

El Proyecto Barrilete, un estrategia solidaria que marcha sobre rieles. 

(El Abrojo)

Terre des Hommes Suiza participa en un proyecto para reducir los riesgos por consumo de sustancias tóxicas entre menores en situación marginal.

En Misiones-Casavalle, barrio desfavorecido montevideano, se desarrolla esa estrategia que rechaza la penalización del tema y preconiza un enfoque sanitario.

"Luchar contra las drogas es como luchar contra las relaciones sexuales: ¡Es absurdo!", sentencia Agustín Lapetina, coordinador del proyecto Barrilete.

Especialista del tema y consagrado a la protección de los menores en situación de exclusión social, confrontados día a día al problema de las drogas, el sociólogo uruguayo explica que el tema de las sustancias tóxicas debe abordarse desde un enfoque de salud pública y no de represión.

Lo que debe hacerse -agrega- es proporcionar una amplia y adecuada información para que, conscientes de los riesgos que implica el consumo de sustancias tóxicas, las personas decidan si las emplean o no.

Durante una reciente visita a Ginebra, en medio de un periplo que lo llevó por Gran Bretaña, Suiza y España, con el objetivo de intercambiar información sobre la temática de las drogas, Agustín Lapetina conversó con swissinfo.

"Barrilete es un proyecto que ha ganado una buena receptividad y que ha acompañado al gobierno en la reducción de daños en materia de salud pública", apunta el experto.

Apoyo de ONG helvética

Destinado a sectores desfavorecidos de los suburbios de Montevideo, el proyecto Barrilete cuenta con el apoyo de Terre des Hommes Suiza.

"Normalmente se puede hablar de prevención en el consumo de drogas pero esto va un poco más lejos, con un enfoque mucho más occidental que es el tema de la reducción de riesgos en el consumo de drogas", puntualiza, por su parte, Juan Carlos Godoy, de esa ONG helvética (En más sobre el tema: Terre des Hommes en pro de la infancia).

Añade que el proyecto no busca solamente reducir el consumo de drogas entre los jóvenes y los niños sino también a disminuir el riesgo en el consumo.

"Eso está relacionado con una serie de factores o variables, está sobre todo el tema psicológico, el tema también de la relación con las instancias estatales, sobre todo a nivel penitenciario", destaca.

Y es justamente en la relación del tratamiento de los jóvenes adictos con las autoridades, donde se encuentra el carácter innovador del Proyecto Barrilete.

En efecto, uno de los aspectos más novedosos e interesantes de la estrategia de Barrilete, es decir, de la reducción de riesgos en el consumo de drogas, es que se lleva a cabo en coordinación con las autoridades.

"Entre sus logros más importantes -destaca Agustín Lapetina- está el hecho de haber acompañado al gobierno en la reducción de daños en el área de salud pública".

Fracaso de tratamientos represivos

Agustín Lapetina explica que "el tema de las drogas ha sido tratado con criterios más o menos represivos, con políticas que apuntan a prohibir y que tienen un enfoque criminológico". Subraya que hay países en los que los consumidores son encarcelados o, como en el caso de Tailandia, castigados con la pena de muerte.

En América Latina, el tratamiento de las adicciones se lleva a cabo bajo esa óptica de penalización, destaca nuestro entrevistado y agrega que en esa postura han incidido las políticas de lucha contra el narcotráfico y las presiones de orden económico.

"Entonces, en la prohibición han prevalecido criterios económicos y políticos sobre los intereses de salud pública o de educación", enfatiza.

Para el experto uruguayo esas medidas represivas no sólo no han reducido el número de consumidores ni postergado la edad de inicio en el consumo, sino que han generado mayores daños (incremento de los mercados ilícitos, venta de productos alterados y, por ende, con mayor potencial de nocividad).

Un enfoque diferente

El enfoque que preconiza el Proyecto Barrilete considera aspectos de orden antropológico, social, educativo... "El uso de las drogas siempre ha existido. No se puede prohibir el acceso, entonces hay que luchar para que ese consumo se haga con el menor riesgo posible".

La de Barrilete no es una postura de resignación, puntualiza su coordinador, y tampoco pretende la eliminación de las regulaciones, lo que es menester es abordar el tema de una manera diferente, desde un enfoque de salud pública y no de incriminación, insiste.

Agustín Lapetina hace énfasis en otro aspecto muy importante: el consumo de drogas no necesariamente es problemático, como tampoco puede decirse que todos aquellos que emplean esas sustancias son adictos. "Lo mismo que el café, el tabaco o el alcohol".

Barrilete cumple la tarea de informar a sus muchachos (unos 500 desde su creación) y, más aún, de enseñarles a rechazar las presiones de otros jóvenes. A saber decir NO, a eludir las solicitaciones de un medio social de precariedad aguda y caracterizado por un uso problemático de las drogas.

Información y concientización

Desde el año 2000 el proyecto Barrilete funciona al interior de un ómnibus instalado en un espacio central de la comunidad Misiones-Casavalle, un complejo urbano de 540 viviendas, en los suburbios de la capital uruguaya.

Hoy, la estrategia cuenta también con un vagón de ferrocarril en el mismo emplazamiento.

En su objetivo de promoción de la salud pública desarrolla diversas actividades, entre las que sobresale la capacitación y formación de personas que mantienen contacto con grupos de niños y jóvenes, como los profesores.

Manejo de afectos

Incluye también un área de prevención que trabaja en forma directa con adolescentes y jóvenes mediante la realización de talleres con temáticas alusivas, como por ejemplo el análisis de mensajes publicitarios o sobre la nocividad de las sustancias tóxicas.

En el programa figuran también informaciones para ayudar a los jóvenes a hacer frente a las presiones de otros adolescentes, a saber manejar los afectos, a desarrollar sus habilidades sociales para evitar incurrir en comportamientos indeseados por temor a ser marginalizados.

Asimismo, Barrilete cuenta con un área comunitaria de reducción de riesgos que garantiza una intervención asistencial en el barrio de Casa-Valle, esa zona desfavorecida de los suburbios montevideanos donde se desarrolla un proyecto innovador con el apoyo de Terre des Hommes Suiza.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Barrilete Comunidad es un centro de referencia en drogas instalado en la comunidad Misiones-Casavalle.

Desde el año 2000 inició sus actividades en un ómnibus que se instalaba en el espacio central de la comunidad barrial.

Desde fines de 2002 labora en un vagón de tren emplazado en el mismo lugar.

Fin del recuadro

Contexto

Barrilete es una propuesta de intervención en reducción de riesgos y daños de corte comunitario para el abordaje integral de niños, adolescentes y jóvenes usuarios problemáticos de drogas.

Aspira a contribuir a que la población joven de la comunidad de Misiones-Casavalle, altamente vulnerable y excluida, con situaciones de uso problemático de drogas, se vincule con el sistema socio-sanitario y educativo, mejorando su calidad de vida.

La propuesta cuenta con el apoyo de las organizaciones vecinales, de la Intendencia Municipal de Montevideo y de la Junta Nacional de Drogas.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes